lunes, agosto 01, 2011

El bautismo por los muertos.



Los mormones invierten gran cantidad de tiempo y energías bautizando a miembros suyos cualificados para ofrecer un bautismo vicario, (como le llaman ellos), a favor de familiares y no-familiares que han muerto. Ellos recopilan registros extensos genealógicos para de ahí identificar a aquellos difuntos que murieron si ser bautizados para luego aplicarles el bautismo por medio de sus miembros.

Esta practica mormona es tan desconocida por el cristianismo ortodoxo de todos las épocas que no se encuentra en ninguna otra religión o denominación o secta conocida, como la creencia espuria de la prohibición de sangre por parte de los testigos de Jehová, con los mormones cuales comparten muchas doctrinas, porque provienen del mismo trasfondo adventista.

Esta nueva doctrina la introdujo el fundador del mormonismo, José Smith quien afirmaba haber recibido una revelación divina en la que ellos debían ser bautizados por los muertos.

“Y además, os declaro unas palabras referentes al bautismo por vuestros muertos. De cierto, así os dice el Señor concerniente a vuestros muertos: Al bautizarse alguno de vosotros por sus muertos, esté presente un registrador para que sea testigo ocular de vuestros bautismos ... ” (1)

Según las creencias mormonas, los bautismos por los muertos sólo se pueden realizar en templos mormones. El supuesto apóstol Mark E. Petersen dice:

“Siempre el centro de interés es la pila bautismal. En cada uno de los [Templos], la pila descansa sobre los lomos de doce bueyes de piedra o bronce, siguiendo el modelo dado por el Profeta José Smith cuando él instituyó la edificación de templos mientras fue profeta, bajo la dirección del Señor (…). ¿Por qué hay una pila bautismal en el templo? ¿Las personas no se pueden bautizar en cualquier lugar? Las personas vivientes, sí. Pero el tipo de pila en el templo es para bautismos efectuados en nombre de las personas fallecidas”. (2)

Has click para agrandar

Lo de la pila bautismal que descansa sobre doce bueyes José Smith la tomo de: (1ª Reyes 7:25; 2ª Crónicas 4:4) donde se hace mención de un deposito de agua que simbolizaba el gran mar cósmico, que era para los antiguos la fuente de la vida y la fecundidad cuando Dios mando construir el Templo. Mas sin embargo, su uso estaba reservado exclusivamente a los sacerdotes, para diversos tipos de purificaciones. José Smith solamente copio esto de aquí cuando empezó a diseñar sus templos modificando algunos detalles para barnizar.

Los mormones alegan justificando esta practica en base a decir que un Dios justo y digno, no castigaría a millones de personas que han vivido en la tierra que nunca tuvieron la oportunidad de aprender del evangelio y de ser bautizados. Pero esto es solo una hipótesis mormona, y una visión errada de la justicia de Dios y el bautismo. Dios no castiga a nadie, menos porque nunca oyeron el Evangelio y se bautizaron. Pablo claro dice que aquellos que nunca se bautizaron ni oyeron el Evangelio se pueden salvar, serán juzgados de acuerdo a sus obras y de su conciencia (Romanos 2:12-16), Dios da su luz a todas las personas (Juan 1:9). Ya que Dios se ha revelado a los paganos por medio de la creación que da testimonio de sus grandeza; (Romanos 1:18; Salmo 19:1-4).


Y es precisamente porque El es un juez justo, no se culpa a las personas por lo que no sabían respecto al bautismo y el Evangelio y por cualquier motivo, no podían haber sabido. Es pues un error suponer que Dios la gente que no escucha su Evangelio no dispone de la gracia necesaria par salvarse, a menos que escucha una proclamación oral del Evangelio.

Los mormones también dicen que el bautismo por los muertos es una ordenanza o precepto. Esto por supuesto no es cierto. La doctrina del bautismo por los muertos fue introducida por primera vez en la historia moderna por José Smith.

Los mormones dicen que en Mayo de 1842, los miembros de la Iglesia mormona que vivían en Nauvoo se enteraron que Lilburn W. Boggs había recibido un disparo y resultado herido en Independence, Misuri. El señor Boggs había sido el gobernador de Misuri cuando los miembros vivían allí y había extendido la “orden de exterminación” que los había forzado a dejar el estado. Las autoridades de Misuri acusaron a José Smith de ser el promotor del delito. José Smith, sabiendo que era inocente, hizo una declaración al editor de un periódico y se olvidó del incidente.


Dos meses más tarde José Smith y Orrin Porter Rockwell uno de sus guardaespaldas, fueron arrestados. Boggs había acusado formalmente a Porter Rockwell de haber disparado el arma, y a José Smith de haberle ordenado que lo hiciera. Sin embargo, bajo las leyes de los Estados Unidos, el supuesto profeta Jose Smith y Porter Rockwell fueron arrestados en forma impropia e ilegal, por lo que fueron puestos en libertad. Dándose cuenta de que estaba en peligro, José Smith estuvo escondido por algunos meses.

Durante ese tiempo escribió dos cartas según el mormonismo “inspiradas” a los miembros de la Iglesia en Nauvoo. Esas cartas contenían supuestas instrucciones que el Señor había dado concerniente a la forma en que debían efectuarse los bautismos por los muertos. Esas cartas forman parte ahora de las secciones 127 y 128 de Doctrina y Convenios.

Templo de Kirtland

Los mormones enseñan que varios años antes, en el Templo de Kirtland, José Smith supuestamente había recibido una visión del reino celestial en la que vio a su hermano Alvin, que había fallecido antes de que José Smith hubiera recibido las planchas de oro (véase D. y C. 137). Smith se sintió muy sorprendido de ver a su hermano Alvin en el reino celestial ya que él no se había bautizado antes de morir, pero el Señor le explicó que todas las personas que habrían recibido el Evangelio, bautizado y vivido rectamente si hubieran tenido la oportunidad, estarán en el reino celestial (D. y C. 137:7). José Smith supo después que las personas que viven todavía en la tierra pueden efectuar los bautismos por los muertos en forma vicaria, actuando como sus representantes.

En esto se basan los mormones para alegar que es una ordenanza. Aunque los mormones aducen que esta rara doctrina se encuentra en la Biblia, la Biblia en realidad en ninguna parte enseña el bautismo por los muertos como un precepto cristiano, al respecto, lo mormones toman en cuenta que cuando Jesús aún vivía en la tierra, profetizó que Él también predicaría a los muertos, luego lo apoyan en la carta de San Pedro (1ª Pedro 3:18–19), donde se dice que fue a predicar “a los espíritus encarcelados”.

El presidente Joseph F. Smith (1838–1918) vio en supuesta visión que el Salvador visitó el mundo de los espíritus y que “organizó sus fuerzas y nombró mensajeros de entre los espíritus justos, investidos con poder y autoridad, y los comisionó para que fueran y llevaran la luz del evangelio a los que se hallaban en tinieblas:

“A ellos se les enseñó la fe en Dios, el arrepentimiento del pecado, el bautismo vicario para la remisión de los pecados, [y] el don del Espíritu Santo por la imposición de las manos” (D. y C. 138:30, 33).


Pero la carta de Pedro no deja espacio para tal disparate de visión, ni tampoco en las demás oportunidades que Cristo se refirió a su estancia en el seno de la tierra y Resurrección jamás hizo mención acerca de una supuesta corte de “espíritus buenos”. Sin lugar a ninguna duda, fueron simples elucubraciones de Joseph F. Smith o de satanás disfrazado de ángel de luz.


¿1ª Corintios 15:29 enseña el bautismo por los muertos como precepto cristiano?

Ahora llegamos (1ª Cor 15:29), un texto oscuro donde el mormonismo cree ver sustento para la practica del bautismo por los muertos. El texto dice:

“Si no fuera así, ¿qué hacen los que se bautizan por los muertos? Si los muertos no resucitan, ¿por qué se bautizan por ellos?”

¿Cual es la interpretación adecuada de este texto? Lo primero que debemos de tener en cuanta es que todo este capitulo Pablo habla acerca de la Resurrección. San Pablo para apoyar su argumento a favor de la resurrección de la carne hace alusión a un bautismo por los muertos como evidencia de la resurrección. Sin embargo San Pablo no explicita en este texto ni desarrolla en los anteriores o siguientes de que se trata esta practica, como tampoco la recomienda para los de Corinto ni para las demás comunidades. Es de notar que el bautismo cristiano no es mencionado en ninguna de sus formas.

De aquí se sacan las siguientes conclusiones:

1. El que habla es Pablo, no para imponer una nueva doctrina sino para reprochar a los de Corinto sobre la resurrección.

2. Los que escuchan son los miembros de la iglesia en Corinto, no estaba hablando en un tono universal.

3. El tema central es demostrar que la resurrección de los muertos es una verdad cristiana, y no que hay que bautizarse por los muertos.

Pablo habla en tercera persona, cuando dice “los que se bautizan por los muertos”, no dice; “los que nos bautizamos”. Pablo dice esto como si él no lo practicara, y en efecto, la función principal de Pablo no fue el bautismo, tal como lo vemos en los siguientes versículos. Por lo tanto la expresión de Pablo, cuando lo dice en tercera persona, es un argumento débil que no demuestra si el bautismo por los muertos fue una práctica pagana o cristiana. Según la historia inmediata dice que no era cristiana, sino pagana, ya que algunos marcionitas adoptaron la práctica posteriormente, basándose acaso en este pasaje pero generalmente, fue una práctica desconocida en la Iglesia primitiva.


Otras cosas que deben tenerse en consideración:

Suponiendo que Pablo en efecto se estaba refiriendo a cristianos que tenían esta practica de bautizarse por sus amigos o familiares muertos, lo anterior no significa ni justifica la practica mormona. En efecto, por que los mormones no solo se bautizan por familiares creyentes, sino por millones de personas no creyentes que ni siquiera conocen.

La Iglesia primitiva no tenían templos, (requisito mormón para esta practica). El apóstol mormón Mark E. Petersen explica este requisito. Tampoco la Iglesia primitiva coleccionaba largas listas genealógicas de personas no-bautizadas, por el contrario San Pablo reprueba: “…ni se dediquen a fábulas y genealogías interminables, que favorecen las controversias y no el plan de Dios, basado en la fe.” 1ª Timoteo 1:4.


Ademas:

1. Si la practica del bautismo por los muertos era tan importante para que los cristianos la practicaran, ¿porque lo menciona la Biblia una sola vez y en un pasaje que se ha prestado para las mas diversas interpretaciones?

2. En la Biblia se menciona que el bautismo de agua es importante para la salvación ((Mc 16:16; Jn 3:5), y se menciona repetidas veces. Si el bautismo por los muertos es igualmente necesario para la salvación, ¿no debería la Biblia mencionarlo en diferentes lugares?

3. Si el bautismo por los muertos es tan importante ¿por qué no se menciona ni una sola vez en los escritos de los primeros Padres de la Iglesia? (3)

4. Si el Bautismo por los muertos era tan importante, ¿por qué estuvo oculto durante casi dos mil años después de la muerte de Cristo? Quien se bautizaría por lo millones de personas que murieron antes de la aparición de José Smith?

5. Porque el libro del mormón para los mormones es la plenitud del evangelio, ¿por qué en ningún lugar se hace alusión a esta practica?

6. Seguidamente, el libro del mormón enseña que en esta vida podemos ganar o perder la salvación en el libro de Alma 34:

31 Sí, quisiera que vinieseis y no endurecieseis más vuestros corazones; porque he aquí, hoy es el tiempo y el adía de vuestra salvación; y por tanto, si os arrepentís y no endurecéis vuestros corazones, inmediatamente obrará para vosotros el gran plan de redención. 32 Porque he aquí, esta vida es cuando el hombre debe a prepararse para comparecer ante Dios; sí, el día de esta vida es el día en que el hombre debe ejecutar su obra.


Los mormones alegan que; cuando un bautismo se realiza por una persona, esa persona tiene la opción de aceptarlo o rechazarlo. (...) ¿Como sabe la secta mormona eso? Es un misterio, claro esta, pudo haber sido declarado por alguno de sus profetas, pero la Biblia no indica nada de que una persona en el mas allá pueda aun hacer un juicio sobre si le conviene o no algún Sacramento.

En cuanto a la salvación, la Biblia es clara en enseñar que es en esta vida en la cual Dios nos da la oportunidad para responder a la gracia de Dios y hacer un juicio de aceptación o rechazo, es aquí en la tierra que tenemos que buscar nuestra salvación “con temor y temblor” (Fil 2:12). Una vez que morimos nuestra condición moral se sella definitivamente, ya no tenemos otra segunda oportunidad de aceptar o rechazar las gracias que Dios dispuso aquí en la tierra para nuestra salvación como el bautismo (Mr 16:16).

Algún lector pudiera pensar; bueno… ¿si todo queda finiquitado para nuestra salvación tras el deceso corpóreo, porque los católicos creen en el Purgatorio y le rezan a los muertos y les ganan indulgencias, no es acaso esta practica equivalente a la doctrina mormona del bautismo por los muertos? No, no es lo mismo, ni siquiera algo parecido. Por eso fui cuidadoso al principio en decir que los mormones sostienen que les amerita a la salvación, en cuanto estas practicas o la doctrina del Purgatorio tiene que ver con la santificación, y no con la salvación. La Iglesia Católica tiene bien estipulado que una vez muerta la persona ya no tenemos oportunidad de merito o demerito, y en el Purgatorio la persona no hace ningún trabajo de purificación, lo hace Dios.

Apocalipsis 14:13 Oí una voz celeste que decía: Escribe: Felices los que en adelante mueran fieles al Señor. Sí –dice el Espíritu–descansarán de sus fatigas porque sus obras los acompañan.

Y es por eso que el bautismo es un sacramento de muertos, no de vivos, es decir, la persona estaba muerta en la gracia, después del bautismo resucito a la vida. Por tanto es inútil e infructuoso aplicarle el bautismo a un muerto, o bautizar a alguien a favor de un muerto.

Por lo tanto concluimos que la practica mormona de bautizar por los muertos es una practica anti-biblia, antehistórica, absurda y no es una doctrina cristiana, sino una innovación que salió hace poco mas de 150 años atrás, y el bautismo mencionado por San Pablo en 1ª Corintios 15:29, esta lejos de ser el bautismo por los muertos practicado hoy día por los mormones.

Que Dios te bendiga.


_____________________________________________________________________________________
Ref.

1. En Doctrinas y Convenios, 127:5-6.
2. Mark E. Petersen, “Por Qué Nosotros Construimos Templos”, Tambuli, Octubre. 1980, 34.
3. Apologética elemental como contestar a los testigos y mormones pag. 36

No hay comentarios: