sábado, febrero 11, 2012

Los pies mágicos de Rita Quintero.





“La mujer que cayó del cielo” es una historia basada en un hecho real. Se trata de Rita Quintero López Patiño, una mujer rarámuri de la Sierra Tarahumara que viaja hasta la ciudad de Kansas, en Estados Unidos. 

Un buen día, en el pueblo sierreño de Urique Chihuahua, una mujer indígena de la tribu los raramuris conocios también como tarahumaras, concibió una idea poco inusual, emprendería en un viaje "a pie" que cambiaría para siempre su vida, que la llevaría a un destino que ella nunca habría pensado ni deseado. 

¿Que fue lo que llevo a Rita emprender un viaje así? ¿Que estaría pasando en su entorno familiar o social? ¿Cuanto duraría su largo viaje y las penurias que habría sufrido hasta llegar a un pueblo de Kansas Estados Unidos donde es atrapada en la madrugada por unos policías mientras hurgaba en unas bolsas de basura? 


Posteriormente Rita es llevada a una cárcel donde no pudo ser identificada porque no hablaba inglés, conocía muy poco el español y nadie entendía su lengua indígena, por lo que pensaron que estaba loca, incluso algunos pensaron que pudiera ser extraterrestre, y la trasladaron a un hospital psiquiátrico.

A Rita se le juzgo como un peligro para sí misma y para los demas. Permaneció allí desde 1983 hasta 1995, y nunca fue entrevistada, incluso por cualquier persona que hablara raramamuri, hasta alrededor de 199,  cuando un raramuri que vivía en Phoenix Az por vía telefónica logro comunicarse con Rita,  a petición de un pedagogo de nombre Miguel Ángel. Rita suplicaba en su lengua; “por favor sáquenme de aquí”.


¡Que manera tan depredadora de identificar a una persona que lo único que carecía como ser humano era el de vestir diferente y hablar una lengua distinta! ¡Es increíble que en un País como Estados Unidos donde nos gloriamos por tener un avance informático de punta, haya fallado en identificar y a catalogar a priori a un ser humano sin hacer una investigación mas a fondo! 
    

Una vez internada, los médicos diagnosticaron que padecía esquizofrenia, al no poderla adaptar en actividades sociales que eran del desconocimiento total para Rita, por lo que procedieron a darle fármacos para orientar sus pensamientos y al ver que no le funcionaban, le inyectaron medicamentos psicotrópicos prohibidos en esa nación, pues según ellos le ayudarían a mejorar el proceso del pensamiento.

Estas negligencias médicas provocaron en Rita inestabilidad al caminar, movimientos involuntarios, síntomas de dilema, dolores fuertes de cabeza, vista nublada, dificultad al hablar, entre otras consecuencias graves que marcaron para siempre su salud física y mental.

Después de 10 años de reclusión, la Fundación de Kansas que prestaba ayuda y protección a los individuos con problemas legales, puso su mirada en la pobre mujer; dos años más tarde, la investigación llegó a oídos de Miguel Ángel, un pedagogo de Chihuahua que prestó sus servicios en la Sierra Tarahumara para el rescate de archivos municipales y que trabajaba en la ciudad de Kansas, quien se interesó en este caso y encontró varias arbitrariedades en el expediente de Rita, hasta que pudo comprobar esto ante las autoridades, logrando la libertad de la mujer indígena después de 12 años de aislamiento bajo el suministro de drogas. Más tarde, el hospital psiquiátrico fue acreedor de una demanda por diez millones de dólares.


En la actualidad, Rita vive en Porochi, Michoacán y recibe un dinero mensual a causa de la demanda.

Dios te bendiga.

No hay comentarios: