lunes, octubre 24, 2011

¿Es infalible el Papa?






“Le revestiré de tu túnica, con tu fajín le sujetaré, tu autoridad pondré en su mano, y será él un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; abrirá, y nadie cerrará, cerrará, y nadie abrirá. Le hincaré como clavija en lugar seguro, y será trono de gloria para la casa de su padre. Colgarán allí todo lo de valor de la casa de su padre - sus descendientes y su posteridad -, todo el ajuar menudo, todas las tazas y cántaros.” Isaias 22:21-25.


El tema de la infalibilidad pontifica, la sucesión apostólica, la primacía petrina, son doctrinas que continúan causando revuelo y descontento entre protestantes entre otras doctrinas católicas. Las iglesias orientales por su parte, aceptan la sucesión apostólica, y conceden un lugar de “honor especial” para el sucesor de Pedro,  el Papa; “primus inter pares” –Primero entre iguales–. Niegan sin embargo también la infalibilidad del Papa, y la primacía de Pedro. En consecuencia, a lo largo de los años, la infalibilidad del Papa continua aun hoy siendo un obstáculo entre Oriente y Occidente, sobre todo a partir del año 867, cuando Focio, Patriarca de Constantinopla, precursor del Cisma de Oriente, excomulgo al Papa Nicolás I. (1) Y en épocas recientes, es motivo de controversia, aunque con un acentuado rechazo por parte de la grey reformada i.e., los protestantes.

El antiguo espectro fantasmagórico de la infalibilidad del Papa y la primacía petrina egoísta y comodista, continua pues merodeando la mentalidad principalmente a los protestantes y las sectas fundamentalistas. No es raro encontrar gruesos volúmenes dedicados a desprestigiar a la Iglesia en las librerías por diversos autores no-católicos, y largos artículos dedicados a poner en “jaque” la infalibilidad del Papa, vistiéndole de dictador, jactancioso y oportunista. En el siguiente extractos de: "A Woman Rides the Beast" “Una mujer monta la Bestia” de Dave Hunt - Harvest House Publisher – 1994, se hace la siguiente declaración sobre la infalibilidad del Papa:

“Si las palabras de Cristo en Mateo 16:18 hicieron a Pedro el primer Papa infalible, entonces existe un gran problema. Las siguientes palabras, de los labios de Pedro, negaron el corazón mismo del evangelio cristiano, declarando que Cristo no necesitaba ir a la cruz: 
 "Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto [la muerte en la cruz] te acontezca" (v.22).  El Señor respondió: "¡Quítate de delante de mí, Satanás!" (v.23) Aquí estaba la declaración ex cátedra inicial de Pedro a toda la iglesia (que está registrada en La Biblia) sobre fe y moral (trata del medio de salvación), y esto no era infalibilidad, sino herejía. En el capítulo siguiente, Pedro comete otro grave error, con otro pronunciamiento hereje. 
Coloca a Cristo en el mismo nivel con Moisés y Elías: "Señor... si quieres hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías" (Mateo 17:4). Esta vez es Dios mismo que desde el cielo reprende al "nuevo Papa": "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a Él oíd" (v.5)

Como se observa aquí, el señor Hunt, con semejante desplante, reflejando el sentir universal protestante,      niega que Pedro haya hablado de modo infalible. La realidad es que en ningún momento Pedro estaba hablando de modo infalible ni nada de eso. Ahora bien, si se asume que Pedro hablo infalible ¿no quiere decir acaso que en efecto a Pedro si se le dio este carisma de la infalibilidad pero fue usado inadecuadamente? Por eso no se puede usar este método para negar la infalibilidad de Pedro sin aceptar a priori que si se le dio este carisma.

Este tipo de razonamiento es el que usan también los hermanos no-católicos en algunos hechos históricos de los Papas, donde según los ani-infalibilistas y anti-catolicos, estos papas hablaron ex-cátedra, y terminaron contradiciéndose, (luego estaremos abordando este punto). Pero de nuevo, esto también seria asumir que si se les doto del carisma de infalibilidad.


Lo cierto es que los que se oponen a que el Papa sea infalible, en general tiene un concepto equivocado de la infalibilidad, pues paradójicamente (en el caso de los protestantes), ellos creen que Lutero hablo infaliblemente con las doctrinas de: –sola fe, solo Biblia, solo Cristo, solo a Dios gloria–. Como también se creen infalibles ellos mismos con el método de la libre interpretación de la Biblia, eso si, negando que la Iglesia y el Papa sean infalibles, y sus doctrinas verdaderas. Pero este tipo de infalibilidad es ilógica, ¿pues como pueden tener puntos encontrados sobre sus mismas creencias? Con razón dijo G. K. Chesterton: "Es mas fácil creer que Dios hizo a una persona infalible que creer que hizo infalibles a cincuenta y un personas de cada cien."

Los hermanos no tiene problemas por ejemplo en negar que Pedro fue el primer Papa (aunque si lo fue), y que fallo al ser infalible, (como el ejemplo visto mas arriba). Paradójicamente aceptan todo lo demás que Pedro escribió como infalible; sus dos cartas y sus intervenciones en los Evangelios y en lo Hechos de los Apóstoles. Y no solo eso, aceptan que Lucas, Mateo, Marcos, Pablo Judas y Juan eran infalibles. Ellos creen que Moisés era infalible, y también Oseas, Miqueas, Nehemías, Isaías, David, Salomón etc… siendo algunos pecadores declarados, como en el caso del Rey David. Pero de alguna manera para los protestantes fundamentalistas, y en algún determinado momento, la infalibilidad y la autoridad ceso y se termino abruptamente después del Nuevo Testamento, y cuando el Pacto del Antiguo Testamento se hizo pleno en Cristo.


¿Como es que funciona el carisma de la infalibilidad del Papa?

La infalibilidad es un carisma que protege al Papa de una forma negativa, cuando este dirigiéndose como pastor universal de todos los cristianos define alguna doctrina revelada, no invéntenla una doctrina nueva, o alguna novedad teológica que lleve a los católicos a creer cosas contrarias al Evangelio, como han hecho algunas sectas. Este don le previene para que el Papa no diga errores en sus proclamaciones, mas no como un dictador, como asumen los anti-católicos, ni con el fin de ganar autoridad y poder como cree el insulso confrontacioncita que su afán ulterior son intereses ajenos a la verdad. Tampoco este carisma previene al Papa de no pecar, ni tampoco es un carisma que da santidad a los pontífices de forma inherente, sino que la infalibilidad es una asistencia vinculada a su cargo como pastor universal de la Iglesia.


f. Calidad de infalible.

Catol. infalibilidad pontificia Dogma según el cual, cuando el Papa define una doctrina referente al dogma o a la moral, tiene una especial asistencia divina para no equivocarse. http://es.thefreedictionary.com/infalibilidad

La infalibilidad es una cualidad espiritual de la Iglesia y en determinadas condiciones, del Papa y del colegio episcopal en el ejercicio de su magisterio auténtico, en virtud de la cual no es posible que caigan en el error cuando se trata de la fe y de la moral. ... www.agenciasic.es/glosario/ 

El dogma de la infalibilidad papal puede ser definida y resumida de la siguiente manera: El Papa es infalible cuando habla ex­­–cátedra, o desde la autoridad o silla o cátedra de San Pedro. Es cuando el Papa dice; "Declaramos," "Definimos" o "Nos pronunciamos," sobre alguna cuestión de fe que ha llevado a la Iglesia a tener opiniones encontradas sobre algún asunto doctrinal, o cuando los herejes desafían la fe católica enseñando error, o cuando el Espíritu Santo ha llevado a la Iglesia a la maduración de la fe sobre algún punto, de fe o moral, y por tal pronunciamiento define, (no inventa) alguna doctrina explícitamente o implícitamente revelada.


El concilio Vaticano el 18 de julio de 1870 proclamo este dogma de fe en estos términos:

“Con aprobación del sagrado Concilio, enseñamos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que el Romano Pontífice, cuando habla ex cátedra, esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su suprema autoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y las costumbres debe ser sostenida por la Iglesia universal, por la asistencia divina que le fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres; y, por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia” (2).


Otras acotaciones del Magisterio:

 “Que el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra -- esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su suprema autoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por la Iglesia universal --, por la asistencia divina que le fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres; y, por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas no por el consentimiento de la Iglesia.” (3)

"El Romano Pontífice, Cabeza del Colegio episcopal, goza de esta infalibilidad en virtud de su ministerio cuando, como Pastor y Maestro supremo de todos los fieles que confirma en la fe a sus hermanos, proclama por un acto definitivo la doctrina en cuestiones de fe y moral... La infalibilidad prometida a la Iglesia reside también en el Cuerpo episcopal cuando ejerce el magisterio supremo con el sucesor de Pedro", sobre todo en un Concilio ecuménico (LG 25 cf. Vaticano I: DS 3074). Cuando la Iglesia propone por medio de su Magisterio supremo que algo se debe aceptar "como revelado por Dios para ser credo" (DV 10) y como enseñanza de Cristo, "hay que aceptar sus definiciones con la obediencia de la fe" (LG 25). Esta infalibilidad abarca todo el depósito de la Revelación divina (cf.  LG  LG 25). (4)

202.- ¿A qué fin ha otorgado Dios al Papa el don de la infalibilidad? - Dios ha otorgado al Papa el don de la infalibilidad para que todos estemos ciertos y seguros de la verdad que la Iglesia nos enseña.  (5)

Karl Keating apologista católico dice que: “Atreves de la asistencia del Espíritu Santo, al Papa se le garantiza no enseñar error en cuanto a fe y moral, (presumiendo que el va a hacer un pronunciamiento ex-cátedra, y no va a hablar como doctor o teólogo particular). Pero el no puede enseñar lo que es verdadero al menos el primero tiene conocimiento de lo que es verdadero, y lo aprende de la misma manera que nosotros. (6)


Condiciones para un pronunciamiento ex-cátedra.

Existen cuatro condiciones para que una proclamación ex-cátedra, sea valida las cuales son: (1) Oficina, o sujeto de la infalibilidad, (2) Modo, o el acto de hablar infaliblemente, (3) Contenido, o el objeto de infalibilidad, (4) recipiente.


Oficina.

El Papa deberá estar hablando ex-cátedra, es decir, desde su posición de pastor Universal supremo de la Iglesia, y no simplemente como teólogo privado, o Obispo de la Sede de Roma.


 Modo.

Deberá estar definiendo una doctrina, no solo explicando, comentando, exhortando, sobre ella. Al definirla, lo hace de tal manera que excluye cualquier margen de error, de manera que no quede duda alguna de su veracidad. El Papa no necesita decir; (como nunca lo ha hecho), ¡Escuhen, voy a hablar de modo infalible en este momento!


 Contenido.

La proclamación deberá concernir a la fe y a la moral, sin necesidad de que esta este explícitamente revelada, puede ser algo que ya se sepa por la razón, como la maldad en el asesinato, robo, etc…


Ahora bien, el objeto de la infalibilidad del Papa es doble:

El objeto primario de la infalibilidad del Papa son las verdades formalmente reveladas de la doctrina cristiana concerniente a la fe y la moral.

El objeto secundario de la infalibilidad de la Iglesia son verdades de la enseñanza cristiana sobre la fe y la moral, que no están reveladas formalmente, pero sí íntimamente conectadas con la enseñanza de la Revelación.

Incluidos en el objeto secundario de la infalibilidad están los siguientes:

   1) conclusiones teológicas;
   2) hechos dogmáticos;
   3) la disciplina general de la Iglesia;
   4) la aprobación de órdenes religiosas;
   5) la canonización de santos. (7)


Recipiente.

Debe dirigirse a toda la Iglesia Universal, no solamente a una porción de ella. Esta ultima cláusula esta contenida en la primera, pues cuando el Papa habla ex-cátedra lo hace dirigiéndose a toda la Iglesia, reduciéndose a tres, como lo hace el Vaticano II:

“…cuando habla "Ex Cathedra". Esto es cuando en calidad de pastor y maestro de todos los cristianos, y haciendo uso de su suprema autoridad apostólica define una doctrina sobre la fe y las costumbres. Esto sucede cuando:

a) enseña una cosa referente al dogma o moral cristianos;
b) que se dirige a la Iglesia Universal;
c) que habla en su calidad de Maestro supremo de la cristiandad; Si falta una de estas condiciones, el Papa no es infalible. (8)

El magisterio del Papa o su enseñanza autoritativa tiene doble función; (1) Suprema. O cuando se dirige a la Iglesia en una proclamación ex-cátedra. (2) Ordinaria. Cuando se dirige a la iglesia como teólogo mediante alguna encíclica o catequesis. Aunque en su magisterio ordinario no nos ata a alguna declaración de fe, de todos modos debemos darle a su enseñanza un consentimiento interior, por ser una autoridad eclesial, y por estar bajo su cuidado pastoral. (9)


¿Cómo reconocer lo que es, y no es infalible?

Si siempre ha sido enseñado por la Iglesia y se ha tenido por cierto como asunto de fe o moral, es infalible (e.g., como la resurrección de los muertos.) Si se trata de una definición solemne conciliar o papal, es infalible.


Un ejemplo. Supongamos que usted ha leído dos encíclicas, la primera Encíclica dice:

“Venerables hermanos,  los perros colorados corren por la noche. Además, una vaca saltó sobre la Luna. Jesucristo es Dios. Las mujeres no pueden ser ordenadas al sacerdocio.”

En este documento, las únicas partes que sería infalible serían las líneas "Jesucristo es Dios" y "las mujeres no pueden ser ordenadas al sacerdocio", porque estos asuntos siempre han sido enseñados por la Iglesia desde sus orígenes. Esta es la enseñanza en el nivel del Magisterial Universal de la Iglesia que es infalible.


En la segunda Encíclica dice:

“Por la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y por la nuestra propia. Pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que X, Y, Z son doctrinas cristianas. Por tanto, si alguno, Dios no lo quiera, se atreva a negar, o voluntariamente poner en duda lo que hemos definido, ha de saber que se ha alejado por completo de la fe divina y Católica. Y por cierto, los perros colorados corren por la noche.”

Observe que se ha dicho “ Pronunciamos, Declaramos y Definimos”. Tengamos en cuenta además que la definición y proclamación se dirige no sólo a los miembros de la Iglesia Latina o de las Iglesias orientales, o a alguna porción de la Iglesia en particular. Además al final hay un aviso de peligro de ex-comunión. Por estos indicios, se puede saber que aquí tenemos una enseñanza infalible. En este documento, X, Y y Z son infalibles, pero no lo de: "los perros colorados corren por la noche." Obviamente este es nada mas un ejemplo, y nunca encontraremos una insensatez de esta medida en alguna encíclica o pronunciamiento ex-cátedra.  Esta es la enseñanza en el nivel extraordinario o solemne del Magisterio del Papa o de la los Obispos reunida en Concilio junto con el Papa.


La infalibilidad en las Escrituras.

Cristo instruyó a la Iglesia a predicar todo lo que El mismo enseñó (Mateo 28:19-20; Marcos 16:16)  y prometió la protección especial del Espíritu Santo para guiar a la Iglesia hacia la plenitud de la verdad: "os guiará a toda la verdad" (Juan 16:13). Este mandato garantiza a la Iglesia la promesa de que la Iglesia nunca se apartará de Sus enseñanzas y de la verdad. (Mateo 16:18; 1 Tim. 3:15; Efe 3:10; 3:20; ), aunque haya miembros de la misma Iglesia que renuncien a esta verdad:  (2ª Jn 1:9; Heb 2:3; Tito 3:10). Por eso oir al Magisterio de la Iglesia es oír al mismo Cristo cuando dijo: "El que a vosotros oye, a mi me oye." (Lucas 10:16). Por eso los apóstoles creyeron y sabían que si habían recibido este carisma del Espíritu (Hechos 15:28).

Por lo tanto, el carisma de infalibilidad pertenece primero a la Iglesia como un todo, laicos y pastores, el llamado el; “sensus fidei”: “Así pues, en la búsqueda de la fidelidad al Espíritu, que habla en la Iglesia, fieles y pastores se encuentran y establecen los vínculos profundos de fe que son el primer momento del sensus fidei. A este respecto, es útil oír de nuevo las palabras del Concilio: 

"La totalidad de los fieles que tienen la unción del Santo (cf. 1Jn 2,20 y 27) no puede equivocarse en la fe. Se manifiesta esta propiedad suya, tan peculiar, en el sentido sobrenatural de la fe de todo el pueblo: cuando 'desde los obispos hasta el último de los laicos cristianos' muestran estar totalmente de acuerdo en cuestiones de fe y de moral". (10)


Pero Cristo no solo envistió a la Iglesia con el carisma de infalibilidad, sino también constituyo a Pedro con este carisma. San Pedro en sus sucesores vivientes, es pues la roca en la cual Cristo estableció la Iglesia, prometiéndole que las puertas del infierno no prevalecerían sobre Ella (Mateo 16:18), preservándola de la herejía por la asistencia espiritual Cristo en el Cielo, y por el cuidado pastoral de Pedro y sus sucesores en la Tierra. “A ti (únicamente a Pedro) te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra (O sea Pedro) quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra (O sea Pedro) quedará desatado en los cielos." (Mat 16:19)

Se sigue  pues que si a Pedro se le confía las llaves del Reino de los cielos, es para que fuera fuente de estabilidad para la Iglesia. Pedro y sus sucesores por ser fuentes de estabilidad no pueden ser guías falsos que lleven a la Iglesia a apartarse de la verdad del Evangelio, (1 Tim 3:15) por la misma promesa de Cristo: “todo lo que ates lo tendré por atado en el Cielo”. Si todo lo que ate Pedro Cristo lo tiene por atado en el Cielo es que Pedro es protegido para que no erre. Consiguientemente, los sucesores de Pedro no puede de ningún modo atar a la Iglesia en sus enseñanzas en el error, su enseñanza respecto a lo relativo de la fe y la moral, debe estar asegurada de todo error. Por tanto: “atar o desatar” a los fieles debe de “atarlos” a la verdad, o “desatarlos” del error, luego: cuando habla ex-cátedra el Papa es infalible.


Juan 21:14-18 Esta fue ya la tercera vez que Jesús se manifestó a los discípulos después de resucitar de entre los muertos. Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: "Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?" Le dice él: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero." Le dice Jesús: "Apacienta mis corderos." Vuelve a decirle por segunda vez: "Simón de Juan, ¿me amas?" Le dice él: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero." Le dice Jesús: "Apacienta mis ovejas." Le dice por tercera vez: "Simón de Juan, ¿me quieres?" Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: "¿Me quieres?" y le dijo: "Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero." Le dice Jesús: "Apacienta mis ovejas.

"Apacienta mis corderos."
"Apacienta mis ovejas."

Cualquiera puede señalar la diferencia entre los corderos y las ovejas. Pero es interesante como Cristo usa aquí un lenguaje figurado para distinguir entre dos tipos de seguidores, los corderos y las ovejas bajo el cuidado universal y jurisdiccional de un solo pastor: Pedro. Sabemos por la Biblia que Cristo se dirigía a los apóstoles, (primeros Obispos) como “las ovejas”, o “mis ovejas”. (Mat 26:31), y para distinguir entre los apóstoles (las ovejas) y los herejes o pecadores el usaba como ejemplo a las “cabras” o “chivos.” (Mat 25:32), pero aquí Juan utiliza en plural el termino “corderos” en el mandato del Señor a Pedro con referencia simbólica a los convertidos recientes, o a “los pequeños del Señor” que en este caso vendrían siendo toda los laicos Católicos en general. Es por tanto que el Papa como pastor universal se le encargo el cuidado de toda la Iglesia en general,  para confirmar a la Iglesia en el la fe y en el amor, fuete  y culmen de unidad.

Ahora quiero llamar la atención del lector las palabras: “alimenta” y “apacienta” en el griego, para encontrar su densa valoración lingüística y teológica. El Diccionario Strong nos dice acerca de la partícula alimenta: Βόσκω bósko, forma prolongado de un verbo primario [Compare G977, G1016]; pastar; por extensión dar de comer; reflexivamente pacer, apacentar:- apacentar, pacer.

Y el lingüista Vine: “bosko (βόσκω, G1006) , apacentar. Se usa principalmente de un pastor (de boo , alimentar, siendo la función especial la de proveer comida; la raíz es bo , hallada en boter , pastor o manada, y botane , hierba, pasto); sus usos son: (a) el literal (Mat_8:30, Mat_8:33; Mar_5:14; Luc_8:34 ; Luc_15:15; en Mar_5:11 y Luc_8:32 , «pacer»); (b) metafóricamente, del ministerio espiritual (Jua_21:15, Jua_21:17; véase Nota en Nº 2). Véase PACER.¶“


A la triple respuesta de Pedro sigue un triple encargo de Jesús: “Alimenta mis corderos y mis ovejas”. En el plano metafórico por consiguiente esto quiere decir que; durante el tiempo que Jesús esté ausente, Pedro hará de pastor de las ovejas por encargo del propio Jesús alimentándolas con la doctrina que mismo Cristo le entrego. No es pues jactancioso ni erróneo creer que si Jesús a Pedro le haría este encargo tan importante, debería también envestirle con el carisma de la infalibilidad, para que no fallase en el alimento espiritual de la Iglesia, que es la sana doctrina.

La palabra griega para "cuidar", poimanao, significa "gobernar" con autoridad. De nuevo el Diccionario Vine nos dice: “poimaino (ποιμαίνω, G4165) , actuar como pastor, apacentar rebaños. Se traduce con el verbo regir en Rev_2:7 ; Rev_12:5; Rev_19:15 : «regirá con vara de hierro»; pasajes en los que se indica que el poder gubernamental ejercido por el pastor será de un firme carácter; en Mat_2:6 : «que apacentará a mi pueblo Israel» (rv , rvr ; vm : «que pastoreará»); véanse APACENTAR, Nº 2, PASTOREARbajo PASTOR, B.”

Esta es la misma palabra griega se usa en: (Mt 2:6; Apocalipsis 2:27; 12:05, y 19:15), en el que esta palabra se aplica al mismo Jesús. Por tanto vemos aquí una relación especifica entre Cristo Pedro, haciendo asi de Pedro y sus sucesores Pastores vicarios.


Juan1:42  Y se lo presentó a Jesús. Jesús miró fijamente a Simón y le dijo: "Tú eres Simón, hijo de Juan, pero te llamarás Kefas" (que quiere decir Piedra).

¿Porque Jesús no le cambio el nombre a Pedro otro nombre diferente que no fuera roca, como tierra o arena, por ejemplo? Porque roca es símbolo de firmeza, y Cristo quería simbolizar la firmeza en la fe otorgada a su pastor universal, para que nosotros los gentiles relacionáramos: Roca=firmeza=doctrina petrina, y para que los judíos relacionaran: “Prestadme oído, seguidores de lo justo, los que buscáis a Yahvé. Reparad en la peña de donde fuisteis tallados, y en la cavidad de pozo de donde fuisteis excavados. Reparad en Abrahán vuestro padre, y en Sara, que os dio a luz; pues uno solo era cuando le llamé, pero le bendije y le multipliqué. (Isa 51:1-2)

San Hilario, diría: 

“En este nuevo nombre se encuentra un fundamento admirable de la solidez de la Iglesia, digna de ser edificada sobre esta piedra, que hará desaparecer las leyes del infierno, las puertas del Tártaro y todos los cerrojos de la muerte. Por eso añade para manifestar la solidez de la Iglesia fundada sobre esta piedra (Pedro): "Y las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ella". in Matthaeum, 16


Es notorio además que Jesús usa otro titulo para referirse a Pedro en Mt 16:18 “Simón Barjona”.  La expresión “hijo de Jonas” responde a la forma aramea ­–bar Yonah–, hijo de Yóna (paloma), nombre no raro en Israel (2ª Rey14:25; Jon1:1). Pedro pues es el hijo del Espíritu Santo cuando habla ex-cátedra, por tanto sus proclamaciones son libres de error. San Jerónimo hace notar:

"Devolvió el Señor la palabra al apóstol por el testimonio que dio de El: dijo Pedro: "Tú eres el Cristo, Hijo de Dios vivo" y el Señor le dijo: "Bienaventurado eres, Simón, hijo de Juan". ¿Por qué? "porque no te lo reveló la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos". Reveló el Espíritu Santo lo que no pudo revelar ni la carne ni la sangre. Luego mereció Pedro por su confesión ser llamado hijo del Espíritu Santo, que le hizo esta revelación, puesto que Bar Iona en nuestro idioma significa hijo de la paloma. Opinan algunos que Simón era hijo de Juan según aquel pasaje (Jua_21:15) "Simón, hijo de Juan, me amas" y que los copistas suprimieron una sílaba y escribieron Bar Iona en lugar de Bar Ioanna, esto es, hijo de Juan. Ioanna quiere decir gracia de Dios y ambos nombres pueden tomarse en sentido místico, tomando la palabra paloma por Espíritu Santo y la gracia de Dios por un don espiritual."


Fíjate la similitud de ambos pasajes:

Mat 7:25 cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca.

Mat 16:18 Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, (piedra) y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Cristo pues no podría haberse olvidado de la parábola en Mat 7:25 y como Dios y hombres sabio construyo su Iglesia sobre la roca infalible de Pedro, para que no fuera movida por cualquier viento de doctrina extraña. Sin la granatita de infalibilidad dada por Cristo a la Iglesia Ella no habría permanecido ante el arremete de las olas de la herejía de los primeros siglos, y los venideros.  O como diría San Jerónimo: “Yo tengo por puertas del infierno a los pecados y a los vicios o también a las doctrinas heréticas, que seducen a los hombres y los llevan al abismo.”


"¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos." Lc 22:31-32

El texto anterior es uno de los textos mas contundentes que prueban la infalibilidad de Pedro y de sus sucesores. Notemos al principio como Jesús usa la hipérbole: "¡Simón, Simón! Porque quiere subrayar algo importante i.e., “Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo” en plural, es decir, a toda la Iglesia universal, a lo que sigue nuestro Señor: “pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca.” Lo mas normal es que nosotros oremos a Cristo,  ¿porque no rogo Cristo por toda la Iglesia incluyendo a Pedro? La respuesta es sencilla; porque quería enseñar a Pedro que su fe habría de ser garantía de unidad y de infalibilidad para la Iglesia. Por eso continua; “Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos." Es precisamente lo que hace el Papa hoy día, confirmar en la fe a nosotros sus hermanos.


Mat 16:13-18 Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre? "Ellos dijeron: "Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas." Díceles él: "Y vosotros ¿quién decís que soy yo?" Simón Pedro contestó: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo." Replicando Jesús le dijo: "Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Aquí tenemos una pregunta de Jesús a los apósteles; ­–el mesianismo de Jesús–.  Aunque Pedro ha hablado en nombre de los discípulos, Jesús ahora dirige la palabra a él personalmente. Jesús empieza con una bienaventuranza. Ya hemos oído decir: "Bienaventurados los pobres en el espíritu" (5:3); "bienaventurado aquel que en mí no encuentre ocasión de tropiezo" (11:6); "dichosos vuestros ojos, porque ven" (13:16). Ahora Jesús llama bienaventurado a uno solo, al primero de los apóstoles, por las palabras que acaba de pronunciar de forma infalible. El conocimiento de la verdadera dignidad de Jesús y del misterio de su persona no procede de abajo, sino de lo alto. "La carne y la sangre", es decir la capacidad terrena del hombre débil no ha dado origen a este conocimiento, el mismo Dios se lo ha inspirado desde lo alto. Se trata, pues, de un misterio desconocido a Pedro, y un misterio que no podía, sin revelación, ser alcanzado por el solo.

Sin embargo no hay que perder de vista que el Papa cuando habla ex-cátedra no es con el fin de pronunciar una doctrina nueva, sino una doctrina ya revelada. En este sentido es como podríamos argüir que en efecto Pedro hizo una proclamación ex-cátedra en caso antes citado. Porque si bien, antes que Pedro, los que iban en el barco con Cristo, le dijeron: "Verdaderamente tú eres Hijo de Dios" (Mt 14:33). También Nathanael había ya dicho: "Maestro, tú eres Hijo de Dios" (Jn 1:43), y sin embargo, no confesaron con la misma filiación que Pedro, y de una manera mas solemne la cual “ato” a la Iglesia a tenerla por dogmática, ortodoxa y verdadera en adelante.


El siguiente texto me parece a mi otra figura de la infalibilidad de Pedro para con la Iglesia, en las cuales se pudiera trazar del siguiente pasaje una figura de:

1). la barca de Pedro=Iglesia,
2). El mar encrespado, el viento contrario, figura de la tribulación de la Iglesia.
3). Jesús caminando sobre el mar e increpando el viento, figura de la presencia perpetua de Cristo en la Iglesia en todo momento; (Cf. Mt 28:20; Heb 13:20;  1ª Pedro 2:25)
4). Y por ultimo, la fe de Pedro siendo sostenida por Cristo cuando este se hundía, que no hace recordar; “Yo he rogado por ti para que tu fe no decaiga”  (Lc 22:31-32). Leamos:

Mat 14:24-34 La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. Y a la cuarta vigilia de la noche vino él hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían: "Es un fantasma", y de miedo se pusieron a gritar. Pero al instante les habló Jesús diciendo: "¡Ánimo!, soy yo; no temáis." Pedro le respondió: "Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti sobre las aguas." "¡Ven!", le dijo. Bajó Pedro de la barca y se puso a caminar sobre las aguas, yendo hacia Jesús. Pero, viendo la violencia del viento, le entró miedo y, como comenzara a hundirse, gritó: "¡Señor, sálvame!" Al punto Jesús, tendiendo la mano, le agarró y le dice: "Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?" Subieron a la barca y amainó el viento. Y los que estaban en la barca se postraron ante él diciendo: "Verdaderamente eres Hijo de Dios."

Otro texto bastante intuitivo al respecto:

Hechos 15:7 Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: "Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la palabra de la Buena Nueva y creyeran.


Infalibilidad en la tradición de la Iglesia.

La voz de la tradición en la Iglesia primitiva poco a poco se va desenvolviendo en la comprensión del ministerio de Pedro y sus sucesores que ya a fines del siglo II encontramos San Ireneo expresiones como: “La Iglesia mas grande y antigua conocida por todos” y dice que “esta Iglesia (la Sede en Roma), por su mayor rango, todas las Iglesias tiene que estar de acuerdo” (11)  


Por esa época, encontramos también comentarios de Orígenes: 

“Ved cuán grande es el poder de esta piedra sobre la cual está edificada la Iglesia. Permanecen inquebrantables sus juicios, como si fuera el mismo Dios el que los diera por ella.” (12)


Cirilo de Alejandría en el siglo III:

“Según la promesa de Cristo, la Iglesia apostólica de Pedro permanece pura de toda seducción y a cubierto de todo ataque herético, por encima de todos los gobernadores, obispos y sobre todo los primados de las iglesias, en sus pontífices, en su completísima fe y en la autoridad de Pedro. Y cuando algunas iglesias han sido tildadas por los errores de alguno de sus individuos, sólo ella reina sostenida de un modo inquebrantable, impone silencio y cierra la boca a los herejes. Y nosotros, a no ser que estemos engañados por una falsa presunción de nuestra salvación, o tomados del vino de la soberbia, confesamos y predicamos juntamente con ella la verdad y la santa tradición apostólica en su verdadera forma.” (13)


A mediados del siglo III San Juan Crisóstomo:

“Ved también cómo Cristo conduce a Pedro hasta las ideas más elevadas sobre su persona. Porque le promete dar lo que a sólo Dios compete, es decir, el perdonar los pecados y hacer inmutable a la Iglesia en medio de tantas tempestades, de persecuciones y de tentaciones.” (14)


En el año 389 el Sínodo de Milán estaba bien enterado de la imposibilidad de errar de la Sede de Roma en cuestiones de fe:

“Permítanles que crean el en credo de los Apóstoles, el cual la Iglesia de Roma mantiene siempre incorrupto” (15)


En el siglo IV los Obispos reunidos en el Concilio de Calcedonia:

“Esta es la fe de los Padres; esta es la fe de los Apósteles. Todos creemos esto, los Ortodoxos creen esto, anatema para el que no crea, Pedro ha hablado por Leo.” (16) 

Desde esta época en adelante la doctrina era universalmente conocida en la vida patriarcal de la Iglesia. Fue aceptada en el tercer Concilio de Constantinopla (680-681), y posteriormente por Concilio de Florencia (1438-1445)


En conclusión:

La infalibilidad no significa que el Papa sea incapaz de pecar. Todos los papas son humanos y por lo tanto tentados al pecado. De hecho ha habido Papas de doble moral,

La infalibilidad no significa que el Papa hable inspirado por el Espíritu Santo. La infalibilidad papal no supone ninguna revelación especial de Dios. Un Papa aprende acerca de su fe de la misma manera que cualquier otra persona. Por tanto, la infalibilidad es una cosa diferente a la inspiración, la infalibilidad es la garantía de la protección de Dios para no enseñar error.

La infalibilidad no se puede utilizar para cambiar las doctrinas existentes, o anunciar otras nuevas. Sólo se puede utilizar para confirmar o aclarar lo que siempre se ha enseñado. Las enseñanzas de Cristo no puede cambiar. Como dice la Escritura: "Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre" (Hebreos 13:8).

La infalibilidad no significa que un Papa no puede equivocarse cuando habla como un teólogo particular. Como hombre es falible, y capaz de error.

La infalibilidad no es garantía de que un Papa oficialmente va a enseñar algo. Sin embargo, cuando enseña, que está protegido. Si se decide a enseñar la verdad, el Espíritu Santo lo permite. Si él decide enseñar error ya sea a sabiendas o no, el Espíritu Santo lo detendrá.

La infalibilidad no es algo que dota de un Papa con poderes divinos, sino que es un don del Espíritu Santo que protege a la Iglesia de las debilidades humanas de un Papa.

La fuente de infalibilidad: la asistencia sobrenatural del Espíritu Santo.

El propósito de la infalibilidad: mantener y guiar a la Iglesia en la verdad y sin errores en lo que se refiere a la fe y la moral.

La doctrina definida ex-cátedra debe ser aceptada por todos los fieles.

Una doctrina definida por la infalibilidad del Papa es inmutable y no puede ser sometido al juicio en los concilios.

Tampoco se trata de un carisma que sólo pertenece al Papa. La infalibilidad también pertenece al cuerpo de los obispos en su conjunto, cuando en la unidad doctrinal con el Papa, en concilio o dispersos en su Magisterio ordinario y universal solemnemente enseñan una doctrina como verdadera.


Dios te bendiga.

_________________________________________________________________________________

Referencias:

(1) F. Devornik, the Potiam schism Cambridge 1948, 1970.
(2) Denzinger 1836.
(3) Denzinger 3073-3074)
(4) Catecismo Iglesia Católica # 891
(5) Catecismo S. Pio X, 202
(6) Keating, op. Cit., 215
(7) http://www.clerus.org/clerus/dati/2000-03/31-7/Magisterio.html
(8) Concilio Vaticano I. 1869-1870
(9) Apologetics and Catholic doctrine, Boronius Press, pg. 199
(10) Vaticano II, LG 12. ES - PASTORES GREGIS 28
(11) Adversus herejes, III, 3:3.
(12) Orígenes, homilia 1 in Matthaeum, 16
(13) Thesaurus de sancta et consubstantiali Trinitate
(14) San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 54,2
(15) San Ambrosio, Epistola 42:5
(16) Acta. II: Harudin, 306.

No hay comentarios: