jueves, junio 09, 2011

¿Por qué los católicos bautizan a los bebitos?



La mayoría de protestantes cree que el bautismo es solo un símbolo, o una profesión publica de la justificación recibida por la sola fe, y no es tan importante como el tener fe, porque lo que justifica es la fe, y no el bautismo como sostiene la Iglesia Católica.

La lógica del hermano protestante va así: “ Usted no debe de bautizar a los niños pequeños porque ellos no pueden creer y arrepentirse, que es una condición básica y explicita en algunos lugares de la Biblia para recibir el bautismo. Mas no es así con respecto a las personas adultas y a los niños mayores, porque estos pueden arrepentirse y creer, y por eso son bautizados.” Debido a que la teología protestante no admite otro medio de justificación mas que la fe, debe ser descartado el bautismo como el medio normal y tradicional para recibir la gracia de Dios, y mas aun, si el candidato a recibir el bautismo es un infante.

Fueron los pensamientos de los reformistas como Ulrico Zuinglio, Juan Calvino los que marcaron la pauta posteriormente a los anabaptistas (rebautizantes), con ideas de Zuinglio que empezaron a rebautizar a la gente como símbolo externo de una salvación previamente recibida por la fe y se oponían al bautismo infantil, aplicándolo solamente a los adultos.


Por lo tanto el bautismo es una doctrina decisiva entre las diferentes corrientes cristianas las que están a favor del bautismo infantil, y las que no, ya que la forma en que bautizamos, y en lo que creemos sobre el bautismo, relaciona de manera muy directa lo que creemos sobre el pecado, el libre albedrio y la gracia de Dios, de ahí en continuo los acalorados debates.

Por eso las razones por la demora para el bautismo deben evitarse según la doctrina Católica es que;

(1) Sin el bautismo, el alma esta privada de la gracia santificante, y por ende, de la plena comunión con Dios. (Suma Teología., III, q 68, a.9; Concilio de Florencia. Dz 1314; Concilio de Trento: Sesión VII).


El Concilio de Cartago del año 418 declaraba:

“Quienquiera que niegue que los niños recién nacidos del seno de sus madres no han de ser bautizados o dice que, efectivamente, son bautizados para remisión de los pecados, pero que de Adán nada traen del pecado original, que haya de expiarse por el lavatorio de la regeneración; de donde consiguientemente se sigue que en ellos la fórmula del bautismo "para la remisión de los pecados" ha de entenderse no verdadera sino falsa, que sea anatema.”

Este la verdad ha quedado clara por nuestro Señor Jesucristo:

Juan 3:5 Jesús respondió: "En verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.

Y por los apóstoles:

“…bautízate y lávate de tus pecados invocando su Nombre" Hechos 22:16; 9:17-18.

(2) Es muy conveniente pues; “la gracia del carácter del Sacramento del bautismo en los infantes se produce ex opere operato. Es decir, "…el sacramento no actúa en virtud de la justicia del hombre que lo da o que lo recibe, sino por el poder de Dios" .En consecuencia, siempre que un sacramento es celebrado conforme a la intención de la Iglesia, el poder de Cristo y de su Espíritu actúa en él y por él, independientemente de la santidad personal del ministro…”( CIC 1128).


Razones secundarias no menos importantes del porque el bautismo de infantes debe administrarse.

Razón # 1

Una de las razones muy bien fundamentadas por las cuales la Iglesia Católica bautiza a los bebes, es que esta practica es de origen muy antiguo. El catecismo dice: “…bautizar a los niños pequeños es una tradición inmemorial de la Iglesia. Está atestiguada explícitamente desde el siglo II. Sin embargo, es muy posible que, desde el comienzo de la predicación apostólica, cuando "casas" enteras recibieron el Bautismo, se haya bautizado también a los niños. (Catecismo # 1252).

Algunos anticatólicos objetan al respecto: “si esta practica es una “tradición inmemorial de la Iglesia”, esto significa que se origino en la Iglesia Católica, y en consecuencia, no en la Biblia. Así es como razona el anti-católico Jack Chic similarmente cuando escribe:

El Catecismo nos indica dónde se originó esta doctrina fundamental:
"La práctica de bautizar a los niños pequeños es una tradición inmemorial de la Iglesia. Está atestiguada explícitamente desde el siglo II" (p. 359, #1252 —itálicas añadidas por el autor anti-católico).
Aquí el Catecismo admite que esta doctrina no está basada en las Escrituras.

Pero lo cierto es que el Catecismo no admite que no sea bíblica esta doctrina, simplemente que es una practica muy antigua, y por eso debe ser considerada. Además, ¿acaso no dicen los anti-católicos que el cristianismo de los primeros tres siglos antes de Constantino era puro y el original? ¿por qué pues negar esta practica bien documentada en la Iglesia primitiva?


¿Pruebas?

"Y muchos hombres y mujeres, que han sido discípulos de Cristo desde la infancia (bautizados), permanecen puro a la edad de sesenta o setenta ... "Justino Mártir, Primera apología, 15:06 (año 110-165 d. C.).

"Y cuando un niño ha nacido a uno de ellos, ellos dan gracias a Dios [bautismo], y por otra parte si sucede que muera en la infancia, dan gracias a Dios mayormente, como quien pasó por el mundo sin pecados. "Arístides, Apología, 15 (d. C. 140).

“Durante ochenta y seis años he sido su siervo, (bautizado) y no me ha hecho mal alguno. ¿Como puedo ahora blasfemar de mi Rey que me ha salvado?” Martirio de Policarpo, 9 (año 156).

Orígenes, (185 – 254), en su Homilía sobre Lucas, habla del problema del bautismo. De acuerdo con el historiador Jeremías, el toma por sentado que era una norma apostólica. No niega el bautismo infantil sino discute el sentido que tiene.

"Por lo tanto los niños también son bautizados." Orígenes, Homilía sobre Lucas, XIV (d. C. 233).

"Por esta razón, por otra parte, la Iglesia ha recibido de los apóstoles la tradición de bautizar a los niños también ". Orígenes, Homilía sobre Romanos, V: 9 (244 d. C).


Pero es aun más interesante la descripción que hace Hipólito, que se apega mucho a la forma católica tradicional.

"…y serán bautizados a los niños primero. Y si pueden responder por sí mismos, que respondan, pero si no pueden por ellos mismos, que respondan los padres o alguien de su familia. "Hipólito de Roma, Tradición Apostólica, 21 (año 215).

San Cipriano, en un Sínodo de Obispos Africanos, afirmaba “que no se puede negar la misericordia y la gracia de Dios a ningún hombre que viene a la existencia”; y el mismo Sínodo, invocando la “igualdad espiritual” de todos los hombres “de cualquier estatura y edad”, decretó que se podían bautizar los niños “a partir del segundo o tercer día del nacimiento”. (Epist. LXIV, Cyprianus et coeteri collegae, qui in concilio adfuerunt numero LXVI. Fido fratri; PL 3, 1013-1019; Hartel, CSEL, 3, pp. 717-721).

"¿Tiene usted un niño recién nacido? No permita nada de oportunidad, pero permítale ser santificados desde su niñez, desde su edad más tierna que se le permita se consagrado por el Espíritu…"Gregorio Nacianceno, Orationes sobre el santo bautismo, 40:17 (d. C. 381).


Razón # 2.

El bautismo jamás se ha administrado sin la fe: para los niños, se trata de la fe de la Iglesia. De ahí que a las personas que llevan a sus hijos pequeños a ser bautizados se les pregunta; ¿Que pides de la Iglesia para tu hijo? Y en respuesta se dice; “la fe”. (Catecismo # 1253).

Muchos protestantes de hecho admiten esto de una forma implícita e inconsciente, cuando algunos de ellos llevan a sus hijos pequeños a ser presentados en sus templos, el niño en su inconciencia y en su inocencia no puede responder por si mismo si quiere o no ser presentado, pero los padres que creen que esto es algo recomendable y aceptable bíblicamente, deciden hacerlo a expensas del pequeño, poniendo de aval su fe.

Sobre lo anterior podremos argüir, a favor de este punto mostrando algunas ilación o inferencia paralela de la misma Biblia, donde se yuxtapone la fe de otras personas a favor de uno que no tiene fe, o que no puede responder por si mismo en la administración de algún don divino, o signo.


Comentario: Considere que no estamos tratando de hacer en esto referencia alguna entre que circuncisión/ bautismo (para aquellos que alegan que entre circuncisión y bautismo no hay ninguna correlación), sino que bíblicamente es permisible a la acción divina o ritual sobre un sujeto que es carente en la fe. Esto pese a que la Iglesia primitiva no solo reconoció que el bautismo era el sucesor de la circuición como señal del pacto, sino que también las mismas leyes los regían a ambos.

Gen 17:9,12 Dijo Dios a Abrahán: "Guarda, pues, mi alianza, tú y tu posteridad, de generación en generación. Ésta es mi alianza que habéis de guardar entre yo y vosotros - también tu posteridad -: Todos vuestros varones serán circuncidados. Os circuncidaréis la carne del prepucio, y eso será la señal de la alianza entre yo y vosotros. A los ocho días será circuncidado entre vosotros todo varón, de generación en generación, tanto el nacido en casa como el comprado con dinero a cualquier extraño que no sea de tu raza.

Gén. 21:4 Abraham circuncidó a su hijo Isaac a los ocho días, como se lo había mandado Dios.

Lucas 2:21 Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le puso el nombre de Jesús, el que le dio el ángel antes de ser concebido en el seno.

Mat 8:13 Y dijo Jesús al centurión: «Anda; que te suceda como has creído.» Y en aquella hora sanó el criado.

Mat 9:2 En esto le trajeron un paralítico postrado en una camilla. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: «¡ Animo!, hijo, tus pecados te son perdonados.»

Mat 15:28 Entonces Jesús le respondió: "Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas." Y desde aquel momento quedó curada su hija

Lc 8:49,50 Estaba todavía hablando, cuando uno de casa del jefe de la sinagoga llega diciendo: «Tu hija está muerta. No molestes ya al Maestro.» Jesús, que lo oyó, le dijo: «No temas; solamente ten fe y se salvará.»

Mateo 17:14,18 Cuando llegaron donde la gente, se acercó a él un hombre que, arrodillándose ante él, dijo: "Señor, ten piedad de mi hijo, porque es lunático y sufre mucho; pues muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua. Se lo he presentado a tus discípulos, pero ellos no han podido curarle." Jesús respondió: "¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo habré de soportaros? ¡Traédmelo acá!" Jesús le increpó y el demonio salió de él; y quedó sano el niño desde aquel momento.

Comentario: En esta ultima cita se nos dice cómo Jesús echó fuera un demonio de un joven debido a una apelación presentada por el padre del niño, que a pesar de todo este hombre no era un creyente débil en su fe; (Ver Marcos 9:24). Ahora, obviamente, no fue posible para este niño a tener fe en Jesús por su propia cuenta, ya que psicológicamente y espiritualmente estaba descapacitado para el hacerlo, sin embargo, Jesús se valio de la fe del padre en esta ocacion y de otras personas (en los eventos mas arriba señalados). Por lo tanto, si tal cosa es posible con respecto a la fe; ¿por qué en el bautismo debería ser diferente?

En consecuencia, Dios no requiere la fe fiducial explicita de nadie, ni del niño ni de la comunidad para poder así ungir a una creatura que no ha hecho un acto consiente de fe natural, o de aceptación o rechazo. En efecto, porque Dios no comienza a amarnos sino hemos hecho una manifestación publica y consiente de esto: “En esto está el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó primero” (1ª Jn 4, 19). Dios no impidió por ejemplo su amor y gracia al profeta Jeremías quien fue ungido antes de su nacimiento (Jeremías 1:5), Y Juan el bautista -fue lleno del Espíritu Santo- desde el vientre de su madre, quedando así en una relación mutua con Dios antes de venir al mundo; (Lucas 1:15). Esto nos lleva al siguiente punto:


Razón # 3

La fe no solo consiste en un acto propio que viene de la razón ( i.e., conocimiento/aceptación/confianza o fe fiducial), sino que la fe es un don de Dios, (hablo de la fe teologal o dogmática que recibimos por el bautismo según la teología católica), que nos permite desde temprana edad adentrarnos en los misterios divinos, y en consecuancia estar mejor pre-dispuestos para recibir la revelación divina y los demás sacramentos.

Efesios 2:8 Ustedes han sido salvados por la fe, y lo han sido por gracia. Esto no vino de ustedes, sino que es un don de Dios…


Lo dice la misma confesión de fe de Westminster: Cap. 9 sobre el libre albedrío:

III. El hombre, por su caída a un estado de pecado, ha perdido absolutamente toda capacidad para querer algún bien espiritual que acompañe a la salvación; (1) por tanto como hombre natural, que está enteramente opuesto a ese bien (2) y muerto en el pecado, (3) no puede por su propia fuerza convertirse a si mismo o prepararse para la conversión. (4)

1. Romanos 5:6 y 8:7; Juan 15:5.
2. Romanos 3:10,12.
3. Efesios 2:1,5; Colosenses 2:13.
4. Juan 6:44,65; 1 Corintios 2:14; Efesios 2:2-5; Tito 3:3-5.

Y el capitulo 10 sobre el llamamiento eficaz

II. Este llamamiento eficaz es solamente de la libre y especial gracia de Dios y de ninguna otra cosa prevista en el hombre; (1) el cual es en esto enteramente pasivo, hasta que siendo vivificado y renovado por el Espíritu Santo, (2), es capacitado por medio de esto para responder a este llamamiento y para recibir la gracia ofrecida y trasmitida en él. (3)

1. 2 Timoteo 1:9; Tito 3:4,5; Romanos 9:11; Efesios 2:4,5,8,9.
2. 1 Corintios 2:14; Romanos 8:7; Efesios 2:5.
3. Juan 6:37; Ezequiel 36:27; Juan 5:25.

En otras palabras, no porque se ponga toda la confianza (fe fiducial), en el acto del bautismo significa que se recibirá mas gracia, porque un acto realizado con las propias fuerzas humanas no puede reabasar el orden natural, y todo lo que concierne a la fe y a la conversión es de orden sobrenatural.

Un árbol silvestre por mucho que se cultive producirá siempre frutos silvestres. Pero si se le aplica un injerto, se le ha capacitado para producir frutos por encima de su potencialidad inicial. De modo semejante el alma, puede asi producir actos sobrenaturles, ese injerto es la gracia, que nos llega por el bautismo.

Rom 6:4,5 Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Una figura de su muerte nos injertó en él, pero compartiremos también su resurrección.


Razón # 4

Puesto que no existe un consenso general en el protestantismo por el cual nos vincule autoritativamente a todos los cristianos sobre esta practica de bautizar a un bebe, no existe en consecuencia una norma autoritativa que prohíba el bautismo de niños. ¡Vaya! ¿porque habría de aceptar tu autoridad personal, o tu interpretación de tal o cual versículo como valida y autoritativa para impedir o no impedir cierta practica?

La Confesión de Fe de Westminster que es también la declaración de doctrina protestante más reconocida, aceptada por calvinistas, presbiterianos, anglicanos, metodistas y otras corrientes protestantes dice lo siguiente.

IV)...No solo deben ser bautizados los que profesan personalmente fe en Cristo y sumisión a él, (Marc. 6:15, 16; Hech. 7:37), sino también los niños cuyos padres son creyentes o a lo menos uno de ellos lo es, (Gen. 17:9; comp. Galt. 3:9, 14; Rom. 4:11, 12; Hech. 2:38, 39; 16:14, 15, 33; Cols. 2:11, 12; I*Cort. 7:14; Mat. 28:19; Marc. 10:13-16; Luc. 18:15).

VI)...La eficacia del bautismo no se limita al momento en que se administra (Juan 3:5, 8), sin embargo, por el uso propio de esta ordenanza, la gracia prometida no solamente se ofrece, sino que en debido tiempo realmente se exhibe y confiere por el Espíritu Santo a aquellos (sean adultos o infantes), a quienes pertenece la gracia, según el consejo de la propia voluntad de Dios (Galt. 3:27).

VII)...El sacramento del bautismo no debe administrarse a la misma persona mas de una vez. (Tit. 3:5)...[Nota:...no hay mandato ni ejemplo adecuado de la repetición del bautismo]

Luego tenemos los treinta nueve artículos de la Iglesia anglicana de (1563). Los artículos fueron influenciados por las confesiones de Augsburgo y Wurttemberg y no se condena el bautismo infantil. Aunque posteriormente se han hecho modificaciones sobre estos artículos en La Declaración Saboya1 de 1658. El punto es que por décadas el bautismo infantil no fue negado, ni por algunos de los reformadores mas reconocidos, ni por muchas comunidades protestantes actuales, luego es incongruente rechazar esta practica en el catolicismo.


Razón # 5

En todos lo pasajes bíblicos que hacen referencia al bautismo, siempre se hace en un contexto de salvación, y nunca se condiciona la fe solamente para que la persona se salve o como un mero simbolizmo.

En Ezequiel 36:25-27 el Señor promete que nos va a; “rociar con agua pura”, para limpiarnos del pecado, Pablo se refiere a este versículo en Hebreos 10:22, esta enseñanza de Ezequiel prefigura el carácter salvífico del bautismo cristiano instituido por Jesús y enseñado en Juan 3:5, Tito 3:5, 1 Pedro 3:21 y Hechos 22:16 para remisión de la culpa por el pecado original.

En Isaías 44:3 el Señor derrama agua y su Espíritu. El agua y el Espíritu están vinculados siempre con el bautismo y la Biblia nunca los separa.

En 2ª de Reyes 05:14 Naamán se sumergió siete veces en el Jordán, y su carne se volvió como la de un niño. Esto prefigura la función regeneradtiva del bautismo, por el agua y el Espíritu Santo.

En Hebreos 10:22 - el autor también escribe sobre el bautismo en agua y dice al respecto. "Acerquémonos con sincero corazón, en plenitud de fe, purificados los corazones de conciencia mala y lavado el cuerpo con agua pura.." Nuestros cuerpos son lavados con agua pura en el bautismo de agua desmintiendo la idea protestante de que el baurtismo es solo un simbolismo o un poco mas.


En conclusión:

Existen muchas razones como estas por las cuales debemos bautizar a nustros hijos a temprana edad. Lo cierto es que al diablo le repugna y le molesta sin lugar a dudas que los niños sean bautizados, esto porque sabe las oportunidades a la santificasion por la gracia que se le abren a la vida del infante.

Pero el bautismo de infantes cobrara mas sentido si los padres son verdaderos discípulos de Cristo y católicos devotos que conocen lo escencial de la fe, y se esmeran por educar a sus hijos en la verdadera fe católica y darle lo mejor, no solo en lo económico, sino bautizándoles, educándolos en la fe, para que puedan caminar desde jóvenes por los caminos del Señor.

Por eso los padres que le cierran la puerta a sus hijos de la gracia del bautismo ante el acoso de las sectas y gupos protestantes, tendrán que responder a nuestro Señor, por no haberse esmerado en conocer mas su fe. Por lo tanto si tiene mucho sentido bautizar a nuestros pequeñines para iniciarlos a una vida en la gracia, introducirlos a la Iglesia, que nos llama a un compromiso a vivir la misión de Cristo, cada vez que renovamos nuestro bautismo en el gesto de mojar e introducier nuestra mano en agua bendita cada vez que entramos en un templo católico o vamos a Misa.

Que Dios te bendiga.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

porque cuand los catolicos bautizan aus hijos hacen una fiesta pero.con tragos y borracheras, y mas intencionalmente buscan padrinos que tenga posibilidades eso no me parece buena fe

Veni Domine Iesu dijo...

Gracias por comentar.

Bueno, es cierto que hay muchos católicos que practican eso que has dicho, y que bueno que lo señales, yo también lo hago cuando doy charlas de catecismo. Sin embargo no todos actúan así, hay personas que saben que después del bautismo empieza un compromiso para papas y padrinos, y tratan de buscar una persona que sea capaz de ayudar a los papas en la tarea de educar cristianamente a su hijo en la fe y practicar las buenas costumbres cristianas: No emborracharse, no decir disparates, evitar las ocaciones próximas a pecar etc... Claro que falta gran trabajo pastoral para impactar positivamente la cultura y cambiar estas malas costumbres principalmente entre los latinos. Ya reconocido el problema, ¿ahora que podríamos hacer tu y yo para marcar la pauta y empezar a cambiar esa errónea costumbre?

Bendiciones.