domingo, mayo 22, 2011

¿Hay salvación fuera de la Iglesia Católica?




Sin dudas que la doctrina católica; -Fuera de la Iglesia no hay salvación- es causa de gran encono entre los no-católicos, pues les parece una doctrina soberbia anti-bíblica, ya que es terriblemente mal interpretada por los protestantes. Irónicamente, muchos protestantes tienen su propia versión de "Fuera de la Iglesia no hay salvación". Ellos creen que a menos que uno persona acepta a Cristo como Señor y Salvador personal, él o ella será destinado/a al infierno.

Si uno teclea en el buscador la frase: “Fuera de la Iglesia no hay salvación” seguramente encontrara varias opciones católicas y algunas apologías protestante sobre esta doctrina, tratando de desmentirla y tacharla como no-cristiana. El siguiente escrito es uno de ellos (Posiblemente de; Chik pulications).

El catolicismo romano enseña que la salvación se obtiene solamente por medio de la Iglesia Católica: El decreto sobre Ecumenismo del Concilio Vaticano II explicita:
'Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es auxilio general de salvación, puede alcanzarse la plenitud total de los medios de salvación'" (p. 239, #816).

Desde que este autor no-católico comienza su critica contra esta doctrina, omite algunos puntos clave para poder entender esta doctrina, sugeridos ya en esta misma cita del catecismo católico.

1. Dogmatiza de entrada que la Iglesia Católica es una institución independiente de Cristo, ignorando que el catecismo señala que es la; “Iglesia católica de Cristo”, y no una comunidad separada.

2. Otro punto ignorado en este numeral es que aunque la plenitud total de los medios de salvación se encuentran en la Iglesia Católica, existen en muchas comunidades protestantes, medios que producen la vida de la gracia, obviamente ordenada a la plenitud del único cuerpo de Cristo, la Iglesia Católica.

Para ampliar el contexto, leamos lo que nos dice la Iglesia sobre este punto.

"Los hermanos separados practican no pocos actos de culto de la religión cristiana, los cuales, de varias formas, según la diversa condición de cada Iglesia o comunidad, pueden, sin duda alguna, producir la vida de la gracia, y hay que confesar que son aptos para dejar abierto el acceso a la comunión de la salvación.

Por consiguiente, aunque creamos que las Iglesias y comunidades separadas tienen sus defectos, no están desprovistas de sentido y de valor en el misterio de la salvación, porque el Espíritu de Cristo no ha rehusado servirse de ellas como medios de salvación, cuya virtud deriva de la misma plenitud de la gracia y de la verdad que se confió a la Iglesia.

Los hermanos separados, sin embargo, ya particularmente, ya sus comunidades y sus iglesias, no gozan de aquella unidad que Cristo quiso dar a los que regenero y vivifico en un cuerpo y en una vida nueva y que manifiestan la Sagrada Escritura y la Tradición venerable de la Iglesia. Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es auxilio general de la salvación, puede conseguirse la plenitud total de los medios salvíficos. Creemos que el Señor entrego todos los bienes de la Nueva Alianza a un solo colegio apostólico, a saber, el que preside Pedro, para constituir un solo Cuerpo de Cristo en la tierra, al que tienen que incorporarse totalmente todos los que de alguna manera pertenecen ya al Pueblo de Dios. Pueblo que durante su peregrinación por la tierra, aunque permanezca sujeto al pecado, crece en Cristo y es conducido suavemente por Dios, según sus inescrutables designios, hasta que arribe gozoso a la total plenitud de la gloria eterna en la Jerusalén celestial." (Unitatis Redintegratio 3)

La fuente oficial de la doctrina católica afirma categóricamente que la salvación no se obtiene sino por medio de la Iglesia Católica Romana. Posiblemente usted diga: "¡La Iglesia Católica ya no cree eso!" Sin embargo, la posición del Catecismo es inequívoca:
"... toda salvación viene de Cristo-Cabeza por la Iglesia que es su Cuerpo: El santo Sínodo... basado en la Sagrada Escritura y en la Tradición, enseña que esta Iglesia peregrina es necesaria para la salvación. Cristo, en efecto, es el único Mediador y camino de salvación que se nos hace presente en su Cuerpo, en la Iglesia... Por eso, no podrían salvarse los que, sabiendo que Dios fundó, por medio de Jesucristo, la Iglesia católica como necesaria para la salvación, sin embargo, no hubiesen querido entrar o perseverar en ella" (p. 249, #846).

A pesar de que las citas anteriores son claras y entendibles, este autor continua ignorando parte importante de esta misma cita, que si hubiera dejado aun lado su antagonismo contra la Iglesia y contra esta doctrina, se habría percatado de que la afirmación de que -no hay salvación fuera de la Iglesia-, (no se refiere a los que, sin culpa suya no conocen a Cristo y a la Iglesia por El fundada).

Cito de nuevo al Magisterio:

“Por eso, no podrían salvarse los que, sabiendo que Dios fundó, por medio de Jesucristo, la Iglesia católica como necesaria para la salvación, sin embargo, no hubiesen querido entrar o perseverar en ella" (CIC 249; 846).

“Pues los que inculpablemente desconocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, y buscan con sinceridad a Dios, y se esfuerzan bajo el influjo de la gracia en cumplir con las obras de su voluntad, conocida por el dictamen de la conciencia, pueden conseguir la salvación eterna.

La divina Providencia no niega los auxilios necesarios para la salvación a los que sin culpa por su parte no llegaron todavía a un claro conocimiento de Dios y, sin embargo, se esfuerzan, ayudados por la gracia divina, en conseguir una vida recta. (Lumen Gentium 16).

Esto es lo que se conoce como -ignorancia invencible-. La ignorancia de una persona puede ser vencible o invencible.


Paso a ampliar.

a) Ignorancia vencible: es aquella que se podría y debería superar, si se pusiera un esfuerzo razonable (por ejemplo, consultando, estudiando, reflexionando, etc.). Se subdivide en:

- Simplemente vencible: si se puso algún esfuerzo para vencerla, pero insuficiente e incompleto.

- Crasa o supina: si no se hizo nada o casi nada por salir de ella y, por tanto, nace de un grave descuido en aprender las principales verdades, o los deberes propios del estado y oficio.



- Afectada: cuando no se quiere hacer nada para superarla con objeto de obrar con mayor libertad; es, pues, una ignorancia plenamente voluntaria.

b) Ignorancia invencible: es aquella que no puede ser superada por el sujeto que la padece, ya sea porque de ninguna manera la advierte (por ejemplo, las culturas indígenas por motivos lingüísticos), o bien porque ha intentado en vano salir de ella (preguntando o estudiando).


Continua el autor:

Si esas palabras aún no parecen claras, veamos otras citas:
"En la Iglesia es en donde está depositada 'la plenitud total de los medios de salvación'. Es en ella donde 'conseguimos la santidad por la gracia de Dios'" (p. 242, #824).
"En ella subsiste la plenitud del Cuerpo de Cristo unido a su Cabeza, lo que implica que ella recibe de El 'la plenitud de los medios de salvación'" (p. 244, #830).

En realidad el aforismo: (extra ecclesiam nulla salus) “fuera de la Iglesia no hay salvación”, fue enseñada por nuestro Señor Jesucristo y los apóstoles, y esta en acorde con estas dos citas del Catecismo.

En la Biblia leemos:

Juan 10:1,9 "En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños." Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no comprendieron lo que les hablaba. Entonces Jesús les dijo de nuevo: "En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido delante de mí son ladrones y salteadores; pero las ovejas no les escucharon. Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto.

Lc 10, 16: Quien a vosotros escucha (La Iglesia), a mi me escucha (Cristo); y quien a vosotros desprecia (La Iglesia), a mí me desprecia (Cristo); pero quien me desprecia a mí, desprecia a aquel que me envió

Mat 18:17 "Y si rehúsa escucharlos, dilo a la iglesia; y si también rehúsa escuchar a la iglesia, sea para ti como el Gentil (el pagano) y el recaudador de impuestos.

Jn 15:4 pero permanezcan en mí como yo permanezco en ustedes. Una rama no puede producir fruto por sí misma si no permanece unida a la vid; tampoco ustedes pueden producir fruto si no permanecen en mí. Yo soy la vid y ustedes las ramas. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, pero sin mí no pueden hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran y se seca; como a las ramas, que las amontonan, se echan al fuego y se queman.

Tito 3:10,11 Reprende al que deforma el mensaje. Después de dos advertencias romperás con él, sabiendo que es un descarriado y culpable que se condena a sí mismo.

Hebreos 2:3 ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, después que fue anunciada primeramente por medio del Señor, nos fue confirmada por los que la oyeron.

Efesios 5:29 Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia;

Dos hechos críticos resaltan cuando consultamos la Palabra de Dios acerca de este tema:
1. La Biblia jamás indica —ni siquiera remotamente— que la salvación se debe obtener por medio de una iglesia.

Sin embargo:

Hechos 2:47 alabando a Dios y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

2. Literalmente cientos de versículos proclaman que la salvación es un don gratuito de Dios que está al alcance de todos, pero sólo por medio de Jesucristo:
"Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro". Romanos 6:23

Esto lo tiene muy bien contemplado esta doctrina, es decir, que la salvación viene por medio de Cristo. Mas esto no quita esta plenitud de salvación no sea dada a los hombres por medio de la Iglesia "... toda salvación viene de Cristo-Cabeza por la Iglesia que es su Cuerpo (CIC 249; 846). Por eso, aquí no esta en debate cuantas citas bíblicas hablan que la salvación viene de Cristo de modo explicito, sino el medio oficial por el cual esa salvación puede ser accesible a todos los hombres.

Ningún otro nombre (o grupo) puede ofrecer salvación, excepto Jesucristo:
"Y en ningún otro hay salvación (excepto en Jesucristo); porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos". Hechos 4:12

Aquí se continua con el mismo error del principio, se ignora que Cristo y la Iglesia son una sola Cosa, y es por medio de Esta por la que Cristo opera.

Col 1:18 “El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia…”

Romanos 12:4,5 Miren cuántas partes tiene nuestro cuerpo, y es uno, aunque las distintas partes no desempeñan la misma función. Así también nosotros formamos un solo cuerpo en Cristo. Dependemos unos de otros.

1ª Corintio 12:12-15 Las partes del cuerpo son muchas, pero el cuerpo es uno; por muchas que sean las partes, todas forman un solo cuerpo. Así también Cristo. Hemos sido bautizados en el único Espíritu para que formáramos un solo cuerpo, ya fuéramos judíos o griegos, esclavos o libres. Y todos hemos bebido del único Espíritu. Un solo miembro no basta para formar un cuerpo, sino que hacen falta muchos.

1ª Corintios 12:18,21 Dios ha dispuesto los diversos miembros colocando cada uno en el cuerpo como ha querido. Si todos fueran el mismo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero hay muchos miembros, y un solo cuerpo. El ojo no puede decir a la mano: "No te necesito". Ni tampoco la cabeza decir a los pies: "No los necesito".

Por eso, donde hay salvación allí está Cristo; y donde está Cristo, está la Iglesia Católica. Por consiguiente, donde no hay salvación, allí no está la Iglesia Católica. Luego podemos decir, que fuera de la Iglesia no hay salvación porque no esta Cristo Jesús. Y todos los que se salvan, se salvan por medio de Cristo en la Iglesia. Como diría San Ignacio de Antioquia hace diecinueve siglos: “ Allí donde esta Cristo Jesús, esta la Iglesia Católica” (Esmirnas 8,2).

Cuando Cristo murió en la cruz, El pagó el precio completo por los pecados de la humanidad, e hizo posible que cualquiera pudiera ir directamente a El para obtener salvación. Jesús mismo lo dijo:
"El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él". Juan 3:36.
Cierto que Cristo nuestro Señor pago el precio completo por toda la humanidad, sin embargo requería de la Iglesia para poder así perpetuar por las edades venideras ese mensaje, y esa salvación, ya que la fe viene de la predicación según, (Rom 10:17). Y es lógico que tiene que existir quien predique, sino las naciones no podrían conocer ese Evangelio de Cristo.

Jesús también predicó:
"El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida". Juan 5:24
Una y otra vez Jesucristo proclamó esta bendita verdad:
"El que cree en mí, tiene vida eterna". Juan 6:47 (Lea también Juan 6:40; 3:16, 18, 36; 1:12).

Como mencionábamos anteriormente, el mensaje salvador de creer en Cristo lo comparte la Iglesia. Como lo menciona Pablo; ¿cómo van a invocarlo, si no creen en él?; ¿cómo van a creer, si no oyen hablar de él?; y ¿cómo van a oír sin alguien que proclame?; y ¿cómo van a proclamar si no los envían? Lo dice la Escritura: «¡Qué hermosos los pies de los que anuncian el Evangelio!»” (Rom 10, 14-15).

En Juan 20:31 descubrimos por qué se escribieron los evangelios:
"Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre". Juan 20:31.

Los Evangelios también nacieron en la comunidad eclesial y por mas que se intente con textos aislados de su contexto no se puede desprender la Iglesia de Ellos. En efecto ya que como nos señala la historia, fue esta misma Igelesia la que mas tarde confirmaría su inspiración, por lo tanto, no se pueden desprender lo uno de lo otro. ¿Quien los salvaguardo celosamente (a los evangelios)? ¿quien los copeo por siglos y siglos? ¿quien los definió como literatura inspirada?

Jesucristo nunca requirió el uso de una iglesia para proveer salvación.

¿Entonces porque escogió de entre sus discípulos a doce apóstoles (enviados) Lc 22: 30; Marcos 3:13?

¿Para que enviarlos a predicar; Mar 3:14?

¿Porque los doto de ciertos carismas especiales; Mar 3:15; Jn 20,23?

¿Porque los envió a educar en la fe y a bautizar; Mt 28:19 Mr 16:16?

Y luego tenemos las prefiguraciones neo-testamentarias de la Iglesia.

Como rebaño, encargado a ser cuidado por pastores auténticos:

1ª Pedro 5:2,4 Apacienten el rebaño de Dios cada cual en su lugar; cuídenlo no de mala gana, sino con gusto, a la manera de Dios; no piensen en ganancias, sino háganlo con entrega generosa;" no actúen como si pudieran disponer de los que están a su cargo, sino más bien traten de ser un modelo para su rebaño. Así, cuando aparezca el Jefe de los Pastores, recibirán en la Gloria una corona que no se marchita.

Fue prefigurada como un campo o arada de Dios.

1ª Corintios 3:9 Nosotros trabajamos con Dios y para él, y ustedes son el campo de Dios y la construcción de Dios.

Fue prefigurada también como una barca pesquera, donde la timonea el Papa, en representación de Pedro, donde Jesús navega también para salvar a todos los hombres representados en los peces.

Lucas 5:4,8 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: "Lleva la barca mar adentro y echen las redes para pescar. Simón respondió: "Maestro, por más que lo hicimos durante toda la noche, no pescamos nada; pero, si tú lo dices, echaré las redes. Así lo hicieron, y pescaron tal cantidad de peces, que las redes casi se rompían. Entonces hicieron señas a sus compañeros que estaban en la otra barca para que vinieran a ayudarles. Vinieron y llenaron tanto las dos barcas, que por poco se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrodilló ante Jesús, diciendo: "Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador.

Este don gratuito está al alcance de todo aquel que crea en El:
"De éste (Jesús) dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre". Hechos 10:43.

Muy bien dicho; es un don gratuito pero; “para todo aquel que cree en el”, es decir, a sus discípulos, (la Iglesia). ¿Pero el apostata? ¿El disidente? Por eso el apóstol Juan escribiera;

2ª Jn 1:9 Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza (doctrina) de Cristo, no tiene a Dios. El que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo.

De acuerdo a la Biblia, la redención se encuentra en Cristo, no en una iglesia:
"Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús". Romanos 3:24
Y estamos de acuerdo, nadie esta diciendo que la redención se encuentre en la Iglesia, sino que para poder ser participes de los frutos eternos de la redención, Jesús fundo la Iglesia.

Heb 2:3 ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, después que fue anunciada primeramente por medio del Señor, nos fue confirmada por los que la oyeron.

Sólo Cristo puede ofrecer el regalo de la vida eterna, porque El voluntariamente derramó su sangre por nosotros:
"En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia". Efesios 1:7

Eso no pone en la banca a la Iglesia como ya dijimos sobre textos como estos. De hecho el apóstol Pablo afirma que Cristo no es salvador de personas individualmente aisladas, sino de la iglesia en conjunto, cuando dice: “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de -la iglesia- (i.e., asamblea o reunión de ciudadanos congregados en razón de una convocatoria), la cual es su cuerpo, y él es su Salvador” (Efesios 5:23).

Si Cristo es “cabeza de la iglesia”, no lo es de las personas individualistas que rechazan la comunión con el cuerpo. Así que, Jesús es el salvador de la iglesia, la cual también se la llama: “El cuerpo de Cristo” del cual todos los salvos somos parte. Así lo dice Pablo con estas palabras: “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.” (1 Corintios 12:27).

Nuevamente, el único requisito para obtener la salvación es fe en Jesucristo:
"Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree". Romanos 1:16.

Pablo aquí no dice que el único requisito para la salvación es la fe, únicamente su Evangelio, que es fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree, mas no menciona siquiera a los cristianos aquí (aunque no sea imposible esta interpretación), el explicita que su mensaje aquí es para el judío primeramente y también para el gentil (el griego).

Mientras Jesucristo estaba clavado en la cruz, nos mostró que la salvación es por medio de El, no por medio de la iglesia. El ladrón crucificado al lado de Jesús clamó:
"Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino". Lucas 23:42
Cuando ese pecador que estaba a punto de morir exclamó esas palabras de fe, Jesús le respondió diciendo:
"Hoy estarás conmigo en el paraíso". Lucas 23:43.

Obviamente Cristo salvo al ladrón de la Cruz de una forma particular, pero también esto no dice nada acerca de que si fuera de la Iglesia no hay salvación, fue una manera peculiar de introducir a esta persona a la Iglesia purgante o triunfante por su bautismo de sangre, (martirio). Pero no todos estamos en la misma circunstancia del ladrón mientras caminemos por el mundo. Como diría San Agustín; “la Iglesia va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios” (Ciudad de Dios. XVIII, 52,2 ; PL 41,614). Para ello Cristo proveyó a la Iglesia otros medios para que los hombres pudieran salvarse, sacramentos como el bautismo de agua; Mar 16:16; Hch 2:38 1ª Pedro 3:21.

La iglesia no salva... Cristo salva:
"Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él". Juan 3:17
"Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira". Romanos 5:9.
¿Habría declarado Pedro las siguientes palabras en las Sagradas Escrituras?
"Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos". Hechos 15:11

Aquí tenemos de nuevo este yerro protestante (La iglesia no salva... Cristo salva). Cristo salva, y la Iglesia es el instrumento por el cual salva, este es el “quid” del asunto. Sabemos que Cristo salva, pero debemos preguntarnos; ¿como salva Cristo? La Iglesia católica enseña desde hace dos mil años que hay que permanecer dentro de la fe Católica y practicarla para salvarnos, no nada mas llevar el nombre de católicos.

Si la salvación fuera solamente por medio de la Iglesia Católica, ¿nos habría engañado Dios en su Palabra intencionalmente, sabiendo que nuestro destino eterno estaba en juego?

De ninguna manera Dios se atrevería a hacer eso, es decir, “engañarnos intencionadamente sabiendo que nuestro destino eterno estaba en juego” porque no es la forma como Dios obra. Sin embargo puesto que Cristo dio únicamente a la Iglesia Católica la plenitud de los medio de salvación es indispensable su pertenencia. Como lo expresara entonces el cardenal Ratzinger ahora Papa;

“Pero este camino tiene de antemano un radio doble: alcanza "al mundo", "a los muchos" (es decir, a todos); pero al mismo tiempo se dice que su lugar propio es la Iglesia…” “…Por ahí se ve que Dios puede escoger a los hombres de dos maneras: directamente o a través de su aparente reprobación. Dicho más claramente: se comprueba que Dios divide ciertamente la humanidad entre los «pocos» y los «muchos», división que retorna constantemente en la Escritura: «Estrecho es el camino que conduce a la vida, y pocos son los que lo encuentran» (Mt 7,14); «los trabajadores son pocos~ (Mt 9,37); «pocos son los escogidos» (Mt 22,14); "no temas, rebaño pequeñito" (Lc 12,32); Jesús da su vida en rescate por "los muchos" (Mc 10,45); la antítesis de judíos y gentiles, de Iglesia y no Iglesia repite esta división en pocos y muchos.

Pero Dios no divide a la humanidad en pocos y muchos para arrojar a éstos en la fosa de la perdición y salvar a aquéllos, ni tampoco para salvar a los muchos fácilmente y a los pocos con muchos requisitos, sino que utiliza a los pocos casi como el punto de apoyo de Arquímedes con el que puede sacar de quicio a los muchos, como palanca con que atraerlos a sí. Todos tienen su puesto en el camino do la salvación que es diverso sin perder su unidad.” (El nuevo Pueblo de Dios Herder 101 Barcelona España 1972.Pág. 118)

La Biblia nos dice que Dios nos legó una revelación natural, presente en todo lo creado, quienes se ajusten podrían tener acceso a la misericordia de Dios y en consecuencia a su intimidad. (Salmo 19:1 Rom 1:20). El apóstol Pablo nos dice sobre los no creyentes.

Romanos 2:14-15 “Cuando los paganos, que no tienen ley, cumplen naturalmente lo que manda la Ley, están escribiendo ellos mismos esa ley que no tienen, y así demuestran que las exigencias de la Ley están grabadas en sus corazones. Serán juzgados por su propia conciencia, y los acusará o los aprobará su propia razón…”

Sin embargo dejemos claro esto no es otra alternativa, u otro camino a parte de la Iglesia, sino que aquel que se salve por estos medios misteriosos se salva por la Iglesia. Las personas que no conocen formalmente a Cristo y a su Iglesia (Su cuerpo su instrumento), se encuentra en la situación del niño que no sabe a quién debe la vida.

Conclusión
La Palabra de Dios declara que la salvación se obtiene por medio de la fe en la sangre de Jesucristo que fue derramada por nosotros,

Pero esa fe debe estar bien fundamentada en una vida de santidad y abandono en la voluntad divina, y no solamente una percepción subjetiva que ya somos salvos. Y como ya mencionamos, esto no suprime, separa, o anula a la Iglesia.

“mientras que el Catecismo afirma que la salvación se obtiene sólo por medio de la Iglesia Católica.”

Como ya manifestábamos mas arriba citando al cardenal Jose Ratzinger, hay dos dimensiones distintas respecto a la redención de Jesucristo.

1. Redención objetiva: es lo que Jesucristo ha realizada una vez por todos con su vida, muerte, resurrección, y Ascensión:

2. Redención subjetiva: los beneficios que se obtienen de la Redención universal pero que tiene que ser aplicado sin cesar a los miembros de Cristo a lo largo de sus vidas.

Aquí es donde entra la Iglesia ministrando los sacramentos y su enseñanza y nuestros propios méritos y obras para alcanzar por fin la salvación.

Filipenses 2:12-14 Por tanto, amadísimos míos, que siempre me han escuchado, sigan procurando su salvación con temor y temblor; y si lo hicieron cuando me tenían presente, háganlo más todavía cuando estoy lejos. Pues Dios es el que produce en ustedes tanto el querer como el actuar para agradarle.

Usted debe decidir en cuál creerá —¿en la tradición de hombres o en la Palabra de Dios? Usted no puede decir que cree en "ambas", porque cada una dice que la otra está equivocada:
"Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él". 1 Juan 4:9

En efecto, debemos tener cuidado con estas “tradiciones de hombres” sin lugar a dudas, pero ya vimos que esta doctrina no es ninguna “tradición de hombres”. Por el contrario pienso que enseñar que uno puede entrar al cielo perteneciendo a cualquier redil es favorecer el relativismo, subjetivismo y el pluralismo o divisionismo religioso condenado por Cristo y los apóstoles.

Recuerde, algún día usted estará delante de Dios y tendrá que explicarle el porqué de la decisión que tomó. ¿Está dispuesto a arriesgarse rechazando la Palabra de Dios para seguir las tradiciones de hombres?
"Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres". Marcos 7:8

Bien, pues primero se habría que demostrar que esta doctrina es una tradición de hombres, y luego ya se podría usar este texto de Marcos contra nosotros lo católicos y contra la enseñanza de la Iglesia.

Sin embargo, los que creemos en esta doctrina de ningún modo rechazamos la palabra de Dios, y no arriesgamos nada, estamos seguros porque la Biblia así lo enseña. ¿En que consiste el Cuerpo Místico de Cristo según los protestantes? ¿No es acaso el cuerpo invisible compuesto de multitud de creyentes alineados en la misma fe en Cristo? ¿acaso este concepto clásico protestante no favorece la doctrina católica de fuera de la Iglesia no hay salvación? Sin embargo Cristo fue mas allá en enseñar también la visibilidad salvadora de la Iglesia universal.

Marcos 4:30,32 Jesús les dijo también: "¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Con qué comparación lo podríamos expresar?" Es semejante a una semilla de mostaza; al sembrarla, es la más pequeña de todas las semillas que se echan en la tierra, pero una vez sembrada, crece y se hace más grande que todas las plantas del huerto y sus ramas se hacen tan grandes que los pájaros del cielo buscan refugio bajo su sombra.

Juan 10:16 Tengo otras ovejas que no son de este corral. A esas también las llevaré; escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño con un solo pastor.

Mateo 12:30 El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.


Para finalizar.

Que pasaría si le preguntásemos a los no-católicos que se ponen histéricos con doctrinas católicas como esta de; -Fuera de la Iglesia no hay salvación-, que responderían si les preguntáramos; ¿Son salvos los católicos? Pues con saber que algunos fundamentalistas protestantes no nos consideran ni siquiera cristianos con seguridad responderían con confianza; “No, los catos no son salvos, porque tienen un sin fin de practicas idolátricas. Si quieres encontrar la salvación entrega tu vida a Cristo luego ven y únetenos” ¿Ahora, por qué ir contra la Iglesia Católica sobre esta enseñanza si usted cree básicamente en el mismo o algo muy parecido?

Una salida protestante a esto es afirmar que la verdadera Iglesia está compuesta de los salvos - aquellos que creen en Cristo-. Ellos niegan que la verdadera Iglesia se compone de una denominación u organización, sin embargo a menudo no consideran a los católicos ser parte de esta Iglesia verdadera. Por lo tanto yo creo que la versión protestante de –Fuera de la Iglesia no hay salvación- es más dura, implacable y despiadada que la versión Católica.

Dios te bendiga.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.