viernes, mayo 14, 2010

La Virginidad de Maria



¿En qué consiste el dogma de la Virginidad Perpetua?

Virgen antes del parto; Significa que María era Virgen al concebir a Nuestro Señor, ya que concibió en su seno sin concurso de varón o sin participación de José, sino por obra del Espíritu Santo, Lucas 1,34

Virgen en el parto; Esto quiere decir que María Santísima fue Virgen al dar a luz a Nuestro Señor, y que dio a luz sin perder su virginidad.

Virgen después del parto; Lo que se quiere decir con eso es que María permaneció Virgen después del nacimiento de Cristo y permaneció virgen durante toda su vida terrestre.


El triple sentido de la virginidad de María.

1) Virginidad de Mente; Que María Santísima tuvo siempre el propósito de mantenerse virgen.

2) Virginidad de los sentidos; Que María por una gracia especial fue libre da las concupiscencias del pecado original.

3) Virginidad del cuerpo; Significa que su integridad física jamás fue violada.


Profundización.

1- Virgen antes del parto.

Cristianos católicos y protestantes, estamos de acuerdo en este primer punto, ya que las referencias que nos dan Mateo 1:23; Lucas 1:27, sobre la virginidad de María antes del Parto son inequívocas. Además, la Septuaginta traduce positivamente la palabra “almah” como “parthenos” (virgen) en Isaías 7:14, y emplea el artículo determinado al hablar de ella “(la) virgen”. Algunos de los opositores modernos del Parto virginal apoyados en conceptos rabínicos, aducen que este texto de Isaias no se refiere al nacimiento de Jesús, y por consecuencia ni al Parto virginal de María, por un lado, porque la palabra “almah” puede ser una mujer joven (al margen de que esté casada o no), y porque los hebreos tenían otra palabra especifica para virgen, cual es (betulah), la cual no se emplea en Isaías 7:14, culpando a San Mateo el apropiarse de una palabra hebrea inexacta para destacar la virginidad de María, y que mas bien pudiera tratarse de el nacimiento de Ezequías, apelando (algunos) a La Biblia de Jerusalén en una nota, que dice: 

“según la interpretación de muchos exegetas, incluso católicos, la señal aquí propuesta es el próximo nacimiento del futuro rey Ezequías, hijo de Ajaz”.

Sin embargo leyendo la nota en la Nueva Biblia de Jerusalén revisada y aumentada, continua:

“Isaías descubrirá con mas precisión de la salvación triada por este [N]iño. Estas profecías son expresiones del mesianismo real, esbozadas ya por el profeta Natan 2 S 7, y que mas tarde reiteran Mi 4:14; Ez 34:23; Ag 2:23 ver Sal 2:45; 72; 110… De este modo la profecía de Emanuel rebasa su realización inmediata, y los evangelistas (Mt 1:23 citando a Isaías 7:14; Mt 4:15-16 citando a Isaías 8:23-91).


Por tanto, los que suponen que el niño misterioso (Emanuel) es sin mucha duda el hijo de Acaz, -Ezequías-, en cuanto que efectivamente iba a ser rey de Judá, son ideas exclusivistas que difícilmente se pueden concebir, ya que el profeta Isaías, hablando al rey, llama a la reina (doncella), cuando ya era (esposa legítima). Además, cuando Isaías profirió la profecía (hacia el año 734 a.C., con ocasión de la invasión siro-efraimita), Ezequías ya había nacido y tenía al menos nueve años, o dieciocho, según otro cómputo cronológico. Pero sobre todo, lo que hace imposible la identificación del Emmanuel con el Ezequías histórico es que las cualidades y prerrogativas que en el (v 9:5) se aplican al misterioso niño (Emmanuel) desbordan totalmente la personalidad histórica del piadoso Ezequías: ¿Cómo llamar “Admirable consejero, Dios fuerte.,” a un rey como Ezequías, que se mostró tan imprudente con ocasión de la embajada de Merodacbaladán y que lloró como un niño cuando Isaías le anunció la próxima muerte?

El lingüista Vine por otro lado sugiere que si Isaías hubiera empleado esta palabra “bethulah” sugerida por los modernistas, nos hubiera dejado en confusión, y no hubiéramos sabido qué era exactamente lo que tenía en mente. ¿Habría estado refiriéndose a una que era verdaderamente una virgen, o a una que estaba desposada, o a una que ya había conocido marido? A la luz de estas consideraciones, parece que la elección de la palabra “almah” fue deliberada. Parece que es la única palabra que significa una mujer soltera. Ninguna otra palabra hebrea disponible indicaría con claridad que aquella a la que Él designa no estaba casada. Ninguna de estas otras palabras hubiera indicado un nacimiento insólito. Solo “almah” pone en claro que la madre no estaba casada. Si ello no obstante, la madre es una mujer no casada, surge una cuestión. ¿Era el hijo ilegítimo, o no? Si el hijo fuera ilegítimo, ¿sería un nacimiento así una señal? Todo el contexto, en verdad todo el contexto bíblico, elimina esta posibilidad. Por otra parte, si la madre fuera una mujer honesta, entonces el nacimiento estaría fuera de lo ordinario, un nacimiento inusual. La madre es a la vez no casada y honesta. Cuando se comprende este hecho, se hace evidente que hay solo una mujer de la que se pueda afirmar esto: María, la madre del Señor.

Por otro lado se puede afirmar con seguridad que la palabra (almah) nunca se emplea de una mujer casada, y aunque “almah” no tiene el sentido específico de virgen desde el punto de vista lexicográfico, no obstante, examinando los diversos lugares de la Biblia en que se encuentra, parece insinuar cierta relación con la idea de virginidad y por otra parte en (14 casos específicos), designa ciertamente una mujer virgen, al menos en la estimación pública, es decir, una doncella que se supone virgen, mientras no se demuestre lo contrario.


2-.Virgen durante el parto.

El conflicto con la mayoría de protestantes que niegan el dogma de la virginidad perpetua de María, se hace mas evidente en esta segunda clausula, ya que para los racionalistas, fisiológicamente existen pocas posibilidades y evidencias de que María pudo haber permanecido virgen durante un Parto que por todo supondría ser un parto natural, y en este sentido, son limitadas las posibilidades de que una mujer de a luz a un hijo, y siga permaneciendo virgen.

En contraparte, el Magisterio de la Iglesia no solo afirma que María permaneció virgen durante el Parto, sino que el nacimiento de Cristo "lejos de disminuir consagró la integridad virginal de su Madre." Esta fraseología presupone un timbre escandaloso para la gran mayoría de fundamentalistas anti-marianistas que se oponen al dogma. Pero analizando las cosas con objetividad, la virginidad perpetua de María es lo mas plausible, pues no hay nada en la voluntad divina contrario a cicatrizar, menoscabar, corromper, contaminar, profanar, reducir, disminuir, acortar, perjudicar, dañar, deteriorar nada ni a nadie, se sigue que ni al seno de su Madre, se sigue que ni al Parto mismo.


La virginidad de María durante el Parto puede verse prometida como ya mencionábamos en el texto de Isaías 7:14, y cumplida en Mateo 1:22, en base a estos textos algunos teólogos católicos arguyen así: “El Emmanuel es Cristo. Es así que la madre del Emmanuel es preanunciada madre virginal. Luego la madre de Cristo es preanunciada madre virginal”. Interpretando el pasaje de Mat 1:22 tal cual, no solo alude a la virginidad posterior de María en las palabras; “et non cognoscebat eam donec’’ es decir; “sin que hubieran tenido relaciones” (v. 25), sino también a la virginidad después del Parto, ya que el texto mismo puntualiza; “…que la virgen (concebirá) y (dará a luz) un hijo”, llevando por la acción del verbo “concebirá” “τίκτω” a tiempo futuro la virginidad de María.

La Virginidad de María durante el Parto tenemos que contemplarla análoga a la Encarnación, es decir, como un hecho milagroso que trasciende la razón humana, pero no por ello menos real y verdadero. ¿Me puedes explicar fisiológicamente la Encarnación? Tampoco te puedo explicar fisiológicamente el Parto Virginal, entonces adéntranos en el campo de la fe y quizás nos pondremos de acuerdo. En efecto, la Encarnación nos supone un salto de fe aun mayor si considerando por ejemplo la constitución corpórea de Jesús, la cual no estaba sujeta de ningún modo a las leyes naturales. Su cuerpo por ejemplo (antes de la resurrección), tenia la capacidad sobre lo natural, como el de caminar por encima de las aguas y al mismo tiempo no hundirse (Mat 14:26).

La reacción lógica e inmediata para los asombrados apóstoles es que se tratase de un fantasma, (aunque en realidad no existan) ¿Por qué? porque estaban aprendiendo el camino de la fe ante que Jesús quería adentrarlos, por el cual entendemos los misterios de Dios, y en este caso el misterio del Parto Virginal de María. Juan Pablo II en su Encíclica Redemptoris Mater decía: “Sólo en el misterio de Cristo se esclarece plenamente su misterio.” [1] Por consiguiente mientras solo caminemos por vista y no por fe será difícil entender el misterio del Parto Virginal de María, y que una mujer como María, sea constituida a su vez en una Madre Virgen.

¿Y que hablar de la Transfiguración? la Biblia claro dice “se transfiguro” (Mc 9:2). Los sinónimos que acompañan esta palabra son transformar, alterar, modificar, mudar, cambiar, metamorfosear. La voz griega “metamorfóo” (μεταμορφόω) según los diccionarios de lingüística significa; cambiar en otra forma (meta, implicando cambio, y morfe, forma), Esto fue lo que pudo ocurrir en el Parto milagroso, cambiar “de otra forma” la persona del Verbo para no menoscabar el seno de Su Madre. La Escritura también nos narra que “…sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como no los puede blanquear lavandero sobre la tierra." (v.3) Con justa razón decía Pio X “..el alumbramiento del Señor fue semejante a "como un rayo de sol atraviesa el cristal sin romperlo ni mancharlo".[2] ¿Por qué negamos y limitamos el poder de Dios y que un fenómeno sobrenatural no se haya dado también el Parto?


3-Virgen después del parto.

La creencia en la virginidad post-parto de María habría de encontrar algunas dificultades principalmente por los judíos contemporáneos de nuestro Señor, y posteriormente por algunos herejes como Helvidius en el siglo cuarto, lo cual pone de manifiesto que la Virginidad perpetua de María nunca fue cuestionada por la Iglesia primitiva en los primeros tres siglos de la Iglesia, por lo tanto, al no haber evidencia histórica los que niegan la Virginidad de María después del parto, parten principalmente por el texto de (Mt 1:25), y los supuestos hermanos de Jesús mencionados en algunos lugares de el Nuevo Testamento.

En efecto, en el hecho histórico inmediato a la vida de la Sagrada Familia no hubo algún escritor contemporáneo como Flavio Josefo, o otros escritores un poco más tardíos como Tácito, Plinio el Joven, Suetonio que mencionaran a algún hermano carnales de Cristo, ni tampoco en los escritos de los primeros Padres. Giorgio Sernani señala; “Que aunque fueron los judíos de su tiempo los primeros en errar sobre la perfecta y perpetua Virginidad de María, que creyeron a Cristo hijo de San José (Cf. Mateo 13:55) esto no debería de extrañarnos porque no pudiendo revelarse todos y de una vez los Misterios de la Encarnación”. Y como dice el Beato Scoto; “prefirió el Señor que se dudase de su origen divino a que se echase mancha sobre la fama de su Madre” 


El II Concilio de Constantinopla introduce la referencia de la virginidad perpetua de María: “Tomó carne de la gloriosa Theotokos y siempre virgen María”. [3] El Papa Martín I convoca en concilio lateranense donde en el tercer canon del concilio se afirma en forma dogmática la perpetua virginidad de María: “Si alguno no confiesa, según los santos padres, que la santa y siempre virgen e inmaculada María sea en sentido propio y según verdad madre de Dios, en cuanto propiamente y verdaderamente ha concebido del Espíritu Santo, sin semen, y ha dado a luz, sin corrupción, permaneciendo aún después del parto su indisoluble virginidad, al mismo Dios Verbo, nacido del Padre antes de todos los siglos, sea anatema”.[4]

Durante los siguientes siglos no hubo personajes importantes que negara la virginidad de María, hasta el revuelo protestante de la era moderna que empezó mucho tiempo después de la reforma protestante del siglo XV, aunado a esto los mismo padres reformistas como Lutero, Calvino y Zuinglo nunca negaron la virginidad perpetua de María de los cuales no es por demás citar algunos de sus comentarios respecto a la virginidad de María;

"Cristo...fue el único Hijo de María, y la Virgen María no tuvo otros hijos aparte de Él, y permaneció virgen después de esto” [5]

"Es llamado el primogénito no por otra razón sino para que sepamos que él nació de la Virgen. En este texto se niega que José hubiera tenido concurso marital con María antes de nacer el niño; todo está limitado a este tiempo. Pero nada se dice de lo que sucedió después”. [6]

“Pero de ello dedujo ignorantemente Elvidio que María había tenido más hijos, porque alguna vez habla de “hermanos de Cristo” [7]

“Hay que considerar aquí el honor que el evangelista Lucas y también Mateo le tributan por su elevada pureza; ella es joven pura e intacta antes del parto, en el parto y después del parto, es decir, siempre. Entre los hombres es imposible que una madre sea al mismo tiempo virgen; para Dios todo es posible, porque todas las criaturas obedecen a su voz”. [8]


Objeciones/Respuesta, sobre la Virginidad perpetua de María.

Objeción: # 1

Mat 1:18 “El origen de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo”.

La expresión anterior (antes de empezar a estar juntos ellos), dicen los protestantes que significa que es una clara alusión de que posteriormente María y José después del nacimiento de Cristo tuvieron relaciones conyugales como una pareja judía normal. Pero esto no es así, sabemos que en el judaísmo la “ceremonia del Matrimonio” se consideraba celebrada entre los judíos cuando el novio llevaba a la novia a su casa, esto es lo que quiere decir “estar juntos” “María, estaba desposada con José” es decir legalmente casada pero (no vivían aun bajo un mismo techo) que era donde se consumaba el vinculo matrimonial, independientemente de si posteriormente la pareja tenia o no relaciones conyugales.

Por eso el ángel le dice a San José; Mat 1:20 “Mientras reflexionaba sobre esto, he aquí que se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, pues lo concebido en ella es obra del Espíritu Santo.” San Ambrosio decía; “No te inquiete el que la Escritura llame a María esposa. La celebración de las bodas no es una declaración de la pérdida de la virginidad, sino un testimonio del matrimonio (In Lúe). Y Orígenes “Desposada con José, pero no carnalmente unida. La Madre de éste fue Madre inmaculada, Madre incorrupta, Madre intacta. La Madre de éste, ¿de cuál éste? La Madre del Señor, Unigénito de Dios, del Rey universal, del Salvador y Redentor de todos.” (homilia inter collectas ex variis locis.)


Objeción: # 2

Mat 1,25 “Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito, y le puso por nombre Jesús.”

Quizás uno de los argumentos mas consistentes (…), y constantes de parte de los detractores de este dogma se encuentra en este texto de Mt 1:25, donde los adversarios de la Virginidad perpetua de María han visto en las palabras “…y no la conoció hasta que nació Jesús”, la evidencia que pudiera sugerir la negación de la Virginidad de María después del Parto. Aunque este texto ha sido ya refutado por los padres de la Iglesia, los modernistas se han extendido en el campo exegético para encontrar en las palabras “conoció”(gr. γινώσκω ginōskō) y “hasta que”, (gr. ἕως heōs) alguna evidencia que pudiera desbancar el dogma católico de la Virginidad perpetua de María como verdad de fe revelada por Dios.

El argumento se plantea diciendo que la palabras “conoció” (ginōskō) connota actividad sexual futura cuando se considera la palabra (heōs), “hasta que”. Además dicen algunos apologetas no católicos, de que si el Espíritu Santo hubiera querido transmitir el mensaje de que María mantuvo su virginidad a lo largo de toda su vida, bien pudo haber inspirado a San Mateo a escribir algo distinto, o haberle detenido antes de las palabras: "Hasta que dio a luz." Entonces esa oración nos habría enseñado que María fue una virgen perpetua leyendo así: "José... no la conoció" o como la (NVI) leería: "Pero él no se unió a ella." Y por tanto este verso según los no católicos establece, por deducción, que hubo un momento en el que José y María “tuvieron unión sexual” .


Pero la realidad más bien es cuestión de interpretación y de traductores, pues resulta imposible probar “por deducción lógica” que María y José incurrieron en relaciones sexuales, pues como vimos, la traducción Nueva versión Internacional (NIV) opta por traducir tal como interpretamos los católicos, que nunca paso nada, por lo tanto el Espíritu Santo si transmite el mensaje de la Virginidad perpetua de María cuando aceptamos que dichas palabras (ginōskō) y (heōs), solo indican un acto sexual que nunca se dio entre ambos en la concepción de Jesús. Consideremos algunas otras además de la (NVI) traducciones que así vierten esta misma idea;

Mat 1:25 Y hasta el momento en que ella dio a luz un hijo él no la había tocado, y él puso al niño el nombre de Jesús. (Serafín de Ausejo).

Mat 1:25 Y sin haber tenido relaciones, María dio a luz un hijo, al que él puso por nombre Jesús. (Biblia Martin Nieto).

Mat 1:25 Y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús. (Biblia de Jerusalén).

Mat 1:25 sin haber tenido relación con él, María dio a luz un hijo, y él le puso de nombre Jesús. (Luis Alonso Schokel).

Mat 1:25 Y, sin que la hubiera conocido, dio ella a luz un hijo; y le puso por nombre Jesús. (Sagrada Biblia Universidades de Navarra).

Mat 1:25 Pero no hicieron vida conyugal hasta que ella dio a luz a su hijo, al que José puso por nombre Jesús. (Dios habla hoy).

Mat 1,25 “y sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús”. (Biblia libro del pueblo de Dios).

Mat 1:25 “y la conservó virgen hasta que dio a luz un hijo; y le puso por nombre Jesús. (La Biblia de las Américas).

Mat 1:25 But he had (no union) with her until she gave birth to a son. And he gave him the name Jesus. (Nueva version internacional).

Mat 1:25 but kept her a virgin [la mantuvo virgen] until she (A) gave birth to a Son; and (B)he called His name Jesus.

Comentario de Pie de página 1. Matthew 1:25 Lit “and was not knowing her” [Y no la estaba conociendo]. (New American Standard Bible).

Mat 1:25 “but did not live with [pero no vivo con Ella] her until she had given birth to a son. The child's name he called Jesús.” (Weymouth New Testament).

El comentarista protestante Jamieson Fausset Brown comenta en Mat 1: 25; “Y no la conoció hasta que parió a su hijo primogénito: y llamó su nombre Jesús—La palabra “hasta” no necesariamente da a entender que vivieran en una relación distinta después (lo cual se hace evidente considerando el uso de la misma palabra en 1Sa_15:35; 2Sa_6:23; Mat_12:20); como tampoco la palabra “primogénito” decide la cuestión muy discutida de si María tuvo hijos de José después del nacimiento de Cristo; pues como Lightfoot lo dice: “La ley al hablar del primogénito no se interesaba en si alguno había nacido después, sino solamente en si alguno había nacido antes” (véase cap. 13:55, 56).

Y el estudio de la Biblia de Ginebra dice;

“…La palabra hasta que, en el idioma hebreo, nos da a entender que una cosa no sucederá en el futuro: como Michal no tuvo hijos hasta el día de su muerte, 2ª Sam 6:23. Y en el último capítulo de este evangelista: He aquí, yo estoy con vosotros “hasta” el fin del mundo.

Las notas de Wesley;

1:25 “…No puede deducirse por tanto, que la conoció más tarde: no más de lo que se puede deducir de esta expresión de 2ª de Samuel 6:23, 2Sa 6:23 Y Mical, hija de Saúl, no tuvo ya hijos hasta el día de su muerte, y que ella tuvo hijos después. Tampoco las palabras que siguen, el primer hijo nacido, alterar el caso. Porque hay abundancia de lugares, en donde se utiliza el término del primer nacido, aunque no hubiera niños posteriores. Lucas 2:7.

Por lo tanto, la objeción protestante en Mt 1:25 no resuelve nada, pues el consenso general interpretativo sobre dicho pasaje es abrumador favoreciendo la posición Católica, de que el texto solo habla de lo que nunca paso, es decir, que el nacimiento de Cristo fue sin la participación de José. Y que aunque los hermanos protestantes tuvieran el caso ganado con su interpretación, aun faltaría resolver el factor; ¿cuándo? San Jerónimo tratando la misma cuestión contra el hereje Helvidio, hace notar algo interesante;

“En suma, yo pregunto a Helvidio: ¿por qué José se abstuvo hasta el día del parto? Me responderá: porque había oído al ángel: "Lo que en ella ha nacido, de Espíritu Santo es". Luego el que tuvo fe tan grande en el sueño que no se atrevió a tocar a su mujer, ¿es creíble que después de haber oído a los pastores, y visto a los magos, y presenciando tantos milagros se atreviese a acercarse siquiera a la que era templo de Dios, morada del Espíritu Santo y Madre de su Señor?” [9]


Los datos recogidos por Mateo nos indican que Herodes mando matar a los niños menores de dos años; “Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.” (Mateo, 2. 16). Si el hecho fue así, Jesús tendría como mucho dos años al dictar Herodes la degollación de los santos inocentes. El regreso de la sagrada familia se calcula entre seis meses y un año que se verifica el regreso de Egipto (Mt 2, 19-21), para entonces podríamos conjeturar que Jesús tendría entre 3 a 4 años, tiempo suficiente para que José hubiera “conocido” a María, y hubiera tenido otro hijo tiempo promedio entre un segundo nacimiento, la respuesta de Mateo es lapidaria, no menciona ningún otro hijo; “Muerto Herodes, el ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo:"Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y vete a la tierra de Israel, pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño." Mat 2:19-20. Un estado de embarazo tampoco suena plausible en relación al largo viaje que habrían de emprender de regreso.

La Biblia nos narra que José era “justo”, en el pensamiento judío “justo” no es solo aquel que es sensible para las cosas de Dios, sino uno que conocía bien la “Tora”, en efecto justo “δικαιος” en griego tiene el sentido de persona observante de la ley, y entre esta observancia seguro que José se habrá cruzado en su lectura con el episodio de la zarza ardiente, cuando Moisés aturdido por la visión del fuego que no consumía aquellas ramas, oyó la siguiente consigna; "No te acerques aquí; quita las sandalias de tus pies, porque el lugar que pisas es suelo sagrado." Éxo 3:5. O el caso de Uza (2ª Samuel 6:6), que tan solo por tocar (accidentalmente) el Arca donde Dios permitía manifestar su presencia le costo la vida; Cuando se acercaban a la era de Nacón, los bueyes dieron un paso en falso. Uza quiso sujetar el Arca de Dios y le puso la mano. Entonces Yavé se enojó con Uza y Dios lo hirió allí mismo; murió al lado del Arca de Dios. (2ª Samuel 6:6,7). Esto no supondría para José hombre justo siquiera imaginar un acto sexual y así profanar aquel cuerpo virginal el cual viniese a manifestase el poder del Padre, la Sombra del Espíritu, y la cohabitación del Hijo?


Objeción # 3: Primogénito Versus Unigénito.

Lc 2,7 "Y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre."

Es muy común que los anti-marianos señalen este texto lucano para argumentar que la palabra (primogénito) indica claramente que Jesús tuvo más hermanos, pues primogénito se usa para designar el primero entre muchos hermanos, y por consiguiente, María no permaneció perpetuamente Virgen, ya que Lucas pudo haber usado (unigénito) para especificar que María solo tubo un solo hijo y no mas. Sin embargo tampoco por la palabra primogénito o primer nacido se deduce que Jesús tenía mas hermanos. Para ser mas parcial cito el diccionario de la Real academia para que nos de el significado moderno de primogénito;

primogénito, ta. (Del lat. primogenĭtus).

1. adj. Se dice del hijo que nace primero. U. t. c. s. (Real Academia Española © Todos los derechos reservados).

Lo que nos dice el diccionario de la Real Academia Española simplemente que el primogénito es un hijo que nace primero, con lo cual se prueba que no necesariamente existen mas hijos. Pongamos un ejemplo, si yo conociera a una mujer joven de nombre Rebeca, que acabase de tener a su primer hijo, y yo dijera; “Rebeca dio a luz a su primer hijo”, o “Rebeca dio a luz a su hijo primogénito”, ¿pruebo por default que Rebeca tendrá más hijos en el futuro? De ninguna manera, solamente puedo probar de acuerdo a las circunstancias que Rebeca dio a luz a su primer hijo nacido, a su primogénito, por lo tanto el que Lucas diga que María; “dio a luz a su hijo primogénito” no se sigue por default que dio a luz a un segundo, a uno tercero y a un cuarto.

Ahora bien, el hecho de que Lucas haya usado Primigenio en vez de Unigénito, prueba que Lucas no estaba pensando en hijos posteriores, pues aunque unigénito es lingüísticamente posible, en la Biblia, y en el contexto histórico, el uso de esta palabra para designar a un hijo único es inusual, solo ocurre unas cuantas veces para designar que es Hijo único del Padre, (cf. Jn 1:14; 18), pero también se usa la palabra Primogénito en relación al Padre; (cf. Hebreos 1:6), aunque sabemos que en efecto Jesús es Hijo único, el texto dice; “Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios. (Heb 1:6). Aquí notamos que para introducir al mundo a su Hijo se considero usar “Primogénito” en vez de “Unigénito” y encima rematando (Y otra vez), con lo cual podemos entender que el Primogénito ya había sido introducido al mundo una primera vez.


Por otro lado, el término Primogénito (prototókos) en griego bíblico, no supone otros hermanos menores, sino que subrayaba la dignidad de los derechos del niño, (Ex 13:2;12; 22:29; 34:19; Núm 3:12,13; 8:18), como alegaba San Jerónimo y Lightfoot; “La ley al hablar del primogénito no se interesaba en si alguno había nacido después, sino solamente en si alguno había nacido antes”. Y las notas de la Reina Valera; g 2.7 El primogénito tenía privilegios y deberes especiales. Cf. Gén_25:29-34; Éxo_13:2, Éxo_13:12, Éxo_13:15. Este título se aplica a Jesucristo, para expresar su supremacía universal, en Rom_8:29; Col_1:15; Heb_1:6; Apo_1:5.

Por lo tanto, la palabra Primogénito no exige necesariamente la interpretación de que hubo más hijos, ni se puede comprobar de ninguna manera que no fue perpetuamente Virgen usando esa palabra, y por tanto Lucas elige este título porque Jesús tenía los deberes y derechos del primogénito (Mic 2:23) y porque era el portador de las promesas, y que la primogenitura en Jesús es como lo dice Pablo; “…para que en todo tenga él la primacía” Col1:18.

El descubrimiento que se hizo en 1922 en Tell-el-Yehudieh (Egipto) es interesante. Se trata de una piedra mortuoria de cinco años antes de Cristo. La inscripción hace alusión a una mujer hebrea Arsinoe, a la que estaba dedicada: « En los dolores del parto de mi primogénito el destino me llevó al fin de mi vida». Parece lógico que si esta mujer judía murió dando la vida a su hijo primogénito, no tuvo otros; sin embargo a pesar de esta evidencia se habla del « primer nacido ».

Los testigos de Jehová usan este texto para decir que Jesús es el primer ser creado, pero de nuevo en el contexto bíblico la palabra “primogénito” tiene un sentido de culto o de preeminencia o de consagración y no un sentido matemático. “Conságrame el primogénito de todo vientre.” (Éx13:2). Col 1,18 también nos dice; “El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía.” Jesús no fue el primero que murió, el motivo de Su primogenitura por lo tanto es que tiene primacía sobre la creación es decir, privilegio, ventaja o preferencia.


Por lo tanto hemos demostrado que Primogénito;

a) Solo significa primer nacido y así se usa en Lucas 2,7 ya que ese era el motivo y no el de señalar hijos posteriores.

b) Primogénito también se usa en la Biblia especialmente en el Antiguo Testamento para designar el primero entre varios, pero en este sentido no se aplica a Jesús.

c) Primogénito tiene un sentido de consagración y en este sentido se aplica a Jesús.


Objeción # 4: ¿Evidencia en Salmo 69?

Salmo 69:8 “para mis hermanos soy un extranjero, un desconocido para los hijos de mi madre”.

Según los protestantes este Salmo es por excelencia 100% mesiánico, pero si queremos aceptar todo este Salmo como mesiánico nos enfrentamos con serios problemas, en el verso (3) por ejemplo del Salmo 69 dice; “Estoy exhausto de gritar.” o como ha optado en traducir la Reina Valera; “Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido” Salmo 69:3 (RV). Esto contradice una profecía Mesiánica verdadera que se encuentra en el libro de Isaías;”Fue oprimido, y él se humilló y no abrió la boca. Como un cordero al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco él abrió la boca. Isa 53:7. Y también con el verso (5), “Dios, tú conoces mi insensatez, y mis pecados no te son ocultos.” (RV). Si le atribuimos este verso a Jesús estaríamos deliberadamente afirmando que el peco contradiciendo 1ª Pedro 2:22 es y seria ir en contra de su propia naturaleza (Mateo 4:1; Hebreos 2:18, 4:15; Santiago 1:13). El Vs (69:7) dice; “Pues por ti sufro el insulto, y la vergüenza cubre mi semblante”. Este verso tiene un matiz de reproche hacia Dios Padre en contraposición de su unión filial perfecta, Padre/Hijo/Espíritu Santo.

Además, no existe ninguna referencia cruzada en el Nuevo Testamento citando el verso 8 del Salmo 69 que Jesús fuera “desconocido a los hijos de su madre.” Las referencias cruzadas de la RV citan textos paralelo del AT y no del NT en el vs 69.8; (i 69.8 Cf. Job_6:15; Job_19:13-19; Sal_38:11; Sal_41:9; Sal_88:8). Por otro lado el vs de el Salmo 69:8 es citado como referencia cruzada en (Rom 15:3) por la (RV) y no en el evangelio de San Juan, donde dice “…pues tampoco Cristo buscó su propio agrado, antes bien, como dice la Escritura: Los ultrajes de los que te ultrajaron cayeron sobre mi. (Rom 15:3).

Por tanto el vocablo hebreo “em” (Madre), no siempre tiene el significado de madre según la carne. El Diccionario Chávez hace notar;

“em” אֵם
1) Madre (Gén_2:24).
2) Abuela (1Re_15:10 RVA).
3) Antepasada: em kol jay = madre de todos los vivientes (Gén_3:20).
4) Protectora y guía (Jue_5:7).
5) Metaf.: la nación o la madre patria (Isa_50:1). — em ha-dérej = encrucijada (Eze_21:26/21). — Suf. אִמּוֹ, אִמָּה; Pl. אִמּוֹת; Suf. אִמֹּתָם.

Por eso Madre “em” también significa, nación o patria;

Isa 50:1 “Así habla Yavé: ¿Acaso despedí a su madre? [Patria o Nación] ¡Muéstrenme el certificado de divorcio!”

Isa 50:2 O bien, ¿a quién debo yo dinero, y a quién los he vendido? Por culpa de sus pecados fueron vendidos y por sus infidelidades me divorcié de su madre. [Patria o Nación]

Salmo 87:5 Mas de Sión se dirá: "Es la madre, porque en ella todos han nacido y quien la fundó es el Altísimo". [Patria o Nación]

Jer 50:12 Pero ahora ven a su madre humillada, la que los dio a luz ha sido humillada; ha pasado a ser la última de las naciones, un desierto seco y triste. [Patria o Nación].

Eze 19:10 Tu madre [Patria o Nación] era como una parra plantada a orilla del agua, una parra fértil y verde porque no le faltaba el agua. Produjo una rama tan grande como para hacer de ella un cetro de rey. Creció hasta las nubes (se admiraban de su altura y de su tupido follaje.)

Oseas 2:4 ¡Acusen a su madre, [Patria o Nación] acúsenla, porque ella ya no es mi esposa ni yo soy su marido! Que se limpie de la infidelidad grabada en su rostro y tire afuera la impureza que se apegó a sus pechos.


Objeción # 5: Los hermanos de Jesús

“…se objeta a veces que la Escritura menciona unos hermanos y hermanas de Jesús. La Iglesia siempre ha entendido estos pasajes como no referidos a otros hijos de la Virgen María; en efecto, Santiago y José "hermanos de Jesús" (Mt 13,55) son los hijos de una María discípula de Cristo que se designa de manera significativa como "la otra María" (Mt 28,1). Se trata de parientes próximos de Jesús, según una expresión conocida del Antiguo Testamento. [10]

En efecto, si consideramos los lugares donde supuestamente la Escritura menciona a los “hermanos de Jesús” (Cf. Mt 12: 46; 13:55; Mc 3:31; 6:3; Lc 8:19; Jn 2:12; 7:3-5; Hech 1:14; 1ª Cor 9:5). En todas ellas se usa la voz griega genérica de δελφός “adelfós” la cual abarca un abanico de excepciones ya que esta palabra también puede referirse a personas de la misma nacionalidad, parientes, primos, tíos, vecinos etc. Nos dice la referencia Strong al respecto: δελφός adelfós; de G1 (como partícula de conexión) y δελφύς delfús (vientre); hermano (lit. o fig.) cercano o remoto.

Analicemos los pasajes que se usan para decir que los supuestos hermanos de Jesús, eran hermanos de sangre;

Mat 13:55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?

La razón por la cual no podemos interpretar este pasaje solo literalmente y concluir que Santiago, José, Simón y Judas eran hermanos carnales de Jesús, es porque tenderíamos que admitir también que José esposo de María era padre biológico de Jesús ya que en el sentido literal se dice; “¿No es éste el hijo del carpintero?” Además, es inaudito que se mencionen estos supuestos hermanos y hermanas apenas por eventualidad, por tanto todo apunta a que se traten de parientes cercanos o primos, o hermanos de religión. Bíblicamente es fácil identificar a cada uno de estos personajes; Santiago, José, Simón y Judas como personas de padres y hermanos de sangre distintos. Santiago el mayor, hermano mayor de Juan el Apóstol hijo de Zebedeo su madre era Salome (Cf. Jn19:25 Salomé era prima hermana de la Santísima Virgen María, y Santiago el Mayor y Juan por lo tanto vendrían siendo primos hermanos de nuestro Señor; esto podría explicar el apostolado de los dos hermanos, la petición de Salomé y su propio reclamo para la primera posición en su Reino. Identifiquemos pues a estos supuestos hermanos;

Mat 4:21 “Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago [el mayor] el de Zebedeo y su hermano Juan”

Mt 10:2 “Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan”

Lc 6:14 “Santiago y Juan..”

Mar 3:17 “Santiago el de Zebedeo y a Juan, el hermano de Santiago”

Lc 9:28 tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar.

Hech 12:2 Hizo morir por la espada a Santiago, el hermano de Juan.


Con lo anterior quedaría soslayada esta cuestión sobre estos supuestos hermanos, sin embargo también se objeta que el hermano de sangre de Jesús era Santiago en menor, ya que en (Gal 1:19) se a Santiago se le llama “hermano del Señor” Sin embargo no era hijo de José, sino que era hijo de Cleofás (Alfeo),hermano de José, y hermano de Judas Tadeo (Mc 15:40) Según el historiador judío Flavio Josefo, a Santiago, al que nombra como "hermano de Jesús", murió por iniciativa de Ananías: “Ananías era un saduceo sin alma. Convocó astutamente al Sanedrín en el momento propicio. El procurador Festo había fallecido. El sucesor, Albino, todavía no había tomado posesión. Hizo que el sanedrín juzgase a Santiago, hermano de Jesús, quien era llamado Cristo, y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la ley y los entregó para que fueran apedreados. [11], esto nos muestra el uso de hermanos de Jesús en otros lugares como parientes o hermanos de religión y no de sangre.

Mt 10:4 “Santiago [el menor] el de Alfeo y Tadeo”

Mar 3:18 “Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Cananeo”

Lc 6:15 “Santiago de Alfeo y Simón, llamado Zelota”

Hech 12:17 Él les hizo señas con la mano para que callasen y les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Y añadió: "Comunicad esto a Santiago y a los hermanos." Salió y marchó a otro lugar.

Hech 15:13 Cuando terminaron de hablar, tomó Santiago la palabra y dijo: "Hermanos, escuchadme.

Gal 1:19 Y no vi a ningún otro apóstol, sino a Santiago, el hermano del Señor.

1ª Cor 15:7 Luego se apareció a Santiago; más tarde, a todos los apóstoles.

Según la Biblia, Judas fue hermano del apóstol Santiago el Menor Hijo de Alfeo Cleofás, quien era hermano de José (el padre de Jesús nuestro Señor), y su madre era Miriam Antera, prima hermana de la Santísima Virgen María, por tanto no puede ser hermano de sangre de Jesús pero una vez mas se nota el parentesco con nuestro Señor y porque al no ser usado en el tiempo de nuestro Señor la palabra “primo” se les decía hermanos. El Judas dice ser hermano de Santiago en su epístola; “Judas, siervo de Jesucristo, hermano de Santiago (Jud 1:10), (Ver Lc 6:15; Hch 1.13)

Por último, tenemos a José mencionado como supuesto hermano de Jesús en Mat 13:55, pero este tampoco era hermano de Jesús, en primer lugar porque entre los judíos no se acostumbra ponerle el mismo nombre del papa, y segundo porque era hijo de Cleofás, y hermano de Santiago el menor por tanto, primo político de nuestro Señor;

Mat 27:56 Entre ellas estaban María Magdalena, María, madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.

Mar 15:40 Había unas mujeres que miraban de lejos, entre ellas María Magdalena, María, madre de Santiago el Menor y de José, y Salomé.

1) Si Jesús tuvo hermanos o hermanas, el sentido común no nos indica que los descendientes de la Madre de Jesús se sentiría orgulloso de ser hermanos de sangre de Cristo, y en consecuencia, ¿no habría estos descendientes de reclamar su lugar legítimo como descendientes de María y hermanos de Jesús? Sin embargo, ¡esto nunca ha sucedido!

2) La Iglesia católica siempre ha proclamado que María fue siempre Virgen. Si tal no era el caso, ¿por qué sus hijos y, posiblemente, otros presuntos descendientes nunca pronunciaron públicamente a la Virginidad de María como una mentira?

3) Si María hubiera tenido otros hijos, Jesús no habría sido tan popular como era, Jesús era popular porque se le reconoció como el Mesías prometido, el cumplimiento de las profecías en el Antiguo Testamento. Si María hubiera tenido otros hijos, la profecía sobre la virginidad de María en el Evangelio de Mateo no se habria cumplido. Y Jesús no habría sido reconocido como el Mesías.

4) En el Evangelio de San Juan, leemos: “Jesús, al ver a la Madre y junto a ella al discípulo que más quería, dijo a la Madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dijo al discípulo: "Ahí tienes a tu madre. Y desde aquel momento el discípulo se la llevó a su casa. (Jn 19:26-27). Si Jesús hubiera tenido hermanos, según la costumbre judía, habrían sido obligados a cuidar de María después de la muerte de Jesús. Pero esto no fue así. Jesús puso al cuidado de su madre, María, en manos del apóstol Juan.

5) En el Evangelio de Lucas leemos; “Contestó el ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios.” (Lc. 1: 35). La concepción de Jesús como resultado de una unión entre el Espíritu Santo y María, es una unión bendecida por Dios, la cual puso a María en una posición en la que estaba obligada a mantener un voto de Virginidad perpetua después del nacimiento de Jesús. Si María hubiera tenido relaciones sexuales con José después del nacimiento de Jesús, esto habría sido visto como una relación adúltera. Miremos como así sucedió en un caso en el Antiguo Testamento donde Dios escoge y aparta para sus designios divinos mujeres vírgenes, y se aparto de ellas cuando pecaron por adulterio;

"La palabra de Yahvé se dirigió a mí en estos términos: "Hijo de hombre: Había dos mujeres, hijas de la misma madre. Se prostituyeron en Egipto; se prostituyeron en su juventud. Allí fueron palpados sus pechos y acariciado su seno virginal. Éstos eran sus nombres: Oholá, la mayor, y Oholibá, su hermana. Fueron mías y dieron a luz hijos e hijas. Sus nombres: Oholá es Samaría; Oholibá, Jerusalén. 

Oholá se prostituyó cuando me pertenecía a mí; se enamoró perdidamente de sus amantes, los asirios sus vecinos, vestidos de púrpura, gobernadores y prefectos, todos ellos jóvenes apuestos y hábiles caballeros. Les otorgó sus favores - eran todos ellos la flor de los asirios - y, con todos aquellos de los que se había enamorado, se contaminó al contacto de todas sus basuras. No cejó en sus prostituciones comenzadas en Egipto, donde se habían acostado con ella en su juventud, acariciando su seno virginal, y desahogando con ella su lascivia. 

Por eso yo la entregué en manos de sus amantes, en manos de los asirios de los que se había enamorado. Éstos descubrieron su desnudez, se llevaron a sus hijos y sus hijas, y a ella misma la mataron a espada. Vino así a ser ejemplo para las mujeres, porque se había hecho justicia de ella. "Su hermana Oholibá vio esto, pero su pasión y sus prostituciones fueron todavía más escandalosas que las de su hermana. 

Se enamoró de los asirios, gobernadores y prefectos, vecinos suyos, magníficamente vestidos, hábiles caballeros, y todos ellos jóvenes apuestos. Yo vi que estaba impura; la conducta era la misma para las dos, pero ésta superó sus prostituciones: vio hombres pintados en la pared, figuras de caldeos pintadas con bermellón, con cinto en las caderas y amplios turbantes en sus cabezas, con aspecto de escuderos todos ellos, que representaban a los babilonios, caldeos de origen, y en cuanto los vio se enamoró de ellos y les envió mensajeros a Caldea. 

Los babilonios vinieron donde ella, a compartir el lecho de los amores y a contaminarla con su lascivia; y cuando se contaminó con ellos, su deseo se apartó de ellos. Dejó así al descubierto sus prostituciones y su desnudez; y yo me aparté de ella como me había apartado de su hermana." (Eze 23:1-19).

Otro dato interesante que trajera a colación un hermano católico en un debate sobre la Virginidad de María y me parece interesante. Mencionaba que seria prácticamente imposible que después de 12 años de infertilidad María hubiera tenido tantos hijos e hijas en un periodo aproximado de 9 años, pues si contamos a todos los hermanos de Jesús, serian mas de 6, pues está mencionado José, Simón, Santiago, Judas y las hermanas (plural) de Jesús, y estas ya tenían una vida publica en las sinagogas.

Para tener autoridad de entrar en la Sinagoga había que ser mayor de edad, y los nazarenos dicen claramente: “¿no están sus hermanos y hermanas entre nosotros?” (Mar 6:3) ” Lo cual nos hace pensar que sus hermanas ya eran unas señoritas mayores, pues las niñas siendo mujeres judías, sino me equivoco estaban sumisas a la familia hasta la adolescencia donde ya tenían libertad para casarse pero mientras fueran niñas, no podían juntarse ni de amistad con varón alguno. Es por eso que creo que es imposible que fueran hijas e hijos de María y anduvieran entre fariseos a tan corta edad.


Objeción # 6: El concepto judío del casamiento no admite la posibilidad de un voto de virginidad y celibato en el matrimonio.

Santo Tomas ya había dado una respuesta en su Suma Teología a esta objeción de la siguiente manera; “Al dar la impresión de que la ausencia de esfuerzo para dejar descendencia terrena estaba prohibida por la Ley, la Madre de Dios no hizo voto absoluto de virginidad, sino condicionado: si le era grato a Dios. Pero después que conoció que eso era agradable a Dios, hizo voto absoluto, antes de recibir la anunciación del ángel.” [12]

De cualquier forma, el argumento contiene otra debilidad cuando consideramos que en la plenitud del Nuevo Testamento el Matrimonio pasa a ser perfeccionado en un sacramento, y por ende, hay que míralo a la luz de esta nueva economía; “No crean que he venido a suprimir la Ley o los Profetas. He venido, no para deshacer cosa alguna, sino para llevarla a la forma perfecta. (Mat 5:17). Si la ley judía pasa a ser perfeccionado por el crisma que es la Buena Nueva de Jesucristo se sigue que el Matrimonio también, y colateralmente la visión de la castidad, el celibato y la virginidad.


Objeción # 7: Dios manda a los esposos a no negarse sexualmente el uno para con el otro a no ser por breve tiempo, de mutuo consentimiento y para ocuparse de la oración, 1 Corintios 7:3-5.

Sin embargo no es Dios el que “manda” es Pablo quien lo sugiere a modo de consejo y no como una orden puntual de Dios, Pablo no esta dejando fuera el celibato ni la castidad dentro del matrimonio, ni poniendo la sexualidad como requisito dentro del matrimonio ya que en el siguiente verso Pablo puntualiza; “Lo que les digo es a modo de consejo, no estoy dando órdenes.” (1ª Cor 7:6).

También hay que resaltar que Pablo se dirige a parejas que ya han incurrido en el acto sexual, por el que la negación de una vida sexual activa por largo tiempo podría llevar a ambos a ser tetados por el maligno y de ahí caer en el pecado de la lujuria, o la infidelidad, y esto es lo que Pablo quiere evitar con darle a los de Corinto este consejo pastoral. Pero luego tenemos el caso opuesto, pues asi como a Pablo Dios le había concedido el don de la abstinencia, el cual a Pablo le venia muy bien de acuerdo a su ministerio, es lógico que a Jose también Dios le haya dado el mismo don de continencia por la sexualidad. Pablo sigue; “A los solteros y a las viudas les digo que estaría bien que se quedaran como yo.” 1ª Cor 7:8. Es obvio pues que este consejo también va muy bien para una pareja que habría decidido permanecer al igual que Pablo célibes.


Objeción # 8: “Si María no tuvo relaciones sexuales con José nunca fueron esposos, ya que el matrimonio jamás se concretó, que es un fundamento bíblico, civil y eclesiástico para ser esposos.”

El vinculo que une a una pareja no es solo el acto sexual para que se consolide así el matrimonio, basta solo ser reconocido por las leyes judías en la época de María y José para que quede reconocido ante Dios como verdadero matrimonio, a expensas de que si por mutua decisión, la pareja una vez sellado el matrimonio por lo religioso opta por la castidad. Santo Tomas responde:

“Se llama verdadero al matrimonio porque ha conseguido su perfección. Ahora bien, la perfección de una cosa es doble: primera y segunda. La primera consiste en la misma forma de la cosa de la que obtiene su especie; la segunda se concreta en la operación de tal cosa mediante la cual alcanza de algún modo su fin. Y la forma del matrimonio consiste en una unión indivisible de las almas, en virtud de la cual cada uno de los cónyuges se compromete a guardar indivisiblemente fidelidad al otro. Pero el fin del matrimonio es la procreación y educación de los hijos. 
Lo primero se logra por medio de la cópula conyugal; lo segundo, mediante otras obras del marido y de la mujer, con las que se ayudan mutuamente para criar a los hijos. 
Se impone, por consiguiente, decir que, en cuanto a la primera perfección, el matrimonio de la Virgen Madre de Dios con José fue enteramente verdadero, porque consintieron ambos en la unión conyugal, aunque no expresamente en la cópula carnal, sino a condición de que eso pluguiese a Dios. Por eso el ángel llama a María esposa de José cuando le dice a éste, en (Mt 1,20 "No temas recibir en tu casa a María, tu esposa. Exponiendo este pasaje Agustín, dice en su libro De nuptiis et concupiscentia z: En virtud de la fidelidad inicial de los desposorios llama esposa a la que no había conocido, ni había de conocer, por la cópula carnal’. 
En lo que atañe a la segunda perfección, que se logra por el acto del matrimonio, si éste se refiere a la unión carnal mediante la que se engendran los hijos, aquel matrimonio no fue consumado… Sin embargo, aquel matrimonio tuvo también la segunda perfección en cuanto a la educación de la prole. Por esto dice Agustín en el libro De nuptiis et concupiscentia: Todos los bienes de las bodas tuvieron su cumplimiento en los padres de Cristo: La prole, la fidelidad y el sacramento… Sólo estuvo ausente de él la cópula conyugal.” [13].


Objeción # 9: Dios jamás mandó a María a abstenerse de tener relaciones sexuales con su marido.

No todos los mandatos de Dios se dan por la explicites de las palabras, de acorde con a la forma que Dios actúa y manifiesta su gracia en la vida de las personas según la revelación Bíblica y extra-bíblica, se da en el silencio del corazón de cada persona, y de acuerdo a los designios divinos, “cada uno recibe de Dios su propia gracia, unos de una manera y otros de otra.” (1ª Cor 7:7). Por lo tanto no se puede condicionar la Virginidad de María o de cualquiera que opto por una vida libre de sexo dentro del matrimonio nada mas porque no se lo ha rebelado Dios “explícitamente”.


Objeción # 10: Dios mandó a José que no temiera en recibir a María por su mujer, Mateo 1:20. En el lenguaje bíblico esto significa concretar el acto de unión sexual.

Tomando en cuenta el ante contexto inmediato la palabra “recibir” “paralambano” (παραλαμβάνω) es inapropiado interpretarlo y traducirlo como que conlleva un acto de unión sexual sin salirnos del contexto, ya que José había pensado “dejarla en secreto” antes de convivir en el mismo techo según el (v. 18) “antes de empezar a estar juntos ellos”, por tanto “recibir” significa la acción de parte de José de recibirla como esposa y por la primera vez a su casa, o continuando en convivir con ella, según los diversos pareceres de los intérpretes.

Interpretemos por ejemplo Mateo 1:20 de acuerdo a la forma como nos siguiere la objeción, para ver que interpretarlo de esa manera es un exabrupto; “José, hijo de David, no temas [tener relaciones sexuales con] María tu mujer”. Por lo tanto la traducción mas plausible es el de recibirla en su casa como traduce la Biblia castilian, o la Biblia Serafín de Ausejo; “Pero, apenas tomó esta resolución, se le apareció en sueños el ángel del Señor, que le dijo: José, hijo de David, no tengas inconveniente en llevarte contigo a María, tu mujer, porque la criatura que lleva en su seno viene del Espíritu Santo. (Mat 1:20).


Objeción # 11: Desde el punto de vista sociocultural era una honra para la mujer casada tener muchos hijos. Y para el hombre es una bienaventuranza, Salmo 127:4, 5.

En todas las diferentes culturas y en todos los tiempos se los hombres han tenido diferentes conceptos de lo que es bienaventuranza (V.gr., Vivir una larga vida, ser fornido, tener un cuello largo, ser esbelto, tener buena memoria etc.) Pero en el orden divino no siempre el concepto humano de la bienaventuranza es igual. Así encontramos en el libro de la Sabiduría (3:13) “Feliz la mujer sin hijos si ha permanecido pura, si no ha tenido alguna unión culpable; cuando sean juzgadas las almas, se verán sus frutos.” Y Jesús en el NT nos recuerda el sentido de la bienaventuranza en el Reino mesiánico;

Mat 5:3 "Bienaventurados los pobres de espíritu...
Mat 5:4 Bienaventurados los mansos…
Mat 5:5 Bienaventurados los que lloran…
Mat 5:6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia…
Mat 5:7 Bienaventurados los misericordiosos…
Mat 5:8 Bienaventurados los limpios de corazón…
Mat 5:9 Bienaventurados los que trabajan por la paz…
Mat 5:10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia…
Mat 5:11 Bienaventurados seréis cuando os injurien y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.

Por otro lado el tener muchos hijos sin embargo en el ámbito religioso no siempre fue sinónimo de bendición. Ana mujer estéril por ejemplo (Cf. 1ª Sam 1:20) tubo por gracias de Dios solo un hijo quien resulto ser de gran bendición, Samuel hijo unico a quien Dios favoreció sobre los hijos de “Peninná” mujeres de Elcaná. Lo mismo con Levi, padre de un hijo únicon (Moises), que trajo bienaventuranza al pueblo de Israel librándolo de Egipto (Cf. Éx 2:1). En el NT tenemos al Bautista “…Sera grande.” (Lc 1:35). María, siguiendo esta analogía de mujeres consagradas a Dios, seria ilógico que tuviera mas hijos cuando antes de esto se dijo; “bendita sobre todas estas mujeres” (Lc 1:42) y “bienaventurada” (vs. 48).


Objeción # 12: No hay razones bíblicas para dudar que María haya tenido más hijos después del nacimiento de Jesús, ni existe ningún texto que diga tal cosa.

Razones bíblicas para dudar que María tuviera más hijos existen muchas, y una de ellas es que la Biblia nunca se refiere a los supuestos hermanos de Jesús como “hijos de María”, y lo mas seguro era que si hubieran existido mas hijos, hubieran sido considerados ampliamente en los escritos neo-testamentarios. De la misma manera que no existe en la Biblia ningún texto que hable directamente de que después del nacimiento de Jesús, María y José tuvieron relaciones conyugales, y por estas sencillas razones son suficientes para “dudar” que en realidad José y María procrearan más hijos.


Objeción # 13: En (Lucas 2:23) según la Reina Valera se puede leer; (como está escrito en la Ley del Señor: «Todo varón que abra la matriz será llamado santo al Señor»[s]), Lucas se esta refiriendo a (Éxodo 13:2) que dice; «Conságrame todo primogénito. Todo lo que abre la matriz entre los hijos de Israel, tanto de los hombres como de los animales, mío es».[a] Ahora bien, si todo primogénito es aquel que abre matriz, luego Jesús abrió la matriz de María por ser primogénito, luego María no es Virgen.

Las palabras "que abriere matriz" se refieren al primogénito del hombre y del animal, tal como lo narra el Éxodo 13:2, porque estaba mandado que uno y otro debía consagrarse al Señor, (cf. Éx 22:29-30; 34:19-20; Núm 3:13) y por tanto, pertenecían al sacerdote, recibir una ofrenda por el primogénito del hombre y el animal. Esta prescripción de la Ley tenía por objeto recordar la acción salvadora con que Dios sacó maravillosamente a Israel de la miseria de Egipto, por lo tanto se trata de un precepto legal, no moral. San Beda dice; “Las palabras: "Que abriere matriz", se refieren al modo con que se verifica el nacimiento. Pero no se ha de creer que el Señor destruyera por su nacimiento la virginidad del seno sagrado que había santificado aposentándose en él.

Beda continua; “Si examinamos detenidamente las palabras de la ley, hallaremos ciertamente que la misma Madre de Dios, como no había concebido por obra de varón, no estaba obligada al precepto legal. Porque no era considerada como inmunda toda mujer que alumbrase, sino sólo aquélla que alumbrase por obra de varón, por lo cual se distinguía aquella que había concebido y dado a luz siendo virgen. Pero, para que nosotros nos viésemos libres del yugo de la ley, María, como Cristo, se sometió espontáneamente a ella.” [14]

San Gregorio comenta al respecto; “Esta prescripción de la ley parece cumplirse de una manera singular y diferente de las otras en el Dios encarnado. En efecto, sólo El, concebido inefablemente y nacido de una manera incomprensible, abrió el seno virginal, no abierto antes por la unión conyugal, y se conservó milagrosamente después del parto la señal de la castidad.” [15]

Estas palabras de San Gregorio parecen estar de acuerdo con Isa 66:9 que dice; “Yavé dice: Si yo abro el seno materno, ¿podrá ser que no dé a luz? Pues yo soy el que abro el seno y también el que lo cierro.”

Argumentos a favor de la Virginidad perpetua de María.

Argumento teológico de la conveniencia de Santo Tomas;

Santo Tomas enlista por lo menos cuatro argumentos de conveniencia a favor de la Virginidad perpetua de María, teniendo en cuenta el error de Helvidio, quien osó decir que la Madre de Cristo, después del parto, fue carnalmente conocida por José y que tuvo de él otros hijos. Estos son argumentos de Santo Tomas tienen en cuente que;

“Primero, porque eso rebaja la perfección de Cristo, quien, como según la naturaleza divina es el Unigénito del Padre (cf. (Jn 1,4) ) e Hijo suyo totalmente perfecto (cf. (He 7,28)), así también convino que fuese unigénito de la madre, como hijo suyo perfectísimo.

Segundo, porque este error injuria al Espíritu Santo, cuyo sagrarío fue el seno virginal, en el que formó el cuerpo de Cristo; por lo que no resultaba decoroso que fuera en adelante violado por la unión carnal.

Tercero, porque eso va en detrimento de la dignidad y de la santidad de la Madre de Dios, que daría la impresión de una total ingratitud si no se contentase con un Hijo tan excepcional, y si quisiese perder espontáneamente, mediante la unión carnal, la virginidad que milagrosamente había sido conservada en ella.

Cuarto, porque el propio José caería en una suprema presunción en caso de intentar contaminar a aquella cuya concepción por obra del Espíritu Santo había conocido él mediante la revelación de un ángel. Y, por tanto, es absolutamente necesario afirmar que la Madre de Dios, como concibió y dio a luz siendo virgen, así también permaneció virgen para siempre después del parto.” [16]


La Señal

No podemos tampoco pasar por alto la “señal” mencionada por el profeta Isaías 7:14. En el Antiguo Testamento, Dios cuando mostraba su poder y omnipotencia quien nada es imposible, mostraba a los hombres que cumpliría su designio o sus pactos por medio de obras maravillosas, por medio de señales;

Gen 9:12 Dijo Dios: "Ésta es la señal de la alianza que para las generaciones perpetuas pongo entre yo y vosotros y todo ser vivo que os acompaña.”

Gen 9:17 Y dijo Dios a Noé: "Ésta es la señal de la alianza que he establecido entre yo y toda la vida que existe sobre la tierra."

Exo 13:9 “Será como una señal en tu mano, y como un recuerdo delante de tus ojos, a fin de que la enseñanza de Yavé esté siempre en tu boca; porque con mano fuerte te sacó Yavé de Egipto. “Envió señales y prodigios en medio de ti, Egipto, en contra del Faraón y de todos sus siervos.”

Salmo 135:9 “Daré a ver señales en el cielo, y en la tierra habrá sangre, fuego y nubes de humo. (Joel 3:3).

Exo 3:2 “…se le apareció el ángel de Yahvé en llama de fuego, de en medio de una zarza. Veía Moisés que la zarza ardía y no se consumía”

Josue 4:6 para que sea esto una señal en medio de vosotros.

Isa 7:14 Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está en cinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

El nacimiento del Mesías también debería venir acompañado por una señal fuera de lo normal y lo natural, pues concebir a un hijo es de lo mas común que existe, ¿Qué señal divina es esa? Concebir al Hijo de Dios no es nada normal y común, por lo tanto y por el honor debido a Dios, requería forzosamente una señal, que su María permaneciera Virgen, para así no ser visto entre los hombres como un personaje común, que nació de una joven judía común. Para ser primogénito entre todos los humanos, era preciso incluso en el nacimiento que fuese el primero que naciera de una mujer Virgen, solo así se hace justica a quien justicia merece, y al texto de Isaías 7:14, citado por Mateo.


Argumento teológico de la santidad.

La sacralidad en la que reposara la gloria de Dios en el Antiguo Testamento hacia que los objetos quedaran consagrados por la presencia de Dios;

Eze 44:2,3 Y Yahveh me dijo: Este pórtico permanecerá cerrado. No se le abrirá, y nadie pasará por él, porque por él ha pasado Yahveh, el Dios de Israel. Quedará, pues, cerrado. Pero el príncipe sí podrá sentarse en él para tomar su comida en presencia de Yahveh. Entrará por el vestíbulo del pórtico y por el mismo saldrá.

Que estaba cerrada y nadie podía entrar por ella, pues estaba santificada, (Texto que los Padres de la Iglesia aplicaron a la Virginidad perpetua de María).

En Lucas 1:28 leemos; “Y, entrando, le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo." María no solo es llena de gracia divina, sino que “Dios esta” con ella, esto solo puede significar una cosa, que María quedo consagrada únicamente para Dios eternamente, no solo momentáneamente en el (v.35) vemos la posesión del Espíritu; "El Espíritu Santo vendrá sobre ti” Dios Padre cubriendo a María con su gloria; “…el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra” y la santificación de su seno por el Hijo “…por eso el que ha de nacer será santo…”


Virginidad de María evidencia histórica.

En Egipto existía una comunidad de mujeres que, siguiendo la espiritualidad esenia, vivían en continencia. Esas mujeres, las Terapeutas, pertenecientes a una secta descrita por Filón de Alejandría (cf. De vita contemplativa, 21-90), se dedicaban a la contemplación y buscaban la sabiduría.

“Al príncipe de este mundo le ha sido ocultada la virginidad de María, y su alumbramiento, al igual que la muerte del Señor: tres misterios sonoros, que fueron realizados en el silencio de Dios.” (San Ignacio de Antioquia carta a los Efesios cap XVIII).

"[E] l Hijo de Dios ... nació perfectamente de la santa María siempre Virgen por el Espíritu Santo ..." (San Epifanio, el hombre bien anclado, 120 ).

"Los amigos de Cristo no toleran escuchar que la Madre de Dios dejó de ser virgen" (San Basilio, Homilía en el Santuario generationem Christi, 5).

Si ellos [los hermanos del Señor] había sido hijos de María y no con los extraídos del matrimonio anterior de José, ella nunca habría sido entregado en el momento de la] pasión crucifixión [al apóstol Juan como su madre, el Señor dice a cada uno, "Mujer, ahí tienes a tu hijo", y a Juan, "He ahí tu madre" [Juan 19:26-27], como legado el amor filial a un discípulo como un consuelo a la una desolada (Hilario de Poitiers Comentario sobre Mateo 01:04 [AD 354]).


El argumento del nacimiento virginal de Celso prueba de que se hablaba de eso entre los primeros cristianos

A partir de los fragmentos del Discurso verídico se puede deducir que los primeros cristianos aducían el nacimiento virginal de Jesús como una prueba de su divinidad. La insistencia con que Celso transmite calumnias en torno al nacimiento de Jesús muestra la fuerza del argumento; y el hecho que estas calumnias sean de origen judío –Celso las pone en boca de un judío– muestra la antigüedad del mismo argumento (cf. I,28; I,32; I,39; I,69; II,13). En este caso no hay un verdadero cuestionamiento a la predicación cristiana, por parte de Celso, sino simplemente la repetición de una calumnia que busca desacreditar a Jesús.

Los evangelios apócrifos marianos no son solo contienen literatura herética, sino que tratan de dar una respuesta a los hechos reales pasados por alto en los Evangelios canónicos relacionados su educación, su conducta durante la infancia de Jesús, temas apenas tratados por los Evangelistas, los cuales son el reflejo del pensar de aquella época, son importantes en ese sentido, como escritura historia no canónica


El protoevangelio de Santiago.

Y he aquí que un ángel del Señor se le apareció, diciéndole: No temas, María, porque has encontrado gracia ante el Dueño de todas las cosas, y concebirás su Verbo. Y María, vacilante, respondió: Si debo concebir al Dios vivo, ¿daré a luz como toda mujer da? [17]


Otro apócrifo considerado como una reelaboración en latín del Protoevangelio de Santiago cual es el evangelio del pseudo-Mateo.

“Entonces el sacerdote Abiathar ofreció presentes considerables a los pontífices, para obtener de ellos que María se casase con un hijo suyo. Pero María los rechazó, diciendo: Es imposible que yo conozca varón, ni que un varón me conozca. Los pontífices y todos sus parientes trataron de disuadirla de su resolución, insinuándole que se honra a Dios por los hijos, y se lo adora con la creación de progenitura, y que así había sido siempre en Israel. Pero María les respondió: Se honra a Dios por la castidad, ante todo, como es muy fácil probar.” [18]


Apocrifo; La natividad de María.

I 1.”Sabemos que la bienaventurada y gloriosa María siempre virgen, salida del tronco real de la familia de David, nació en la ciudad de Nazareth, y fue educada en Jerusalén, en el templo del Señor. Su padre se liamaba Joaquín, y su madre Ana. Su familia paterna era de Galilea, de la ciudad de Nazareth, y su familia materna era de Bethlehem.

Entonces el Gran Sacerdote anunció en público que todas las vírgenes que habían sido educadas en el templo, y que tenían catorce años, debían volver a sus hogares, y casarse, conforme a la costumbre de su nación y a la madurez de su edad. Todas las vírgenes obedecieron con premura esta orden. Sólo María, la Virgen del Señor, declaró que no podía hacerlo. Como sus padres la habían consagrado primero a Dios, y ella después había ofrendado su virginidad al Señor, no quería violar este voto, para unirse a un hombre, fuese el que fuese…Y José, conforme a la orden del ángel, tomó a María por esposa. Mas no la conoció, sino que la guardó en castidad.

María dijo: Pero ¿cómo advendrá esto, puesto que, repito, no conozco varón? El ángel dijo: El Espíritu Santo vendrá a ti, y la potencia del Altísimo te cubrirá con su sombra. Y el Verbo divino tomará de ti un cuerpo, y parirás al hijo del Padre celestial, y tu virginidad permanecerá intacta e inviolada. María dijo: ¿Y cómo una mujer, conservando su virginidad, puede tener un hijo, sin la intervención de un hombre?" [19]


Apocrifo; Evangelio Armenio.

Y el ángel replicó: El caso no será como piensas. Tu maternidad no será efecto de una concupiscente pasión corpórea, ni tu embarazo consecuencia de una relación conyugal, porque tu virginidad permanecerá pura y sin tacha. La entrada del Verbo divino no violará tu vientre, y, cuando salga de él, con su carne, no destruirá tu pureza inmarchita…”[21]


Evidencia bíblica a favor, de la Virginidad perpetua de María.

En las Escrituras encontramos mucha evidencia que apoya la Virginidad perpetua de María, en el sentido de que existían ya para entonces personas que habían consagrado su virginidad y sus cuerpos enteramente al servicio de Dios. Mas sin embargo no debe hacernos caer en el error de vincular completamente sus disposiciones íntimas a la mentalidad del ambiente en el cual María viviera, no debemos olvidar que María había recibido, desde el inicio de su vida, una gracia sorprendente, (cf. Lc 1:28), lo cual significa que esto debió influir en todo el desarrollo de la vida espiritual de María.

Además de la Virgen María, encontramos a otros vírgenes muy influyentes en el pensamiento contemporáneo a la vida de María, de hecho los dos pilares teológicos de la época Jesús nuestro Señor y San Pablo eran célibes y ambos recomendaron el celibato y la castidad como signo de pureza y primicia en el Reino de Dios.

Num 30:10 El voto de una mujer viuda o despedida y todos los compromisos contraídos por ella serán válidos.

Num 30:11 Está también el caso de la mujer que ha hecho un voto estando en casa de su marido, o se ha comprometido con juramento.

Num 30:15 Si su marido no le dice nada hasta el día siguiente, es que confirma el voto o el compromiso de su esposa; lo confirma con no expresar su desaprobación en el momento en que ella se lo dio a conocer.

Num 30:16 Y si, más tarde, quiere anularlo, cargará con la falta de su esposa.


“En la visión apareció el Cordero de pie sobre el monte Sión y con él ciento cuarenta y cuatro mil que llevaban inscrito en la frente el nombre del Cordero y el nombre de su Padre. Oí también un fragor que bajaba del cielo, parecido al estruendo del océano y al estampido de un trueno fuerte: era el son de citaristas que tocaban sus cítaras delante del trono, delante de los cuatro vivientes y los ancianos, cantando un cántico nuevo. Nadie podía aprender aquel cántico fuera de los ciento cuarenta y cuatro mil, los adquiridos en la tierra. Estos son los que no se pervirtieron con mujeres, porque son vírgenes; éstos son los que siguen al Cordero adondequiera que vaya; los adquirieron como primicias de la humanidad para Dios y el Cordero. En sus labios no hubo mentira, no tienen falta.” Apo 14:4,5

La palabra “virgen” aquí en este pasaje tiene dos sentidos, lo mismo que “adúltero” en otros lugares por una parte, no se sometieron al culto de la bestia; por otra, fueron liberados de la tiranía del sexo y son los mismo que aparecen en (Ap 7:4,8) que son 1444.000 de los que se habla en sentido metafórica para simbolizar la Iglesia primitiva, tiene delante, muy probablemente, no sólo la pureza sexual, sino también, y sobre todo, la pureza en el sentido de la fidelidad absoluta a la fe como Maria, y la no claudicación ante el culto a los ídolos, al emperador (Os 2,2.12ss; Jer 2:2ss)


“Partió luego Felipe, y se fue hacia allá. Y he aquí que encuentra a un etíope, eunuco, gran valido de Candace, reina de los etíopes, y superintendente de todos sus tesoros, el cual había venido a Jerusalén a adorar a Dios…” Hech 8:27

La evangelización de este hombre representa otra apertura trascendental de la Iglesia, en la cual se cumple una profecía para quienes conformarían el nuevo Reino mesiánico: “No diga el extranjero que se ha unido al Señor: el Señor me excluirá de su pueblo. No diga el eunuco: Yo soy un árbol seco” (Isa 56:3).

Partiendo al siguiente, llegamos a Cesarea. Y entrando en casa de Felipe el evangelista, que era uno de los siete diáconos, nos hospedamos en ella. Tenía éste cuatro hijas vírgenes profetisas. (Hech 21:8-9).

Aquí se nos habla de cuatro hijas vírgenes de Felipe, las cuales poseían el don carismático de profecía, por lo tanto es de creer que estaban consagradas a Dios. Realizaban lo que significa Pablo cuando dice en (1ª Cor 7:34); “La mujer no casada, lo mismo que la doncella, se cuida de las cosas del Señor, para ser santa en cuerpo y alma.” Parece haber interna conexión entre la consagración a Dios y el don de profecía. Pensamos en Ana la profetisa (Cf. Lc 2:36 ss), de la que se dice que tras breve vida matrimonial, “era una viuda que llegaba ya a los ochenta y cuatro. No se apartaba del templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones”. La virginidad por tanto y el ministerio carismático tienen relación mutua.

Mat 25:1,12 "Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas salieron a recibir al esposo y a la esposa; de las cuales cinco eran necias y cinco prudentes. Pero las cinco necias, al coger sus lámparas, no se proveyeron de aceite; al contrario, las prudentes con las lámparas llevaron aceite en sus vasijas. Como el esposo tardase en venir, se adormecieron todas, y al fin se quedaron dormidas. Mas llegada la medianoche, se oyó una voz que gritaba: Mirad que viene el esposo, salidle al encuentro. Al punto se levantaron todas aquellas vírgenes, y aderezaron sus lámparas. Entonces las necias dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan.

Respondieron las prudentes, diciendo: No sea que este que tenemos no baste para nosotras y para vosotras, mejor es que vayáis a los que lo venden y compréis el que os falta. Mientras iban éstas a comprarlo, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas, y se cerró la puerta. Al cabo vinieron también las otras vírgenes diciendo: ¡Señor, señor!, ábrenos. Pero él respondió y dijo: En verdad os digo que yo no os conozco.

Jesús con parábolas mostraba la preferencia de la virginidad en el reino de Dios. El celibato y la virginidad al parecer era practica ya conocida entre la primitiva comunidad, así lo menciona Pablo, el cual a su vez recuerda que “es ventajoso al hombre no casarse .”


“En orden a las vírgenes, precepto del Señor yo no lo tengo; doy, sí, consejo, como quien ha conseguido del Señor la misericordia de ser fiel ministro suyo. Juzgo, pues, que este estado es ventajoso a causa de las miserias de la vida presente; que es, digo, ventajoso al hombre no casarse.” 1ª Co 7:25-26.

1ª Co 7:34,38 "De la misma manera la mujer no casada, y una virgen, piensa en las cosas de Dios, para ser santa en cuerpo y alma. Mas la casada piensa en las del mundo, y en cómo ha de agradar al marido. Mas si a alguno le parece que es un deshonor que su hija pase la flor de la edad sin contraer matrimonio , y juzga deber casarla, haga lo que quisiere; no peca, si ella se casa. Aunque por otra parte quien ha hecho en su interior la firme resolución de conservar virgen a su hija no teniendo necesidad de obrar de otro modo, sino pudiendo disponer en esto de su voluntad, y así lo ha determinado en su corazón, obra bien. En suma, el que da a su hija en matrimonio , obra bien; mas el que no la da, obra mejor.

Pablo célibe, el gran apóstol de los gentiles nos dice que obra mejor el que no da a su hija en matrimonio. Otro célibe fue Jeremías, que por orden de Yahveh, debe renunciar al matrimonio (Jer 16.2), pero esto es sencillamente para anunciar con un acto simbólico la inminencia del castigo de Israel, donde mujeres y niños serán sacrificados (16,3ss.10-13). Los esenios viven en continencia, pero a esto son movidos, a lo que parece, por una preocupación de pureza legal.


Juan Bautista prepara la venida del Mesías con una vida de asceta y osa ya llamarse amigo del esposo, (Jn 3,29).

“Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote, llamado Zacarías, del grupo de Abías, casado con una mujer descendiente de Aarón, que se llamaba Isabel; los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin tacha en todos los mandamientos y preceptos del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos de avanzada edad. Se le apareció el ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verle Zacarías, se sobresaltó, y el temor se apoderó de él. El ángel le dijo: "No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará un hijo, a quien pondrás por nombre Juan; será para ti gozo y alegría y muchos se gozarán en su nacimiento, porque será grande ante el Señor; no beberá vino ni licor; estará lleno de Espíritu Santo ya desde el seno de su madre…” Lc 1:5-11

No sólo Isabel era estéril, sino que también lo habían sido mujeres importantes del Antiguo Testamento como Sara, Rebeca y Raquel. La esterilidad era deshonroso entre los antiguos, pero en Isabel resulto ser causa de bendición, y para su propio beneficio, según San Juan Crisóstomo, “para que cuando vieses a la Virgen dar a luz al Señor, no fueses incrédulo, negándote a creer en tu interior la fecundidad de las estériles”. Y si una de las grandezas de Juan el Bautista fue nacer de una mujer estéril y si el era el precursor, Jesús debía superar a Juan como primogénito de todas las cosas naciendo de una mujer Virgen, pues el mismo reconoce; “Pero el que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y ni siquiera soy digno de llevarle las sandalias” (Mat 3:11), por tanto si María no hubiera permanecido Virgen el Bautista, Isaac, (Gén_18:1-15), Samuel (1ª Sam 1), y las mujeres que dieron a luz hijos consagrados serian por así decirlo sus partos fueron mas extraordinarios que el Parto de María. Por tanto Lucas quiere subrayar el origen extraordinario de Juan al estilo de otros personajes también claves en la historia de la salvación en la antigüedad, para subrayar el Parto por antonomasia y mas extraordinario, el de Jesús.

Por ultimo en 1531 la santísima Virgen María confirmará al Beato Juan Diego el dogma de su Virginidad perpetua y su maternidad divina con estas palabras: «Sabe y ten entendido, tú el más pequeño de mis hijos, que yo soy la siempre virgen Santa María, Madre del Verdadero Dios por quien se vive...».


***
Notas.


[1]Encíclica Redemptoris Mater 4
[2]Catecismo de San Pío X[6] Dz 218 Can. 6.
[3] Dz 255 Can. 2.
[4] Martín Lutero Pelikan, ibid., v.22:214-15 / Sermón sobre Juan, cap. 1-4. 1539.
[5] Juan Calvino, Pringle, ibid., vol. I, p. 107.
[6] Juan Calvino Pringle, ibid., vol. I, p. 283 / Commentary on John, 7:3.
[7] Zwinglio, Eine Predigt von der reinen Gottesgebärerin María: ZSW 1,392-393.
[8] Contra Helvidium, 8.
[9] CIC # 500.
[10] Antigüedades judías, 20.9.1.
[11] Suma Teología III Qu.28 a.4).
[12] Ibid, Qu.29 a.2.
[13] Beda, in homilia de Purificatione).
[14]San Gregorio Niseno, in homilia de occursu Domini).
[15] Suma Teologia III Qu.28 a.3
[16]in cap. graec. Patr. ex homil. in Genes
[17]Proteo evangelio de Santiago XI 1. 2.
[18]Evang. del Ps. Mateo, Mérito de la castidad, VII. 1.
[19]Apócrifo; La natividad de María VII:2; X:3.
[21]Evangelio Armenio de la infancia Cap V. 6.


Sitios consultados;

http://www.mariologia.org/reflexioneslibros10.pdf
http://matt1618.freeyellow.com/mary.html#IV.%20Psalm%2069:8:%20Proof%20Mary%20had%20Children?
http://diosviviente.blogspot.com/2010/01/la-santisima-virgen-maria-y-los-padres.html
http://www.catholicdoors.com/misc/apologetics/brothersofjesus.htm



No hay comentarios: