miércoles, junio 29, 2011

Diez formas de evangelizar que no cuestan mucho.



Como algunos ya sabrán, la palabra "evangelización" se deriva de una palabra griega que significa "buenas noticias". "La evangelización significa llevar la Buena Nueva a todos los estratos de la humanidad. El término "evangelización" se refiere a todos los aspectos de la actividad de la Iglesia. La Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi afirma que; “la evangelización incluye la predicación, la catequesis, la liturgia, la vida sacramental, la piedad popular y el testimonio de una vida cristiana coherente con el mensaje de Cristo.”

Por nuestra bautismo y confirmación hemos quedado configurados con Cristo para según nuestros dones, llevar el mensaje de salvación a las masas, a nuestras familias. Pero para esta labor, necesitamos de ciertas herramientas, de “ciertas técnicas”, que harán que nuestro menaje tenga mas relevancia, y tenga mejores frutos. Conocer nuestra misma fe católica es uno de ellos.

“Evangelizadora, la Iglesia comienza por evangelizarse a sí misma. Comunidad de creyentes, comunidad de esperanza vivida y comunicada, comunidad de amor fraterno, tiene necesidad de escuchar sin cesar lo que debe creer, las razones para esperar, el mandamiento nuevo del amor. Pueblo de Dios inmenso en el mundo y, con frecuencia, tentado por los ídolos, necesita saber proclamar "las grandezas de Dios" (1).


Todo creyente en Jesús tiene la obligación de evangelizar

Con frecuencia se cree que el compromiso de evangelizar recae en los pastores y lideres eclesiales. Pero esto no es así, todo fiel católico tenemos la obligación de evangelizar. La raíz de esta obligación arranca desde nuestro bautismo y de nuestra confirmación.

“Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador. Toda rama que no da fruto en mí la corta. Y toda rama que da fruto la limpia para que dé más fruto.” Juan 15:1,2

“La renovación de la Iglesia en América no será posible sin la presencia activa de los laicos. Por eso, en gran parte, recae en ellos la responsabilidad del futuro de la Iglesia... La secularidad es la nota característica y propia del laico y de su espiritualidad que lo lleva a actuar en la vida familiar, social, laboral, cultural y política, a cuya evangelización es llamado” (2)

A continuación propongo algunos métodos de evangelización, muy prácticos y que no cuestan mucho, y quizás algunos ya los sepamos, pero no hemos tratado de ponerlos en practica, así que os animo a que usemos nuestros talentos para continuar construyendo el Reino de Cristo aquí en la tierra.


1. La oración.

Decía el Papa Benedicto XVI, no hace mucho que; “Todos los métodos están vacíos si no tienen en su base la oración. La palabra del anuncio siempre debe recubrir una vida de oración. “Rezando se prepara el camino del Evangelio; es rezando que se abren los corazones al misterio de Dios y se disponen los ánimos para acoger su Palabra de salvación”. La oración puede ser espontanea, puede ser comunitaria, puede ser mental o vocal, pero debe ser humilde y confiada, buscando siempre se haga la voluntad de Dios.

“Señor Dios mío, escucha mi oración. Que tu misericordia escuche mi deseo, que no me abrasa en aras de intereses puramente personales, si no que busca ser útil al amor fraterno. En mi propio corazón estas viendo que esto es así.
Permíteme ofrecerte el servicio de mi pensamiento y de mi lengua. Pero dame también la misma ofrenda que voy a presentarte, por que soy pobre y necesitado, mientras que tu eres rico con todos los que te invocan.
Tú, que estas libre de preocupaciones, te preocupas de nosotros, purifica mis labios, por dentro y por fuera, de toda temeridad y de toda mentira. Que tus escrituras constituyan para mi un encanto lleno de pureza. Que no me engañe en ellas ni con ellas sirva a otros de engaño.
Señor, escucha y ten piedad.
Oración del evangelizador Autor: San Agustín, confesiones 11, 2, 3


2. El testimonio.

Tratar de mantener una actitud siempre alegre y amable con los demás es nuestra carta de presentación y nos ayudara mucho. A nadie nos gusta relacionarnos con personas pesimistas, que se mantienen criticando a los demás. Este tipo de actitud nos permitirá compartir la fe con muchas personas.

"La Buena Nueva debe ser proclamada, en primer lugar, mediante el testimonio". "El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan...Será sobre todo mediante su conducta, mediante su vida, como la Iglesia evangelizará al mundo, es decir, mediante un testimonio vivido de fidelidad a Jesucristo, de pobreza y despego de los bienes materiales, de libertad frente a los poderes del mundo, en una palabra: de santidad" (3)


3. Cargar siempre signos de nuestra fe.

En tu coche, en el lugar de trabajo, puedes poner a la vista alguna imagen de algún santo, o traer un rosario, esto causa curiosidad en las personas y de pie al dialogo. Lógicamente si traemos un rosario colgado al cuello o en el retrovisor, seria conveniente conocer la historia tras de esta devoción, o la historia del santo de nuestra devoción, y aquellas citas de la Biblia que hable de las imágenes o de la intercesión.


4. Los folletos.

Es muy común ver a los testigos de Jehová o a otras sectas dejar sus folletos en lugares que son muy frecuentados por las personas, como en las lavanderías, o tiendas o peluquerías. También nosotros podríamos editar algunos folletos que traten de nuestra fe, o buscar en internet los sitios donde uno los pueda bajar, poner algo de creatividad y listo. Podremos repartirlos en la Misa (no sin antes pedirle permiso al párroco, luego que los haya leído para enterarse que no hablan nada contra la fe católica o no contengan errores doctrinales), y traerlos siempre a la mano en nuestros coches con el fin de repartirlos en cuanto sea posible o dialoguemos con alguien sea católico o no.

En esta pagina encontraras algunos:

http://www.laverdadcatolica.org/Conozcamos%20nuestra%20fe.htm


5. Vídeos y películas católicas.

Muchos de nosotros tenemos familiares alejados de la fe, o incluso ateos y familiares que asisten a otras iglesias protestantes. En las reuniones familiares podemos considerar hacernos de algunos buenos videos católicos que traten de nuestra fe, o alguna película católica sobre la vida de algún santo.


6. Regale un buen libro católico a algún amigo o familiar alejado o conocido.

Pocas personas pueden resistirse a un regalo. Si el destinatario de su libro le gusta la generosidad y es responsable, probablemente se sentirá obligado a leer o escuchar lo que usted le da.


7. Invitar.

Es fácil invitar a amigos a los servicios de la iglesia o a estudios en las casas. Al llegar a estas reuniones, nuestros amigos muchas veces quieren seguir visitando y aceptan estudios bíblicos personales.

Quizás muchos de nosotros hemos visto anuncios en nuestras parroquias de retiros juveniles y retiros espirituales de jóvenes y adultos, individuales o en pareja. Puede que en nuestras familias algún joven tenga problemas emocionales y espirituales, o tengamos conocimiento de algún amigo, o amigo de su amigo. El retiro espiritual, es en si mismo una experiencia fascinante, y difícil de olvidar por el resto de su vida, si la realiza por primera vez seguramente quedará impactado por la misma, si ya lo ha hecho en otras oportunidades seguramente querrá repetirlo al menos una vez por año.


8. Evangelizar por internet.

Benedicto XVI: “Hay que evangelizar en las redes sociales”

“La red supone un nuevo espacio en el que es necesario ser una persona «auténtica y reflexiva», por lo que al comunicar el Evangelio, (dice el Papa), no hay sólo que «poner contenidos abiertamente religiosos», sino que hay igualmente que dar un «testimonio coherente en el propio perfil digital y en el modo de comunicar preferencias, opciones y juicios que sean profundamente concordes con el Evangelio".

Internet es un método efectivo par evangelizar, si usamos nuestro talento, Podemos usar páginas web, o blogs, chats, foros u otra herramientas similares pueden ser también utilizados para interactuar con otras personas que necesiten de un estimulo en la fe.


9. “No tengan miedo”.

Nos decía el Papa. En la evangelización hay que perder el miedo de hablarle a todos de Cristo, sea en la peluquería, en la lavandería, en el mercado, a la comadre o al vecino. Tratar siempre de interesarnos en la salvación de los demás, y ayudarles a resolver sus problemas espirituales o doctrinales, acudiendo al párroco para que informarnos como podemos ayudar a aquellas personas que se encuentran con problemas que les impiden tener acceso a los sacramentos, y a la fe.


10. Visitar a los minusválidos encarcelados o enfermos.

Este método también es interesante, ya que no solo estamos cumpliendo con el mandato evangélico de amar a los demás y con los mandamientos espirituales y corporales de la Iglesia, sino que nos permite tener con ello una gran satisfacción de poder compartir con los que menos tienen lo poco o mucho que Dios nos dio, tanto en lo material como en lo espiritual o en lo doctrinal y a su vez evangelizar con el ejemplo.

“La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones de corazón.” Hebreos 4:12.


Existen mucho métodos fáciles de evangelizar:

-Por medio de una carta,
-Por medio de una llamada telefónica,
-Por medio de algún rotulo en nuestro coche con algún mensaje cristiano…

Tratemos de ponerlos en practica según las capacidades y dones da cada cual, siempre habrá una persona que necesite un apapacho, o unas palabras de consuelo, o un desorientado, o un alejado de la fe, pongamos en practica nuestras virtudes y nuestra creatividad para llevar el menaje de Cristo a los demás.

(Se aceptan sugerencias)

Que Dios te bendiga.

__________________________________________________________________________________

(1). Evangelii Nuntiandi. 15
(2). Ecclesia in America. 44
(3). Evangelii nuntiandi, 21

1 comentario:

Lorena dijo...

Crean en la biblia, en Jesus no en una religión o tradición, tu Fe esta puesta en Dios o en el catolicismo...?


Éxodo 20-1:

"Y habló Dios todo esto, diciendo: Yo soy Yahvé, tu Dios, que te ha sacado de la tierra de Egipto, de la casa de la servidumbre.

No tendrás otro Dios que a mí. No te harás esculturas ni imagen alguna de lo que hay en lo alto de los cielos, ni de lo que hay abajo sobre la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. NO TE POSTRARÁS ANTE ELLAS y no las servirás, porque yo soy Yahvé, tu Dios, un Dios celoso, que castiga ...y hago misericordia hasta mil generaciones de los que me aman y guardan mis mandamientos."