sábado, diciembre 06, 2014

Las divisiones entre los protestantes.



“Toda falsa doctrina se origina con sólo un ligero desvío de la verdad.” Reinhold Niebuhr, filósofo del siglo 19.


El principio reformista que proclama como única autoridad doctrinal legítima la Sagrada Escritura libremente interpretada por cada creyente, hizo  desatar un torrente de opiniones encontradas y fuertes controversias. Surgieron pronto numerosos grupos, sectas y comunidades de los más diversos géneros. Hubo grupos anárquicos que asaltaban los templos católicos y destruían las imágenes, sectas de exaltados o iluminados agitadores que invocando las declaraciones de Lutero provocaban revuelvas sociales.

Entre los pioneros reformistas pronto empezaron los conflictos sobre los Sacramentos. Para los reformadores protestantes, la naturaleza de la presencia de Cristo en la Santa Cena tuvo un carácter altamente controversial. Todos los reformadores negaron la enseñanza católica de la transubstanciación, pero no llegaron a un consenso de cuál era la naturaleza de la presencia de Cristo en la Cena.


En la ciudad de Marburgo, 1529, se convoco una reunión entre Lutero y Zwinglio como un intento de aunar criterios en cuanto a la Santa Cena. En dicha reunión Lutero aferrado al literalismo de la Escritura, tomo una tiza y escribió en la mesa “Hoc Est Enim Corpus Memu” (esto es mi cuerpo), y aquel encuentro entre los reformadores termino sin unidad de criterios en cuanto a la presencia de Cristo en la Cena. Zwinglio decía que era imposible que el Cuerpo de Cristo estuviera presente en varios lugares al mismo tiempo, Lutero decía que sí, que Cristo se hacia presente en el fiel que comulgaba. Zwinglio decía que el pan y el vino eran solo símbolos. Lutero decía que el cuerpo de Cristo estaba “en, con y bajo el pan y el vino”. No hubo unidad de criterios, como tampoco la sigue habiendo hoy.

Thomas Munzer en 1521 dedujo de su interpretación privada de la Biblia que el bautismo no se debe administrar a los bebés, sólo a los adultos después de la conversión y un compromiso personal con Cristo. Martín Lutero lo denunció y fue expulsado de Wittenberg. Los opositores al antiguo dogma trinitario hicieron su aparición también. Conocido como Socianos, establecieron congregaciones florecientes, especialmente en Polonia.

La ruptura de la Iglesia de Inglaterra presenta una génesis peculiar. La negativa del papa Clemente VII al rey Enrique VIII de concederle el divorcio de su esposa, Catalina de Aragón, llevó al monarca a negar la autoridad del pontífice. En el año 1534, el parlamento inglés aprobó el Acta de Supremacía que proclamaba al rey la autoridad suprema de la Iglesia de Inglaterra. La Iglesia anglicana, así nacida, se subdividió en dos ramas: la Episcopaliana (que admite la figura del obispo) y la Presbiteriana (que la niega). Como reacción a las costumbres relajadas de la Iglesia anglicana oficial surgió la comunidad Metodista.

Desde entonces las diferencias entre las iglesias protestantes han ido escalando hasta el día de hoy, y se han hecho mas agudas y notorias, y todo debido a la libre interpretación de la Biblia, o debido a reflexiones teológicas entre sus líderes que los ha llevado a formar nuevos movimientos religiosos, o a la critica textual que ha llevado últimamente a algunos teólogos protestantes prominentes como M. Thompson, NT. Wright, entre otros, a reflexionar sobre el tema de la justificación de como lo entendía Lutero y como lo entendían el judaísmo del 2º Templo y que ha causado mucho revuelo entre el mundo protestante.  


A continuación enlisto algunas de estas discrepancias dentro del Protestantismo. Aclaro sin embargo que las diferencias entre una denominación a otra que enlisto a continuación no son todas las diferencias existentes dentro del Protestantismo, como tampoco enlisto cada una de las denominaciones que sostienen las misas creencias versus aquellas otras denominaciones que se oponen a las mismas, solo enlisto algunas denominaciones, y solo contrasto una con otra.

Aunque debo señalar (como bien comenta el apologista protestante Pablo Santomauro), que existen creencias secundarias (periféricas o no esenciales) dentro del protestantismo, en las cuales pueden estar en desacuerdo sin ser considerados herejes entre ellos, tales como, el tiempo del rapto y la perpetuidad de los dones espirituales entre otras creencias. Mas sin embargo el meollo del asunto no es tanto tolerar o tratar de pasar por alto las leves diferencias teológicas dentro del protestantismo, sino que a los creyentes de Solo Biblia, y la libre interpretación de Ella en vez de unirlos los divide.  


El Clero.

Iglesia Episcopal: Se ordenan ministerio homosexuales y lesbianas.
Iglesia Presbiteriana de América: No ordenan ministros homosexuales.


Redención.

Calvinistas: Cristo murió solo por los elegidos (expiación limitada).
Bautistas del sur: Cristo murió por todos (expiación general).


Justificación.

Calvinistas: Justificación es limitada a los predestinados.
Arminianismo: Justificación es ilimitada es para todos.


Pecado original.

Nazarenos: Hay dos tipos de pecados original y pecado actual o personal.
Church of Christ: No hay pecado original.


El bautismo.

Metodista: Se puede bautizar por aspersión.
Bautistas: Solo se debe bautizar por inmersión.
Presbiterianos/Metodistas: Se pueden bautizar a los niños.
Amish/Menonitas: Se debe bautizar solo a los adultos.
Cuáqueros/Ejército de Salvación: El bautismo no es necesario para la salvación.
Pentecostalismo Unicitario: El bautismo es esencial para la salvación.
Discípulos de Cristo/Metodistas: Reconocen el bautismo de otras iglesias.
Bautistas del sur: Ni siquiera reconocen los bautismos de otros Bautistas del sur.
Pentecostalismo Unicitario: Uno debe ser bautizado en el nombre de Jesús.
Asambleas de Dios pentecostal: Bautizar en nombre de Jesús es incorrecto.


Santa Cena.

Luteranos/Anglicanos: El pan y el vino siguen siendo elementos físicos, pero el Cuerpo de Cristo esta en el pan, y la Sangre esta en el vino. (Consustanciacion).

Calvinistas: El pan y el vino son símbolos sacramentales, no son transustánciales, ni tampoco consustanciales, ni tampoco meros símbolos sin ningún otro valor, ya que en la cena hay presencia real e invisible de Cristo. (Presencia espiritual).

El resto del protestantismo influenciado por Ulrico Zwinglio: El pan y el vino son solo elementos físicos simbólicos. La cena es vista como una ordenanza, no como un sacramento. (Ordenanza simbólica).


Rezar el Rosario.

Luteranos/Anglicanos: Rezan el rosario parecido al de los católicos.
Pentecostales/ Evangélicos: No se debe rezar el rosario es anti-bíblico.


María Madre de Dios.

Luteranos/Anglicanos: Se le puede llamar a María “Madre de Dios.”
El resto del protestantismo: No se le debe de llamar a “María Madre de Dios.”


Virginidad de Maria.

Algunos luteranos: Creen en la virginidad perpetua de Maria.
Protestantismo en general: Niegan la virginidad perpetua de Maria 


El alma humana.

Evangélicos tradicionalistas: El alma inmortal si existe.
Evangélicos condicionalitas: La inmortalidad del alma es condicional.


Orar a los difuntos.

Nueva iglesia apostólica: Se puede orar por los muertos.
Protestantes en general: No se debe orar por los muertos.


Infierno.

Evangélicos condicionalitas: El infierno no es eterno.
Evangélicos tradicionalistas: El infierno será eterno.


Alimentos impuros.

Evangélicos en general: Se puede comer carne de puerco.
Iglesia Evangélica soldados de la Cruz: No se debe de comer carne de cerdo.


El rapto.

The Church of Christ: No hay ningún rapto.
Calvary Chapel: Si va a haber un rapto.


El aborto.

The United Church of Christ: Se permite el aborto.
Church of God: No se permite el aborto.


Discrepancias entre los Bautistas.

El estudio de las variantes en el movimiento Bautista es un estudio dentro de sí mismo, porque hay cientos de diferentes grupos que se adhieren a diferentes conjuntos de creencias. A continuación algunas discrepancias que pude encontrar entre algunas de la variedad de comunidades Bautistas.

Bautistas del libre albedrío: Practican el lavatorio de los pies.
Bautistas del sur: No practican el lavatorio de los pies.
Bautistas americanos: Permiten mujeres en el clero.
Bautistas del sur: No permiten mujeres en el clero.
Bautistas del séptimo día: El día de adoración es el sábado.
Bautistas reformados: El día de adoración es el domingo.
Bautistas shouter: Se permite el fervor, aplaudir, gritar en el templo.
Iglesia Bautista El Shadai: No se permite el fervor, el griterío, aplaudir.
Bautistas primitivos: No se debe de usar instrumentos en el culto.
Primera iglesia Bautista: Si se pueden usar instrumentos en el culto.
Alianza Bautista: Acepta y respalda el matrimonió entre homosexuales.
Convención Bautista del Sur: Rechaza el matrimonio entre homosexuales.
Bautistas reformados: Profecía, milagros, hablar en lenguas ya no existen.
Bautistas carismáticos: Profecía, milagros, hablar en lenguas todavía existen.
Bautistas Separados en Cristo: El que persevere hasta el fin, éste será salvo.
Convención Bautista del Sur: Una vez salvo siempre salvo.


Otras diferencia no tan marcadas entre los Bautistas son:

Escatología.
La doctrina de la separación del mundo.
Cómo se debe interpretar la Biblia (hermenéutica).
Qué traducción de las Escrituras utilizar.
Dispensacionalismo contra la teología del Pacto.
El papel de la mujer en el matrimonio.


Varios apologistas protestantes han salido en la defensa y en favor de la multiplicidad de creencias entre sus filas utilizando todo tipo de explicaciones con la finalidad de justificar su disgregación, cayendo muchos de ellos en una especie de relativismo religioso: “Si todos creemos en Cristo, todo esta bien,” o también: “Tienes tu verdad, yo tengo la mía.” Tal como se expresaba un no-católico en un Foro protestante popular comentando sobre este mismo tema: 

“Pues yo pienso que el que tenga a Cristo en su corazón y le crea, ya está unido a Él (Cristo), por tanto todos los que tengamos a Cristo, estamos unidos en Él y con Él y no necesitamos mas unión que esa.” 

Sin embargo este razonamiento no es correcto según la mayoría de los protestantes, ya que los testigos de Jehová y los Mormones, creen en Jesucristo y que “lo tienen en su corazón”, sin embargo para los protestante en general están destituidos del cuerpo de Cristo y son vistos como sectarios o herejes.


Los apologistas protestantes también creen encontrar justificación para su diversidad en el Evangelio de Lucas. El apologeta protestante Pablo Santomauro comenta:

“¿Existe base bíblica para la existencia de denominaciones? La respuesta es sí, y esta basada en las palabras de Jesucristo mismo. En Lucas 9: 49 en adelante, los discípulos le dicen a Jesús que habían visto a alguien expulsando demonios en Su nombre, y ellos se lo prohibieron, porque “no sigue con nosotros” (ver también Marcos 9: 38). Jesucristo responde: “No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.” (Luc. 9:50) Aquí tenemos a una persona que no era del círculo de ellos. Evidentemente no predicaba diferente doctrina, de lo contrario Jesús lo hubiera denunciado. ¿Sería dar un salto muy grande si dijéramos que el mismo principio establecido por Cristo puede ser aplicado al tema de las denominaciones? Por supuesto que no.”

Este argumento también es fallido, y  dicho texto bíblico no justifica el denominacionalismo. Este no-catolico confunde aquí la tolerancia a expulsar demonios por parte de Cristo a los que no conformaban el circulo de sus discípulos, a la tolerancia de diversidad creencias y doctrinas entre los cristianos. Primero esta persona no andaban predicando doctrinas, nada mas andaba expulsando demonios. Segundo, Cristo no dice que este hombre no debería haber seguido “con ellos”, sino simplemente enseña cómo había de ser mirado: (“…el que no está contra nosotros, por nosotros está”), aunque no seguía de momento con ellos. Tercero, cabe también la posibilidad de que esta persona haya sido también discípulo de Jesús, pero que no andaba en el grupo de los doce.


¿Pero acaso los católicos no se han dividido también?

Los no-católicos nos acusan también a los católicos de habernos dividido. Señalan la división con los Ortodoxos, la de la Sociedad de San Pio X (Lefevristas), los Sedevacantistas. También nos acusan de que dentro de la misma Iglesia Católica existen puntos de vista divergentes respecto a temas morales como el homosexualismo, el uso de los anticonceptivos, la legalización del aborto, ordenación de mujeres al sacerdocio, eutanasia, etc.., e incluso dicen que hay “católicos” que están en desacuerdo con algunas doctrinas católicas.   

Con el fin de explicar la primera parte de esta objeción de que la Iglesia Católica esta dividida es errónea, primero debemos considerar la naturaleza de la unidad de la Iglesia.


Naturaleza de la Unidad de la Iglesia Católica.

La unidad de la Iglesia Católica está constituida por tres elementos, cada uno proveniente de la propia unidad de Cristo en sus tres funciones redentoras. En el Antiguo Testamento, el rol del profeta, sacerdote y el rey, fueron ocupados por diferentes grupos de personas. Los profetas eran distintos de los sacerdotes levitas, y estos a su vez eran distintos de los reyes de Israel, por lo general ungidos para este papel por los profetas. Estas tres funciones sin embargo todas se unieron y fueron cumplidas en el Cristo encarnado. Él es el Profeta, Sacerdote y Rey del pueblo del Nuevo Pacto. Él es el profeta porque Él trae la plenitud de la Revelación divina, como la Palabra eterna de Dios Padre (Heb 1:1-2). Sacerdote, porque Él ofreció una vez y para siepmre al Padre el único Sacrificio perfecto (es decir: a Sí Mismo) que puede quitar nuestros pecados y redimir al hombre de la muerte y del infierno (Heb 9:11-12). Él es Rey, ya que toda autoridad en el Cielo y en la tierra se le ha sido dada a El (Ap 19:16).

El Reino de Cristo, que es la Iglesia (Mat 13:24; 13:31-33; 13:44-47; 21:31-33), posee en consecuencia cada uno de estos tres lazos de unidad. Porque de la unidad de Cristo en Su papel como Profeta, su Iglesia cree y enseña la misma fe en todos los lugares y en todos los tiempos. Debido a la unidad de Cristo en Su papel como Sacerdote, Su Iglesia comparte los mismos Sacramentos en todos los lugares y  en todo tiempo. Y a causa de la unidad de Cristo en Su papel como Rey, Su Iglesia posee en todos los lugares y tiempos una sola unidad de gobierno a través de la unidad jerárquica de los Obispos en comunión con el Papa, sucesor de San Pedro, a quien Cristo como Rey confió las llaves del Reino (Mat 16:19). Estos tres lazos de unidad se les conoce como unidad de doctrina, de culto y unidad de autoridad (1). Cuando no mantenemos uno o más de estos tres elementos de unidad, no compartimos en la plena comunión de Cristo y su Iglesia. (2)


En consecuencia, la Iglesia Católica no esta dividida, sino que los Ortodoxos, los Lefevristas, y Sedevacantistas aunque comparten con los católicos la mayoría de doctrinas, se han desprendido de la unidad de la Iglesia, y como dice el Padre Miguel Ángel A. Fuentes: “Difícilmente se encuentre un cisma que no tenga errores doctrinales de base.” (3).

De ahí que la Iglesia Católica haga una distinción entre lo que es la comunión plena y la comunión parcial. Cuando existe comunión plena, no hay más que una sola Iglesia. Por el contrario, existe una comunión parcial cuando la completa unidad en lo esencial es insuficiente. Por eso existe una comunión parcial con los protestantes (principalmente con las comunidades protestantes antiguas) entre algunas cosas que comparten con la Iglesia Católica como el bautismo, y mucho más cerca, pero todavía incompleta, la comunión con las Iglesias Ortodoxas.


Atendiendo ahora a la siguiente parte de la objeción, respecto a los conflictos internos y puntos de vista encontrados entre los católicos sobre diversos temas morales y doctrinales.

Hay que saber que todo buen católico busca informar su conciencia y su fe de acuerdo a la razón, la Revelación, y a lo que la Iglesia siempre he enseñado en su Magisterio extraordinario o ordinario, un mal católico hace lo contrario. Un católico poco formado o un católico de cafetería desconoce o se olvida de que en la Iglesia hay diferentes niveles de enseñanza, como también hay niveles de consentimiento por parte de sus miembros. En un documento emitido en 1990 por la Congregación para la Doctrina de la Fe, distinguía entre tres tipos adhesión a los tres niveles de enseñanza de la Iglesia.

Cuando el Magisterio de la Iglesia se pronuncia de modo infalible declarando solemnemente que una doctrina está contenida en la Revelación, la adhesión que se pide es la de la fe teologal. Esta adhesión se extiende a la enseñanza del magisterio ordinario y universal.

Cuando el Magisterio propone “de modo definitivo” unas verdades referentes a la fe y a las costumbres, no siendo de revelación divina, sin embargo están estrecha e íntimamente ligadas con la Revelación, deben de ser firmemente aceptadas y mantenidas.

Cuando el Magisterio aunque sin la intención de establecer un acto “definitivo”, enseña una doctrina para ayudar a una comprensión más profunda de la Revelación y de lo que manifiesta su contenido, se exige un asentimiento religioso de la voluntad y de la inteligencia.  (4).


Cuando el católico por algún motivo no se adhiere a estos niveles de enseñanza de la Iglesia cae en herejía, excomunión, error, disidencia, o desobediencia.

A continuación expando un poco mas para ver de una forma mas clara las consecuencias que trae negar o discrepar sobre estos nivel de enseñanza de la Iglesia.

Nivel de Enseñanza: Verdades divinamente reveladas. Doctrina enseñadas por la Iglesia como lo reveladas por Dios en la Escritura y en la Tradición Apostólica. Definidas solemnemente por el Papa (Ex cátedra). Definidas por un Concilio ecuménico.

Ejemplos: La Santísima Trinidad, La Encarnación, Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, Inmaculada Concepción de María, La Asunción de María, La infalibilidad Papal, el aborto es pecado grave, las practicas homosexuales son pecado grave, solo se deben ordenar varones en el sacerdocio.

Requiere: Asentir a la verdad revelada con la fe (fe divina).

Oponerse: Herejía.


Nivel de enseñanza: Verdades definitivas no reveladas. Cuestiones de fe y moral que a pesar de que no están reveladas son requeridas para salvaguardar la integridad del depósito de la fe.

Ejemplos: Los principios de la ley natural, los derechos humanos, el racismo es malo, la eutanasia no se debe practicar, no se deben usar anticonceptivos .

Requiere: Asentimiento firme.

Oponerse: Error.


Nivel de enseñanza: Enseñanza autoritativa no definitiva. Doctrinas que ayudan a una comprensión más profunda de la Revelación.

Ejemplos:

Opción preferencial por los pobres, la crítica bíblica, La libertad religiosa, unión de Iglesia y Estado.


Requiere: Sumisión religiosa.

Oponerse: Disentir.


Nivel de enseñanza: Reglas disciplinarias. Regla universal de la Iglesia, leyes particulares de una Diócesis, normas litúrgicas.

Ejemplos: El ayuno, Fiestas de obligación, El celibato del clero etc…

Requiere: Obediencia.

Oponerse: Desobediencia.

Por lo tanto cuando los católicos discrepan respecto a la enseñanza del Magisterio, ya sea respecto a doctrinas teológicas, como la Transubstanciación o la ordenación de mujeres, o sobre temas morales como la anticoncepción, el aborto o el carácter heterosexual esencial del matrimonio, se separan de la unidad de la fe de la Iglesia. Aunque no dañan o menoscaban la unidad de la Iglesia.


¿Y que de aquellas Iglesias que también se llaman “católicas”?

Las otras comunidades eclesiástica que llevan el titulo de “católicas” se dividen en dos grupos:

1. Las que están en comunión con el Papa y bajo su gobierno.
2. Las que no están en comunión con el Papa y su gobierno (cismáticas).

Las iglesia que llevan el titulo de “católicas” en comunión con el Papa son las iglesias de rito oriental, las cuales suman 22. Entre ellas esta: La Iglesia copta Católica, La Iglesia Católica Etíope, La Iglesia Católica armenia. Las otras iglesias que no están en comunión con el Papa son (No se enlistan todas):

-Iglesia católica apostólica mexicana
-Iglesia católica anglicana (tradicionalista)
-Iglesia católica antigua
-Iglesia católica apostólica brasileña
-Iglesia católica liberal
-Iglesia católica libre
-Iglesia católica carismática de Canadá
-Iglesia católica Celtica
-Asociación católica China
-Iglesia católica libre
- Iglesia católica Palmaria
-Iglesia Mariavita
-Iglesia católica antigua de América
-Iglesia católica antigua Europa
-Iglesia Católica Nacional Polaca

En consecuencia, la catolicidad supone la unidad de doctrina y de gobierno. Es necesario que la Iglesia sea la misma en todas partes. Un conjunto de “iglesias” que no tuvieran de común más que el nombre, no se podría llamar propiamente “Iglesia Católica”.


Conclusión.

La división en el protestantismo desde el principio de la Reforma fue debido en gran parte a la libre interpretación de la Biblia, y es una de las causas por las cuales sigue habiendo fragmentaciones hasta el día de hoy, y esto debido a que los protestantes no tiene un órgano de autoridad como el Magisterio vivo de la Iglesia Católica que delimite lo que debe de ser creído universalmente por la Iglesia y lo que debe de ser desechado como contrario a la fe y a las costumbres. A causa de esa diferencia, la unidad de fe que posee la Iglesia Católica es una unidad real, y que se mantiene en el presente por el Magisterio, mientras que la unidad de fe entre los protestantes es sólo una unidad potencial, porque la Escritura ha de interpretarse libremente, y dentro del protestantismo no hay Magisterio vivo que resuelva la gran cantidad de desacuerdos interpretativos.

Si la tesis de solo Escritura fuera cierta y divinamente revelada, entonces a lo largo de los últimos quinientos años deberíamos ver y esperar no una explosión de fragmentación en varias denominaciones protestantes, sino una conformidad en un solo cuerpo de todas las personas que de buena fe que intentan discernir el significado de las Escrituras.

Lo que nos resta como católicos es orar por la unidad de todos los cristianos, mantenernos fieles a la doctrina propuesta por la Iglesia docente, y no dejarnos seducir por doctrinas contrarias a nuestra fe. Como decía San Pablo: “Acordaos de vuestros guías, que os anunciaron la palabra de Dios y, considerando el desenlace de su vida, imitad su fe. Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y por los siglos. No os dejéis seducir por doctrinas diversas y extrañas.” Heb 13:7-9.

Dios te bendiga.


Tema relacionado:



_____________________________
Referencias:

(1). Catecismo de la Iglesia Católica # 815.


No hay comentarios: