miércoles, marzo 30, 2011

Algunos puntos sobre lógica y apologética.



Hoy día existe un malentendido entre un gran numero del laicado y lideres pastorales católicos en cuanto a que si la apologética es algo necesario en la Iglesia. Algunos suponen que no hace falte dar sólidas razones o pruebas de nuestra fe en el ejercicio de llevar el mensaje evangélico a los incrédulos, y se tiene la idea de que la apologética en realidad es poco efectiva.

La realidad es que por un lado, necesitamos la apologética para evangelizar eficazmente, y por otro lado, nos permite crecer intelectualmente sobre nuestra fe para luego amarla, respetarla, compartirla y defenderla. Es una mentira del enemigo que no es necesario tratar de crecer intelectualmente para profundizar nuestra relación con Dios y evangelizar hoy día.


Jesús nuestro Señor fue un gran defensor (apologista), quien desafío la incredulidad de su tiempo, expuso los errores de los fariseos y saduceos, y defendía constantemente el mensaje del evangelio. En consecuencia, todo el que se diga discípulo de Cristo; -cristiano,- debe imitar a su Maestro en este sentido. Por ejemplo en (Mateo 22), Jesús se defendía contra las insidias de los fariseos:

“Los fariseos se movieron para ver juntos el modo de atrapar a Jesús en sus propias palabras. Le enviaron, pues, discípulos suyos junto con algunos partidarios de Herodes a decirle: "Maestro, sabemos que eres honrado y que enseñas con sinceridad el camino de Dios. No te preocupas por quién te escucha, ni te dejas influenciar por nadie. Danos, pues, tu parecer: ¿Está contra la Ley pagar el impuesto al César? ¿Debemos pagarlo o no?" Jesús se dio cuenta de sus malas intenciones y les contestó: "¡Hipócritas! ¿Por qué me ponen trampas?" Muéstrenme la moneda que se les cobra. Y ellos le mostraron un denario. Entonces Jesús preguntó: "¿De quién es esta cara y el nombre que lleva escrito?" Contestaron: "Del César. Jesús les replicó: "Devuelvan, pues, al César las cosas del César, y a Dios lo que corresponde a Dios. Con esta respuesta quedaron muy sorprendidos. Dejaron a Jesús y se marcharon.” (Mat 22:15-22).

Posteriormente, en el esfuerzo de propagar el evangelio, los apóstoles defendieron la fe verbalmente (Cf. Hechos 17; 19:8) y hasta con su propia sangre (Ver: Hechos 12:2). Luego los Padres Apostólicos y otros mártires del primer y segundo siglo defendieron y expusieron diversos aspectos y realidades de la doctrina cristiana contra las diversas herejías de su tiempo. Y gracias a ello, estos escritos han servido a muchos no-católicos en su camino de conversión hacia la Iglesia.


El arte de argumentar.

Cuando los apologistas dicen "argumentar," no se refieren a entrar en gritos y a darse de ‘catorrazos’ verbales con el otro. Entonces; ¿Qué significa para el cristiano argumentar?

Argumento.

(Del lat. argumentum).

1. m. Razonamiento que se emplea para probar o demostrar una proposición, o bien para convencer a alguien de aquello que se afirma o se niega.

Argüir.

(Del lat. arguĕre).

1. tr. Sacar en claro, deducir como consecuencia natural.
2. tr. Descubrir, probar, dejar ver con claridad las cosas que son indicio y como prueba de otras.
3. tr. Echar en cara, acusar.
4. tr. Aducir, alegar, dar argumentos a favor o en contra de alguien o algo. U. t. c. intr.
5. intr. Disputar impugnando la sentencia u opinión ajena. (Dic RAE).

En teoría, argumentar es; -Exponer el punto de vista propio para hacer que otro lo comparta-. Argumentar bien, significa; -expresar con claridad, coherencia, precisión y pertinencia las ideas para que los demás comprendan y acepten nuestra tesis-. Se aprende a argumentar bien ejercitando la lógica informal, el diálogo y el debate abierto. La argumentación, consta de tres momentos o etapas fundamentales:

1. Introducción o premisa mayor (idea que se pretende defender),
2. Tesis (el desarrollo o argumentación global),
3. y la conclusión, (en la que se confirma la tesis y la premisa inicial).


La argumentación se preocupa principalmente por llegar a conclusiones a través del razonamiento lógico basado en premisas. Son muchas afirmaciones o premisas para llegar a una sola afirmación o conclusión. Los argumentos pueden ser tanto:

• Racionales: Que se basan en ideas y verdades aceptadas por la sociedad,
• De hechos: se basan en pruebas históricas observables,
• De ejemplificación: aquellos que se basan en ejemplos concretos,
• De autoridad: están basados en la opinión de una persona reconocida y autoritaria. (Sin embargo no se argumenta bien por hacer muchas referencias a palabras prestigiosas, autores de moda, etc. De hecho se puede caer en un error lógico al creer que la gente de prestigio no se puede equivocar. Lo que cuenta es lo que se dice y las razones que lo avalan: la calidad y fortaleza de esas razones son responsabilidad exclusiva del que argumenta).


Con el fin de tener alguna posibilidad de lograr algo productivo y un entendido con un persona en un dialogo apologético, es necesario que se este discutiendo con alguien que sea razonable, de lo contrario el dialogo será infructuoso y tal vez inútil con una persona que es muy pertinaz e irracional, o de un espíritu rebelde y obstinado. Se ahorrará un dolor de cabeza si mejor encuentra a alguien más razonable.

No menos importante es asegúrese de que usted conoce a fondo lo que tiene la intención de discutir. Para tener éxito en cualquier actividad que requiera del buen uso del discurso o del debate, hay que leer mucho, comprender e interpretar los textos. Picasso decía que la inspiración existe pero tiene que pillarte trabajando. De manera semejante, la habilidad dialéctica, argumentativa, existe, pero tiene que pillarte preparado, es decir ser conocedor del fondo del asunto. No se puede argumentar bien jurídicamente sin un buen conocimiento del Derecho, de los materiales jurídicos, y de la teoría del Derecho.


Debido a que la apologética debe ser racional, es importante que el apologista a conocer mejor el cristianismo, así como argumentos opuestos. A fin de proporcionar sólidas razones para la esperanza de Cristo, tenemos la responsabilidad de entender lo que otros creen lo que no la caricatura de sus creencias o construir argumentos hombre de paja.

Mucha gente se preocupa en este momento, pensando en algo así como; "Bueno, pues yo supongo que no puedo hacer apologética, ya que yo no sé mucho, y simplemente no soy tan inteligente." Pero estar informado no significa que usted necesita tener un montón de datos sobre las religiones del mundo, o tener una memoria prodigiosa, o saber todas las respuestas. En primer lugar, significa escuchar a la otra persona y hacer preguntas para asegurarse de que comprende su posición y tratar de persuadir al otro por medio de razonamientos de fe una vez encontradas las respuestas correctas.


Otras consideraciones:

1. Cuando se argumenta con otro, uno puede tener la impresión de que los argumentos de la parte contraria funcionan como una muralla contra la que chocan una y otra vez nuestras razones. Por eso, una vez probada la solidez de esa defensa, lo más aconsejable es ver si uno puede tomar la fortaleza intentando otra vía. Esa maniobra debe hacerse sin desviar la cuestión. O sea, no se trata de disparar torcido, sino de disparar desde otro ángulo, cambiando la posición.

2. La argumentación no está reñida con el sentido del humor, pero sí con la perdida del sentido de la medida. Hay ocasiones en que no es apropiado hablar en broma (por ejemplo, del holocausto, del genocidio de un régimen militar...) y hay bromas y bromas. Para distinguir unas de otras, el mecanismo más simple y efectivo consiste en ponerse en el lugar del que tiene que soportar la broma.

Mantenga la calma, racional y razonable en cada momento.

Si usted puede sentir que su oponente es totalmente renuente a no entender su posición, termine el dialogo amablemente. Nuestro fin en todo caso es ganar almas para Cristo, y no el de imponer nuestra fe ganando argumentos. Por consecuente, si tu oponente nota en usted muestras estos signos de agitación, tendrá esto como un signo de debilidad en contra suya, y la conclusión de que él te tiene contra las cuerdas.

El respeto hacia los demás.

Nuestros argumentos como cristianos no solo deber ser racionales, claros y con conocimiento de causa, pero también los argumentos deben ser ejecutados con sensibilidad a los pensamientos y sentimientos de otras personas. Recuerde que la fe es una parte central de nuestra propia identidad, y el ser coherentes en la vida evangélica y testimonial, seremos coherentes en compartirla. La fe de uno y del otro es tan fundamental para la comprensión de una persona de sí mismo y cómo se relaciona con el mundo, un ataque a su fe puede ser visto como un ataque contra él. Así que si el cristiano sólo agrede verbalmente a una persona a causa de las creencias que él o ella tiene, entonces sus argumentos de convencimiento serán convertido en nada más que ruido, y habremos perdido un alma para Cristo y su Iglesia por nuestro mal carácter argumentativo. Recuerde, se nos manda a ser "astutos como serpientes, pero mansos como palomas."


Modelo argumentativo:

1. Definir el receptor a quien va dirigido el texto. (Si el dialogo es en un foro, o por correo electrónico).

No podemos usar los mismos argumentos si por ejemplo dialogamos con un mormón, un pentecostal, un testigo de Jehová, un sabatista, un musulmán, etc. Aunque hay algunos puntos que pudiéramos tratar abiertamente si son protestantes, (e.g., solo Biblia, solo fe), solo Biblia no seria conveniente tratar con un mormón o con un judío o musulmán u ortodoxo.

2. Comenzar afirmando una tesis.

Ejemplo: Usted podría decir: "Creo que la Luna fue alguna vez de una parte de la Tierra por las siguientes razones", (seguido de un breve resumen de por qué cree que eso). Trate de usar las instalaciones basadas en la evidencia, si es posible. Por ejemplo, "muestra los datos geológicos que las rocas de la Luna son muy similares a los encontrados en la historia primitiva de la Tierra".

3. Tener presente el fin, desenlace, conclusión o la finalidad a lo que querremos exponer en nuestra tesis.

Todo argumento que utilicemos deberá conducirnos hacia el fin del porque hemos expuesto nuestra tesis en primer lugar, esta seria la razón que tratamos de defender, el posicionamiento que tomamos en el tema a tratar.

Por ejemplo: En el tema de las drogas, la conclusión o tesis puede ser: “yo estoy a favor de ellas o en contra”. La conclusión por tanto, debe ser lo primero que pensemos a la hora de argumentar, ya que los argumentos y demás pasos deben ser coherentes con ésta ultima posición.

4. Las evidencias.

Dependiendo del tema o tesis, estas deberán tener como soporte de nuestros argumentos evidencias valida y correcta, y que dirijan el enfoque de nuestro interlocutor que nuestros argumentos tienen soporte autoritativo. Cualquier afirmación ha de estar sustentada por una serie de argumentos, por lo que habrá que buscar todos los argumentos posibles a favor de la tesis. Esto le da peso a nuestro argumento y garantiza que lo que estamos diciendo es así y no de otra forma.

5. El orden en el argumento.

El orden de los argumentos es un factor esencial. En beneficio del mismo, se evitarán las divagaciones, que podrían entorpecer la comprensión. Los argumentos más sólidos se deben incluir al final. Emplear la lengua de forma adecuada, concisa y clara, sin renunciar a la ayuda que pueden proporcionar los recursos literarios. Si la exposición es oral, conviene memorizar de modo general el texto para producir una buena impresión de seguridad en los oyentes.

6. Responder a las objeciones.

En la mayoría de los casos, su oponente responderá a su tesis, si no esta de acuerdo tratara de oponerse a una o varias de sus premisas, (esto debemos tenerlo presente siempre). Mas si usted esta lo suficientemente equiparado con información de antemano respecto a su posición, la mayoría de las objeciones ya deberían de ser familiares para usted.

7. Establecer el Onus probandi o carga de la prueba para determinar quien hizo la afirmación inicial y por consiguiente el responsable de proveer las evidencias por las que su posición merece ser aceptada.

8. Utilizar la lógica para mostrar tu oponente porque sus objeciones no funcionan.

Usted puede refutar las objeciones por dos rutas principales:

a) Mostrar que la evidencia no los admite,.

b) mostrar que la objeción es un error lógico no concluyente.


Estas dos rúbricas llevan al apologista a acercarse al argumento del oponente con un espíritu critico, escudriñando cada verso en la tesis del otro, separar la yerba del trigo, para seguir aquel consejo de Pablo Apóstol; “Examínenlo todo y quédense con lo bueno.” 1ª Tes 5:21. En palabras corrientes, identificar lo absurdo del argumento del otro. De lo anterior también concluimos que debemos evitar nosotros mismos caer en estos errores lógicos, esto hará que nuestra tesis sea mas hermética y difícil de refutar.

Imaginemos nuestro argumento como una casa, los cimientos serian nuestra primer premisa, nuestras evidencias y argumentos filosóficos serian nuestras paredes, nuestra conclusión seria el techo o tejado. Si nuestros y nuestras paredes no tienen la firmeza necesaria la conclusión o tejado no podrá ser sostenido y caerá.


Errores lógicos o falacias.

Una falacia es un razonamiento no válido o incorrecto pero con apariencia o barniz de razonamiento correcto. Es un razonamiento engañoso o erróneo (falaz), pero que pretende ser convincente o persuasivo. El término procede del latín fallatia, que significa engaño, y lo empleamos como sinónimo de sofisma, palabra que acuñaron los griegos para designar el argumento engañoso. Saber reconocer las falacias lógicas es de gran ayuda para no ser engañado.

Hay varios tipos de falacias las cuales se podrían ubicar en las siguientes dos categorías.

a) Las falacias lógicas, que están constituidas por los errores del pensamiento, y
b) Las falacias emocionales producidas por factores emotivos que influyen en el pensar. (Como las que usan algunas sectas para influir en el pensamiento de los nuevos adeptos –lavado de cerebro-)

Sin embargo, no es mi intención enumerar todas las falacias una por una, de hecho desconozco si en realidad existan todas las falacias debidamente catalogadas y ordenadas una por una, ya que son muchas. He aquí algunas de las mas comunes.


Conclusión arbitraria.

Este error lógico consiste en llegar apresuradamente a equis conclusión si aportar las evidencias suficientes. Muchos anti-católicos radicales incurren seguidamente en este error.

-El Papa es el hombre mas rico del mundo y tiene hasta papa-móvil.
-La Iglesia católica no puede ser la verdadera porque la fundo Constantino.
-Galileo murió quemado en la hoguera por la Iglesia Católica.
-El hecho guadalupano es un sincretismo pagano, etc…

Falacias que involucran silogismos estadísticos (Generalización excesiva).

Una generalización estadística es una afirmación que normalmente es cierta, pero no siempre. Las falacias que incluyen generalizaciones estadísticas suceden porque la generalización no es siempre verdadera. Así que, cuando un autor trata una generalización estadística como si siempre fuera real, el autor incurre en falacia. Por ejemplo culpar a la Iglesia Católica actual por la inquisición y cuestiones similares del pasado.

Ad ignorantiam. (Este error lógico apela a la ignorancia).

Premisa 1: Las ranas tienen pelo.
Premisa 2: Nunca he visto una rana.
Razonamiento. Como nunca he visto una rana, no sé que la primera premisa es mentira, así que...
Conclusión: Las ranas tienen pelo.

Ad hominem

En su sentido literal significa; argumento dirigido en contra del hombre. Este tipo de Falacia implica que el argumento esta dirigido a censurar a la persona y no se preocupa por realizar razones adecuadas en contra de una opinión contraria. Una falacia ad hominem tiene esta estructura:

La persona A hace afirma X.
La persona B hace un ataque a la persona A.
Por lo tanto la afirmación de A es falsa.

Ad verecundiam: (Esta falacia apela al prestigio).

Este tipo de falacia se basa en la creencia de que personas de prestigio no puede caer en el error.

Premisa 1: A, persona a la que se respeta mucho dice que el cielo es verde.
Conclusión: Como lo dice A, es cierto.

Otro ejemplo.

El genial William Jenkins, es reciente ganador del Premio Nobel en física. El ha afirmado categóricamente que el virus de la gripe será controlado esencialmente en todas sus formas para el año 2050. La opinión de un hombre tan grande no puede ser ignorada, por tanto es cierto.

Ad populum: (Esta falacia apela a las masas).

-Premisa 1: Mucha gente piensa que Titanic es una buena película.
Conclusión: Como lo dice tanta gente, es buena.

Ad baculum: (en latín, significa "argumento que apela al bastón"). Es una falacia que implica sostener la validez de un argumento basándose en la fuerza o en la amenaza del uso de la fuerza. Resumiendo podríamos decir que para esta falacia: “La fuerza hace el derecho o el mas fuerte manda”.

Premisa 1: El más fuerte dice que eso es azul.
Conclusión: Eso es azul.

Falacias Non-Sequitur. (El término non sequitur significa textualmente "no se sigue"). Este tipo de falacias están desconectadas de la premisa y la conclusión, pero a menudo pueden ser sutiles, por lo que debeemos estar atentos. Esto es ridículo, pero el fin es mostrar la estructura de esta falacia;

-El mundo fue creado en seis días. ¿Cómo puedo saber esto? ¡Pues mira a los alces y a los melocotones!


Existen otras falacias como;

Equivocando el fondo. (Estas falacias tienen en común el fallo general de no probar que la conclusión sea cierta).

Falacias de ambigüedad

Falacias Silogísticas

Falacias de explicación

He aquí dos enlaces de falacias, seguro tu podrías buscar mas en el buscador.

http://perso.wanadoo.es/usoderazonweb/html/conten/arca/dicci/dicci2.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Falacias


Uno debe tratar de identificar fallos en el argumento o razonamiento del oponente para poder atacar las razones o premisas del mismo y proveer contraejemplos, si es posible, para identificar falacias que muestren que una conclusión válida no puede ser derivada de las razones o argumentos que el oponente ha mostrado. Nosotros podemos ser mas hábiles aun en el acto de señalar al otro que ha incurrido en una falacia lógica. Y es que a nadie le gusta que le digan que sus razonamientos son falaces. Podemos sacar partido si en vez de decirle abiertamente sus fallos usar algunas técnicas que me encontré en el sitio mercaba.org.


1. No te pongas enfrente, ponte de su lado.

-"¡El Papa es muy rico y tiene hasta papa-móvil!"

¿Sabes? yo antes pensaba como tú, pero me puse a estudiar y encontré que nada en el Vaticano pertenece al Papa con excepción de sus libros y que bajo las órdenes del Papa existen más de cien organizaciones que se dedican a hacer el bien a los pobres y necesitados sin distinción de raza o religión. ¿Sabías tú eso?

2. No discutas ideas, baja a la práctica.

Da la impresión de que a usted le preocupan mucho los pobres. ¿Me puede decir cuánto y cuándo fue la última vez que dio limosna a un pobre? Ud, no da ni el diez por ciento a los pobres ¡¿Y quiere que el Papa venda el Vaticano y el papa-movil?!

3. Busca afirmar más que contradecir.

-"Los católicos no saben nada de Biblia, porque en realidad la Biblia dice que María tuvo mas hijos!"

¡Pro supuesto! y los sigue teniendo! Sin sonar imprudente, yo también soy hijo suyo, y tú también, aunque no lo reconozcas. Por que si Cristo es tu hermano según (Heb 2:11), su Madre es también madre suya en el espiritu.

4. Antes de jalar el anzuelo tenga paciencia y deje que muerdan la carnada.

-Cumplió Jesús los mandamientos, ¿sí o no? El dirá que sí.
-Cumplió Cristo el cuarto mandamiento, ¿sí o no? La respuesta será afirmativa.
-¿Me puedes decir cuál es el cuarto mandamiento?
-Honrarás a tu Padre y a tu Madre.
-¿Quién es el Padre de Jesús?
-Dios
-¿Quién es la madre de Jesús?
-María.
-Si Cristo honró a su Madre, ¿no debemos hacer nosotros lo mismo?

5. No busques vencer, sino convencer.

Jesús es una persona, la Biblia un libro. Si eres cristiano, obedeces a Cristo. El no quiere divisiones, sino la unidad: "Que todos sean uno como Tú, Padre, estás en mí y yo en Ti" (Juan 1,21-23). El no quiere que estemos divididos en multitud de iglesias. Jesucristo quiere darte vida eterna. Por eso dijo, "Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna" (Juan 6,54). Jesucristo quiere que obedezcamos a sus representantes: "Quien a vosotros oye a mi me oye" (Lucas 10,16). La historia dice que sus representantes siguieron propagando la fe en forma oral; (1ª Tes 2:13), si la fe era algo importante para salvar al creyente, lo lógico es que ese mensaje debió haberse mantenido libre de errores para los hombres de todas las generaciones venideras y hasta el fin del mundo, pues el Reino de Cristo que instauro con su muerte y resurrección duraría siempre (Lucas 1:33). Pregunta; ¿si la Iglesia Católica puede mostrar y rastrear su tradición eclesial hasta los apóstoles; ¿Porque no podría ser esta la salvaguarda de la verdadera fe? No valdría la pena invertir un poco de tiempo para hacer un análisis de las evidencias a favor del catolicismo en una actitud desprejuiciada?

Dios te bendiga.

No hay comentarios: