miércoles, abril 21, 2010

¿Es el Espíritu Santo la Fuerza activa de Dios?



Dios que habita en una luz inaccesible, el cual ningún humano puede ver completamente como es; (1ª Tim 6:16), y en este misterio inefable e incomprensible, no pocos se han desviado por intentar racionalizar la esencia de Dios con ideas abstractas, por querer poner en términos humanos quien es, y como es El. Cuando Sor Faustina le preguntara a nuestro Señor sobre la naturaleza de Dios nuestro Señor le contesto; “Quién es Dios en su esencia, nadie lo sabrá, ni una mente angélica ni humana. Jesús me dijo: Trata de conocer a Dios a través de meditar sus atributos. Tras un instante, Jesús trazó con la mano la señal de la cruz y desapareció.” [1] Y esto es Sus proyectos son mucho mas altos que los caminos y el entendimiento humano (Isa 55:8).

En este artículo pretendo analizar la identidad del Espíritu Santo a la luz de las Escrituras como verdadero Dios, (apegarme en todo lo posible al Magisterio de la Iglesia). Examinare también algunos de los argumentos que usan los testigos de Jehová para negar que el Espíritu Santo sea Dios verdadero, como lo profesa el cristianamos universal, ya que la Sociedad Watchtower nos enseña que el Espíritu Santo es; “la fuerza activa de Dios”, que no tiene personalidad alguna, es decir, que es una “fuerza impersonal”, “como la luz eléctrica”. Y por supuesto, se rechazan toda posibilidad que el Espíritu Santo pueda formar parte de la "Trinidad", (pluralidad en la sustancialidad divina). Y para comenzar, cito el libro que ha publicado la W.T “Razonamiento a partir de las Escrituras pg.136” en donde escriben los Testigos de Jehová en la sección sobre el Espíritu Santo lo siguiente;

(Sic) ¿Que es el espíritu santo?

Una comparación de textos bíblicos que se refieren al espíritu santo revela que las personas pueden ‘llenarse de el’; pueden ser ‘bautizadas’ en el; y pueden ser ‘ungidas’ con el (Luc. 141; Mat. 3:11; Hech. 10:38). Ninguna de estas expresiones seria apropiada si el espíritu santo fuera una persona. (ir a cita original # 1)

De la misma forma en su sitio oficial publican esta misma idea; 

“La Biblia dice que cuando María, la Madre de Jesús, fue a visitar a su prima Elisabet (o Isabel), que estaba embarazada, la criatura saltó en su vientre “y Elisabeth (se llenó) de espíritu santo” (Lucas 1:41). ¿Le parece lógico afirmar que una persona “se llenó” de otra?” (Tomado del sitio de la Watchtower). 

Cuando la Iglesia confiesa que el Espíritu Santo es una persona, los testigos de Jehová piensan inmediatamente que ha de tratarse de una personas con características y rasgos propios de un persona humana, es decir, con ojos, piernas y brazos y órganos humanos, y razonan; “¿Cómo puede una persona estar a dentro de otra persona, o ser ungida o bautizada por ella?”

En (Rom 6:3), dice Pablo que "fuimos bautizados en Cristo Jesús"¿Concluimos que Jesús no era una persona? dicen los TJ que "ninguna de estas expresiones sería apropiada si el Espíritu Santo fuera una persona (i.e,. ser ungidos, bautizados, llenados). ¿Debemos aplicar esta conclusión a Dios mismo y a Jesucristo, visto se aplican estos términos a Ellos también? ¿No deberíamos concluir también respecto al Espíritu Santo al usar estos términos no excluye Su personalidad? 

En (Jn 14:23) Jesús hablando a los discípulos dice; “Si alguien me ama, guardará mis palabras, y mi Padre lo amará. Entonces vendremos a él para poner nuestra morada en él.” Si el padre es una Persona y Jesús es Miguel Arcángel según los TJ, ¿como es posible que puedan estar viviendo dentro del creyente consecuentemente como personas distintas?

Obviamente la idea henoteísta o monolatrísta de los testigos de Jehová; (que existen varios dioses, pero sólo se adora a uno de ellos) [2] , es la que los lleva a estas conjeturas erróneas del Espíritu Santo, y el concepto de “persona” por el cual la teología católica distingue entre el Padre † Hijo † Espíritu Santo †, no como lo que humanamente conocemos por persona humana, sino lo que caracteriza a cada cual como persona, (i.e., ser racional y consciente de sí mismo, poseedor de una identidad propia) independientemente que sea humana.


¿Que entiende la Iglesia por persona divina?

“La Iglesia utiliza el término "substancia" (traducido a veces también por "esencia" o por "naturaleza") para designar el ser divino en su unidad; el término "persona" o "hipóstasis" para designar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo en su distinción real entre sí; el término "relación" para designar el hecho de que su distinción reside en la referencia de cada uno a los otros.” [3]

La fe católica nos enseña que el termino “persona” en Dios se aplica de un modo distinto a lo que los testigos de Jehová y otras personas piensan al referirse a una persona divina, en el sentido de que para llamara alguien necesitaría reunir las propiedades humanas (alma y cuerpo material), sino que una persona es en el sentido teológico, es una que se distingue entre la (relación de origen) que existe entre las tres divinas Personas; en el Padre la naturaleza divina y la paternidad, en el Hijo la naturaleza divina y la filiación por la que es engendrado, y el Espíritu Santo la naturaleza divina y la procesión (del Padre y del Hijo), lo cual los distingue entre si, siendo los Tres verdaderas Personas. [4]

“La Trinidad es una. No confesamos tres dioses sino un solo Dios en tres personas: "la Trinidad consubstancial". Las personas divinas no se reparten la única divinidad, sino que cada una de ellas es enteramente Dios: "El Padre es lo mismo que es el Hijo, el Hijo lo mismo que es el Padre, el Padre y el Hijo lo mismo que el Espíritu Santo, es decir, un solo Dios por naturaleza". "Cada una de las tres personas es esta realidad, es decir, la substancia, la esencia o la naturaleza divina". [5]


¿Pero que queremos expresar por espíritu? 

Pues la misma Watchtower en su publicación; (Razonamiento a partir de las Escrituras pg. 136) unas líneas antes de esto que acabamos de citar de este mismo libro, nos da una idea bastante ortodoxa respecto a lo que es un espíritu, con excepción de algunas expresiones como; “fuente impulsora que viene del corazón figurativo” o “fuerza activa de Dios” etc:

(Sic) Espíritu

Definición: La palabra hebrea ru’ach y la palabra griega pneu’ma, las cuales a menudo se traducen como “espíritu”, tienen una serie de significados. Todos estos se refieren a lo que es invisible a la vista humana y que da indicación de fuerza en movimiento. Tanto la palabra hebrea como la griega se usan con referencia a 1) el viento, 2) la fuerza vital activa en las criaturas terrestres, 3) la fuerza impulsora procedente del corazón figurativo de la persona que la mueve a expresarse y compórtese de cierta manera, 4) declaraciones inspiradas que se originan de espíritu y 6) la fuerza activa de Dios o espíritu santo. (ir a cita original # 2).

Ciertamente la Biblia usa lenguaje figurativo para hablar del Espíritu Santo, pero esto no demuestra que no sea una persona, especialmente delante de las muchas características personales que se le atribuyen. El Espíritu Santo es comparado a fuego, pero Dios (o el ángel de Dios, igualmente un ser personal) aparece a Moisés en la zarza como fuego. La Biblia también dice que Dios es "fuego consumidor" (cf. Heb.12.29; ver Dt.4.24; 9.3), lo que no le resta personalidad. El hecho que aparezca el Espíritu Santo en forma de paloma no comprueba tampoco la falta de personalidad del Espíritu Santo dado que los textos donde Dios aparece como fuego comprueban lo mismo.

Análogamente la misma Watchtower en la publicación (Debería creer en la Trinidad pg 20) parece expresar este mismo sentir, es decir, que El Espíritu Santo es algo como “un fuego interior que capacita a los discípulos a hablar con valor”, (algo impropio de un ser no personal como el fuego) pero que estaba dentro de los discípulos y siervos de Dios como algo real y con características propias de un Ser racional; 

(Sic) El espíritu santo impelo a Jesús a ir al desierto después de su bautismo. (Marcos 1:12.) El espíritu resulto ser como un fuego dentro de los siervos de Dios, y les dios vigor. Además, los capacito para hablar con denuedo y valor. (Miqueas 3:8; Hech 7:55-60; 18:25; Rom 12:11; 1ª Tes 5:19) (¿Debería usted creer en la Trinidad? (ir a a cita original # 3)

Por lo tanto, el mismo sentido etimológico de la palabra “espíritu” denota que un espíritu es un ser simple, inmaterial, substancial, vivo, capaz de existir, conocer, querer y obrar independientemente de la materia y no puede ser percibido directamente por los sentidos, a menos de que Dios lo permita, como en el caso de los ángeles que se materializan tanto en el AT como en el NT, o en las Teofanías donde también Dios mismo decide mostrarse a los sentidos humanos tal es el caso de la columna de fuego que guio a los israelitas, como el cazo de la zarza, o cuando llena el Tabernáculo con su gloria (Ex 40:34; Rey 8:19; Cron 5:14; 7:1; etc…). 

Teniendo lo anterior como base, nos sirve para entender un poco al Espíritu Santo, y que al no ser algo propiamente material no hay dificultad en ser ungidos, bautizados, y llenados, por El; “Hemos sido bautizados en el único Espíritu para que formáramos un solo cuerpo, ya fuéramos judíos o griegos, esclavos o libres. Y todos hemos bebido del único Espíritu. (1ª Cor 12:13) “De repente vino del cielo un ruido como una impetuosa ráfaga de viento, que llenó toda la casa en la que se encontraban.” (Hechos 2:2). “Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Reciban el Espíritu Santo:" Jn 20:22


Ahora bien, el que un ser personal cohabite en una persona humana no contradice la Biblia, en efecto las Santas Escrituras admiten la posibilidad que una persona, pueda tener a otro ser espiritual (personal) viviendo "en" él:

Mat 9:32-33 “Apenas se fueron los ciegos, le trajeron a uno que tenía un demonio y no podía hablar. Jesús echó al demonio, y el mudo empezó a hablar. La gente quedó maravillada y todos decían: "Jamás se ha visto cosa igual en Israel.” 

Mar 9:17 Y uno del gentío le respondió: "Maestro, te he traído a mi hijo, que tiene un espíritu mudo.

Mat 8:28-32 Al llegar a la otra orilla, a la tierra de Gadara, dos endemoniados salieron de entre los sepulcros y vinieron a su encuentro. Eran hombres tan salvajes que nadie se atrevía a pasar por aquel camino. Y se pusieron a gritar: "¡No te metas con nosotros, Hijo de Dios! ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?" A cierta distancia de allí había una gran piara de cerdos comiendo. Los demonios suplicaron a Jesús: "Si nos expulsas, envíanos a esa piara de cerdos. Jesús les dijo: "Vayan". Salieron y entraron en los cerdos. Al momento toda la piara se lanzó hacia el lago por la pendiente, y allí se ahogaron.

Mat 12:43,45 Cuando el espíritu malo sale del hombre, empieza a recorrer lugares áridos, buscando un sitio de descanso, y no lo encuentra. Entonces se dice: Volveré a mi casa de donde salí. Al llegar la encuentra desocupada, bien barrida y ordenada. Se va, entonces, y regresa con otros siete espíritus peores que él, entran y se quedan allí. La nueva condición de la persona es peor que la primera, y esto es lo que le va a pasar a esta generación perversa.

Nadie podrá negar que los demonios no sean espíritus personales con entendimiento y voluntad propia. Viendo esta evidencia es posible que habite un demonio dentro de otra persona, y hasta siete espíritus malignos según las Escrituras. Considerando pues lo anterior no hay ningún problema que el Espíritu Santo como persona habite en nosotros por medio de sus dóndes, seamos bautizados por y en El como podemos ser bautizados en Cristo.


 Dios se revela poco a poco

Es muy común que los testigos de Jehová ignoren el desarrollo pedagógico respecto a la fe y en este caso a la pneumatologia, en donde Dios ha ido llevando a la humanidad progresivamente en la comprensión mas plena de las cosas del Espíritu Santo y en general de su obra salvadora, el revelando de acuerdo a la capacidad conceptual de cada época, de ahí que en el NT se vislumbra mejor el árbol antropológico y la encontramos una concepción de Dios mas clara. El diccionario de la Biblia de Jerusalén nos ilustra este concepto gradual:

(I) En el AT: (A) Significado. El hebr. rúah (femenino) significa originariamente, como espíritus, , aliento o viento. Hay quien supone que el sentido más antiguo sería el de y que el de sólo habría aparecido después del siglo (¿?) a.C.

(II) En el judaísmo posterior: Tampoco se concibe el espiritu. filosóficamente; sólo el libro griego de la Sabiduría describe el eespiritu como inmaterial, inteligente, eterno y que todo lo penetra (Sab 7,22s, cf. Filon, Gig. 5,26). En los restantes escritos deuterocanónicos y apócrifos del AT, como en la literatura rabínica, prevalecen las concepciones de los libros protocanónicos y surgen también algunas ideas nuevas.
 
(III) En el NT: (A) El espíritu del hombre. El espíritu no se ha desprendido aún del sentido originario de la palabra, (2Tes 2,8, cf. Is 11,4, Jn 20,22) o (Jn 3,8 Heb 1,7, cf. Sal 104,4), pero ya se concibe más filosóficamente. El espíritu de vida (Mt 27,50 Sant 2,26 Ap 11,11) pervive después de separarse del cuerpo (Lc 8,55 23,46, cf. Sal 31,6, Jn 19,30 Act 7,59), en el cielo (Heb 12,23, cf. Dan 3,86) o en el infierno (1Pe 3,19, cf. Hen 22,3-13). [6]


Analicemos ahora el siguiente argumente de la WT:
(Sic) Jesús también llamo al espíritu santo un ‘ayudante’ (pa-ra’kle-tos en griego), y dijo que este ayudante ‘enseñaría’ ‘daría testimonio’, ‘hablaria’ y ‘oiria’ (Juan 14:16, 17, 26: 15:26; 16:13). No es raro que se personifiquen las cosas en las Escrituras. Por ejemplo, se dice que la sabiduría tiene “hijos” (Lc 7:35). Se dice que la muerte y el pecado son reyes. (ir a a cita original # 4).

Si alguien te estuviera ayudándote en algo, (e.g., reparando tu coche) y luego te dice que tendría que irse pero que enviará otro ayudante, ¿no se sorprendería usted si le dijera que el se refería a una fuerza impersonal como la corriente eléctrica o el aire? ¿No esperaría usted que le enviara un ayudante con las mismas capacidades del primero? Por eso la palabra griega para "otro" en este versículo es "allos” (ἄλλος gr)" significa Uno diferente, pero de la misma especie. En griego hay una palabra, (heteros), que significa otro de distinto tipo, si Jesús hubiera significaba que iba a enviar a otro auxiliar que no era una persona que como él, algo así como una fuerza impersonal (como la electricidad), hubiera usado esa palabra. 

La palabra “parakletos”, o "consolador, ayudador, abogado", usada en (1ª Jn 2 ;1) en referencia a Cristo, sólo se usaba de una persona, para referirse a una ayuda jurídica en forma de un defensor personal, como un abogado, esta palabra no puede aplicarse a una "fuerza" impersonal. Al prometernos "otro" consolador en (Jn 14.16), se espera uno como el primero (cf. 1ª Jn 2 ;1), es decir, una persona como Jesús. Para ilustrar un poco esto; si pides un café en algún lugar, y es tan bueno, pero tan bueno, que decides tomarte otro, pides "allos" café. Sin embargo, si es tan malo, pero tan malo, que lo devuelves para pedir otro, pides "heteros" café. Es decir, el Espíritu Santo es un "parakletos" (abogado) del mismo tipo que el Señor Jesús, y ofrecía a los discípulos la misma relación que Jesús había tenido con ellos cuando estaba en la tierra.



Además, Jesús usó los pronombres personales cuando se refiere al Espíritu Santo: "…pero es verdad lo que les digo: les conviene que yo me vaya, porque mientras yo no me vaya, el Protector no vendrá a ustedes. Yo me voy, y es para enviárselo. Cuando venga él, rebatirá al mundo en lo que toca al pecado, al camino de justicia y al juicio. ¿Qué pecado? Que no creyeron en mí. ¿Qué camino de justicia? Mi partida hacia el Padre, y ustedes ya no me verán. ¿Qué juicio? El del gobernador de este mundo: ya ha sido condenado. Aún tengo muchas cosas que decirles, pero es demasiado para ustedes por ahora. Y cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, los guiará en todos los caminos de la verdad. El no viene con un mensaje propio, sino que les dirá lo que escuchó y les anunciará lo que ha de venir. El tomará de lo mío para revelárselo a ustedes, y yo seré glorificado por él. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso les he dicho que tomará de lo mío para revelárselo a ustedes."(Juan 16:7-15). 


El argumento de que no es raro que se personifiquen las casas como la sabiduría que tiene hijos (Lc 7:35) y el pecado y la muerte son reyes (Rom 5 14:21) dista de ser del todo un argumento solido, pues es muy claro que se entiende que se esta hablando en -sentid metafórico-, muy distinto en relación a la actividad real del Espíritu Santo que tiene conocimiento (de igual modo que el espíritu humano 1ª Cor 2.11:) Pero también es capaz de amar Rom.15.30 ¿En la Biblia se dice que el pecado y la sabiduría expresar este tipo de sentimientos? La verdad que no. Por lo tanto, las llamadas "personificaciones" de la Biblia vienen en versículos figurativos aislados, y acerca de realidades o conceptos abstractos que nadie nunca confundiría con una persona. 



(Sic) ESPIRITU (Rom. 5:14,21). Aunque algunos textos dicen que el espíritu santo ‘hablo’, otros pasajes dejan ver claramente que esto se hizo mediante ángeles o seres humanos. (Hech. 4:24,25; 28:25; Mat. 10: 19, 20 compárese Hech 20:23 con 21:1, 11.) En 1 Juan 5: 6-8, no solo se dice que el espíritu ‘da testimonio’, sino que también se dice esto del “agua y la sangre”. De modo que ninguna de las expresiones que se hallan en estos textos prueba en si que el espíritu santo sea una persona. (ir a a cita original # 5).

Este argumento es la continuación del que acabamos de analizar, pero de nuevo decir que "la sabiduría tiene hijos" (Luc.7.35), que la muerte y el pecado son "reyes" (cf. Rom.5.14,21), o que el agua y la sangre son "testigos" (1ª Jn.5.6-8), junto con el Espíritu Santo, no los convierte en personas. Sería absurdo, ya que son realidades impersonales, que reciben definiciones impersonales en otras partes de la Biblia. Por otro lado el hecho de que el Espíritu Santo haya hablado por boca de seres humanos o mediante ángeles no implica tampoco que no sea una persona, por el contrario dichos textos solo ponen en evidencia que estas personas o ángeles hablaron “movidas” o “inspiradas” por el Espíritu Santo como verdadera persona racional; 

Hech 4:25 Tú, por el Espíritu Santo, pusiste en boca de tu siervo David estas palabras: ¿Por qué se agitan las naciones y los pueblos traman planes vanos?


Hech 28:25 Al final los judíos se retiraron muy divididos. Pablo los despidió con estas palabras: "Es muy acertado lo que dijo el Espíritu Santo cuando hablaba a sus padres por boca del profeta Isaías:"


Como lo declaraba Pablo en (1ª Cor 12:3) “Por eso os hago saber que nadie, movido por el Espíritu de Dios, puede decir: "¡Maldito sea Jesús!"; y nadie puede decir: "¡Jesús es Señor!" sino movido por el Espíritu Santo.” por eso los demás textos que citan los testigos se entiende sobre este mismo principio como; (Mat 10:19-20). Y en (Hech 20:23). No solamente Pablo es inspirado por El, sino que Espíritu Santo le advierte que le esperan prisiones y pruebas. Y por mucho que los TJ le quieran maquillar a estos textos diciendo que solo habla por medio de personas (Hech 21:11), pone muy claro en evidencia que también le dicta cosas especificas que tiene que hacer al profeta Ágabo.


(Sic) La identificación correcta del espíritu santo tiene que cuadrar con todo los textos bíblicos que se refieren a dicho espíritu. Con este punto de vista, es lógico concluir que el espíritu santo es la fuerza activa de Dios. No una persona , sino una fuerza poderosa que da Dios. No es una persona, sino una fuerza poderosa que Dios hace emanar de si mismo para llevar a acabo su santa voluntad. (Sal. 104:30; 2 Ped. 1:21; Hech. 4:31.) (ir a cita original # 6).

Contrario a lo que aquí se nos dice, todos los textos bíblicos no cuadran con la concepción que tienen los testigos de Jehová en referencia al Espíritu Santo, es decir, “que sea una fuerza que emana de Dios”, si es así, los testigos de Jehová tienen otro problema con su teología pues en la Biblia vemos a este Espíritu “emanar” de Cristo, por tanto Jesús es Dios, cosa que niegan los testigos; “Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Reciban el Espíritu Santo:" (Jn 20:22). “Cuando venga el Protector que les enviaré desde el Padre, por ser él el Espíritu de verdad que procede del Padre, dará testimonio de mí.” (Jn 15:26).

Tampoco ninguno de los textos citados por los Jehovistas cuadran con su visión del Espíritu Santo, por ejemplo en el Salmo 104:30 el Espíritu Santo hace algo que solo Dios puede hacer, esto es crear, ya que Dios Padre solo le “envía” dice el texto por su acción libre pero en relación con el Padre y el Hijo; “Si envías tu espíritu, son creados y así renuevas la faz de la tierra.” Salmo 104:30. Tampoco en (2ª Pe 1:21) ya que se narra otra acción propia del Espíritu, muy lejos de poder ser realizada por una “energía”; “pues ninguna profecía ha venido por iniciativa humana, sino que los hombres de Dios han hablado movidos por el Espíritu Santo.” Y en (Hechos 4:31), encontramos el mismo patrón; Terminada la oración, tembló el lugar donde estaban reunidos. “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y se pusieron a anunciar con valentía la Palabra de Dios.” Hechos 4:31. Es imposible que cualquier fuerza enérgica o “activa” pueda crear, inspirar, y alentar si esta “fuerza” no tuvieses personalidad propia.



Examinemos algunos textos Bíblicos si es cierto que cuadran y apoyan en verdad la idea de los testigos de Jehova de que es solo una fuerza impersonal.


Gen 1:1-2 En el principio creó Dios el cielo y la tierra, todo era confusión y no había nada en la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos mientras el Espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las Aguas.


La palabra para designar Espíritu en hebreo es rûaj (רוּחַ), el vocablo significa «hálito» o «aliento», el «aire» que se respira, este vocablo tiene diferentes excepciones en su séptima excepción según el diccionario Vine AT: “…la Biblia habla a menudo acerca del «Espíritu» de Dios, la tercera persona de la Trinidad. Este es el significado de rûaj la primera vez que aparece el término: «Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas» (Gén_1:2 rvr ). Isa_63:10-11 y Sal_51:12 hablan específicamente del «Espíritu Santo o libre». 


Es muy significativo además notar de una forma muy clara sugerida por el contexto la unicidad de un solo Dios (“creó Dios el cielo y la tierra…”) la virtud creadora del Espíritu Santo como un Ser distinto e independiente del factor material, “…el Espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las Aguas…” tal como se encuentra en otros textos paralelos como; (Pro_16:2; 1Sa_10:10; Isa_31:3; Isa_63:10; Núm_11:17; Eze_2:2), estas mismas características sugeridas por el contexto; nos insertan automáticamente en una idea teológica distinta a la que se propone por la WT, donde se distinguen rasgos y características propias y personales distintas a una fuerza impersonal.

En resumen, la concepción generalizada respecto al “espíritu” de los filósofos, teólogos, diccionarios y enciclopedias es apabulladora en afirmar que es distinto a la materia. Por eso al Espíritu Santo no se le puede relacionar con una creatura ya que como dice El Señor Jesús; “Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu.” (Jn 3:6) Y el apóstol Pablo; “…la carne tiene deseos contrarios a los del espíritu, y el espíritu tiene deseos contrarios a los de la carne." (Gálatas 5:17).



¿En que se apoyan los testigos de Jehová?

Según los TJ este concepto encuentra apoyo en (Miqueas 3:8; Lucas 1:35; Hechos 10:38 2ª Cor 4:7), donde se habla de “poder de Dios”, y los cuales según apoyan la idea de una fuerza impersonal como las ondas de microondas, de radio o de la electricidad, veamos algunos ejemplos;


Hech 1:8 pero recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes, y serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea, y en Samaria, y hasta la parte más distante de la tierra”. (TNM).


Eph 3:20 Ahora, a aquel que, según su poder que está operando en nosotros, puede hacer más que sobreabundantemente en exceso de todas las cosas que pedimos o concebimos, (TNM).


2ª Cor 4:7 Pero llevamos este tesoro en recipientes de barro para que aparezca que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no de nosotros.


Mic 3:8 Y, por otra parte, yo mismo he llegado a estar lleno de poder, con el espíritu de Jehová, y de justicia y poderío, para informar a Jacob su sublevación y a Israel su pecado. (TNM).


Luk 1:35 En respuesta, el ángel le dijo: “Espíritu santo vendrá sobre ti, y poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, también, lo que nace será llamado santo, Hijo de Dios.


2ª Co 4:6 Pues el mismo Dios que dijo: Del seno de las tinieblas brille la luz, la ha hecho brillar en nuestros corazones, para iluminarnos con el conocimiento de la gloria de Dios que está en la faz de Cristo.


Sin embargo en el Antiguo Testamento el concepto de “poder” o de “fuerza” referente a la acción del Espiritu es totalmente distinta a la idea de los testigos de Jehova. Dios demostró su «poder» a Israel, pero el lenguaje del “poder” divino en el AT es altamente metafórico. En el NT la palabra griega es dunamis (δύναμις) y conota el poder, capacidad inherente y se usa de obras de origen y carácter sobrenatural, que no podrían ser producidas por agentes y medios naturales, tales como la electricidad, el viento el agua o las ondas radiales.



La WT también argumenta diciendo;



“En contra de la opinión generalizada, Dios no está presente al mismo tiempo en todos los lugares. Más bien, vive en el mundo espiritual, en “el lugar establecido de [su] morada” (1 Reyes 8:39; 2 Crónicas 6:39). Las Escrituras también dicen que reside y tiene su “trono” en un lugar concreto (1 Reyes 22:19; Isaías 6:1; Daniel 7:9; Revelación [Apocalipsis] 4:1-3). No obstante, desde ese “lugar establecido de [su] morada” emplea su fuerza activa para llegar hasta el último rincón del mundo físico y del espiritual.” (Salmo 139:7).

En 1879, el biblista Charles L. Ives ilustró con maestría la capacidad que Dios tiene de ejercer su poder desde el lugar que ocupa. Escribió: “Por ejemplo, nosotros decimos: ‘Abre las contraventanas para que entre el sol en la habitación’. No nos referimos al cuerpo celeste, el Sol, sino a la radiación solar, los rayos procedentes del Sol”. Así mismo, Dios no tiene que viajar a cada sitio donde va a usar su fuerza activa. En fin, ver al Espíritu Santo como lo que es —la poderosa fuerza activa de Dios— nos llena de confianza en que Dios cumplirá sus promesas.

Con razón dice escribe el profeta Jeremías; (23:23,24 ¿Soy yo un Dios sólo de cerca - oráculo de Yahvé - y no soy Dios de lejos? ¿O se esconderá alguno en escondite donde yo no le vea? - oráculo de Yahvé -. ¿Los cielos y la tierra no los lleno yo? - oráculo de Yahvé -. Y también en Hechos 17:28 dice; “…no se encuentra lejos de cada uno de nosotros, pues en él vivimos, nos movemos y existimos”



Evidencia de que el Espíritu tiene atributos de "personalidad" 


 

Voluntad:

1ª Cor 12:11 Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad.

Hechos13:4 Enviados por el Espíritu Santo, Bernabé y Saulo bajaron al puerto de Seleucia y de allí navegaron hasta Chipre.

Hech 16:6 Atravesaron Frigia y la región de Galacia, pues el Espíritu Santo no les dejó que fueran a predicar la Palabra en Asia.

 

Juicio

Hechos 13:2 Un día, mientras celebraban el culto del Señor y ayunaban, el Espíritu Santo les dijo: "Sepárenme a Bernabé y a Saulo y envíenlos a realizar la misión para la que los he llamado.


Hechos 15:28 Fue el parecer del Espíritu Santo y el nuestro no imponerles ninguna otra carga fuera de las indispensables...


Hech 20:28 Cuiden de sí mismos y de todo el rebaño en el que el Espíritu Santo les ha puesto como obispos (o sea, supervisores): pastoreen la Iglesia del Señor, que él adquirió con su propia sangre.

 

Mente/conoce

Isaias 11:1-3 Una rama saldrá del tronco de Jesé, un brote surgirá de sus raíces. Sobre él reposará el Espíritu de Yavé, espíritu de sabiduría e inteligencia espíritu de prudencia y valentía, espíritu para conocer a Yavé y para respetarlo, y para gobernar según sus preceptos.


Rom 8:27 Sin embargo, el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del espíritu, porque este aboga en conformidad con Dios por los santos. (TNM)


Jn 16:13 Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os explicará lo que ha de venir.


Hech 5:32 Nosotros somos testigos de esto y lo es también el Espíritu Santo, que Dios ha dado a los que le obedecen.


Hech 5:32 Nosotros somos testigos de esto y lo es también el Espíritu Santo, que Dios ha dado a los que le obedecen.


Rom 8:27 y el que escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu, y que su intercesión a favor de los santos es según Dios.


1ª Cor 2:11 En efecto, ¿qué hombre conoce lo íntimo del hombre sino el espíritu del hombre que está en él? Del mismo modo, nadie conoce lo íntimo de Dios, sino el Espíritu de Dios.

 

El habla

2ª Sam 23:2 El espíritu de Yahvé habla por mí, su palabra está en mi lengua.


Hech 21:11 Se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo, se ató con él de pies y manos y dijo: "Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos al dueño de este cinturón y lo entregarán en manos de los extranjeros.


Hech 8:29 El Espíritu dijo a Felipe: "Acércate y ponte junto a ese carro."


Hech 10:19,20 Estando Pedro pensando en la visión, le dijo el Espíritu: "Ahí tienes unos hombres que te buscan. Baja, pues, al momento y vete con ellos sin vacilar, pues yo los he enviado."


Hech 11:12 El Espíritu me dijo que fuera con ellos sin plantearme dudas. Vinieron también conmigo estos seis hermanos, y entramos en la casa de aquel hombre.


Hech 13:2 Mientras estaban celebrando el culto del Señor y ayunando, dijo el Espíritu Santo: "Separadme ya a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los tengo llamados."


Hech 21:11 Se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo, se ató con él de pies y manos y dijo: "Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos al dueño de este cinturón y lo entregarán en manos de los extranjeros.


Hech 28:25 Al final los judíos se retiraron muy divididos. Pablo los despidió con estas palabras: "Es muy acertado lo que dijo el Espíritu Santo cuando hablaba a sus padres por boca del profeta Isaías."


Heb 3:7 Escuchemos lo que dice el Espíritu Santo: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor."


Heb 10:15,16 Nos lo declara el Espíritu Santo. Después de decir: Esta es la alianza que pactaré con ellos en los tiempos que han de venir, el Señor añade: Pondré mis leyes en su corazón y las grabaré en su mente.


1ª Tim 4:1 El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe entregándose a espíritus engañadores y a doctrinas diabólicas…


Rev 2:17 El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias…

 

Crea vida que una fuerza no puede crear

Gen 1:2 todo era confusión y no había nada en la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos mientras el Espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las Aguas.


Salmo104:30 Envías tu soplo y son creados, y renuevas la faz de la tierra.


Job 26:13 Su soplo abrillantó los cielos, su mano traspasó a la Serpiente Huidiza…


Job 33:4 El soplo de Dios me hizo, me animó el aliento de Sadday.


Salmo33:6 Por la palabra de Yahveh fueron hechos los cielos por el soplo de su boca toda su mesnada.


Salmo 33:6 Por la palabra de Yahvé fueron hechos los cielos, por el aliento de su boca todos sus ejércitos. 


Comentario: La palabra ‘aliento’ es la misma palabra transliteración de Espíritu en Gen 1:2, la palabra ‘aliento’ es metafórica, y acarrea el significado de las palabras -de su boca-, por lo tanto significa que las huestes celestes fueron creadas por el Espíritu, la misma connotación se encuentra en el Salmo104:30, el cual usa la palabra ‘bara’ que apunta a la creación inicial.

 

Ubicuidad, y omnipresente (estar en diversos lugares a la vez).

Salmo 139:7-8 ¿Adónde iré lejos de tu espíritu, adónde podré huir de tu presencia? Si subo hasta el cielo, allí estás tú, si me acuesto en el Seol, allí estás.


Hech 2:4 Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran.


1Co 12:8 Pues a uno le es dada palabra de sabiduría por el Espíritu; a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu…


Salmo 36:6 Tu amor, Yahvé, llega al cielo, tu fidelidad alcanza las nubes…(El Espíritu es el Amor del Hijo y del Padre)

 

Se le puede entristecer, y mentir.

Isa 63:10 Pero ellos lo desobedecieron, y como causaban pena a su Espíritu Santo, se convirtió en su enemigo y él mismo les hizo la guerra. Entonces se acordaron de los tiempos pasados, de los días de Moisés: ¿Dónde está aquel que salvó de la mar al pastor de su rebaño y que puso dentro de ellos su Espíritu Santo…
 

Hech 5:3 Pedro le dijo: "Ananías, ¿por qué has dejado que Satanás se apoderara de tu corazón? Te has guardado una parte del dinero; ¿por qué intentas engañar al Espíritu Santo?"

Eph 4:30 No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención.



Se peca contra El como verdadero Dios, nadie puede pecar contra una fuerza.

Mat 28:19 Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…


2ª Cor 13:13 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.



Gime e intercede, ayuda, guia

Sab 1:5 El Espíritu Santo que nos educa huye de la duplicidad; rechaza los pensamientos estúpidos y se paraliza frente a la maldad.


Lc 12:12 llegada la hora, el Espíritu Santo les enseñará lo que tengan que decir.


Jn 16:13 Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os explicará lo que ha de venir.


Hech 1:8 Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo cuando venga sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los extremos de la tierra.


Hech 15:29 que no coman carne sacrificada a los ídolos, ni sangre, ni carne de animales sin desangrar y que se abstengan de relaciones sexuales prohibidas. Observen estas normas dejándose guiar por el Espíritu Santo. Adiós.


Rom 8:26 Y de igual manera, también el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos pedir como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables.


2ª Ti 1:14 Conserva el precioso depósito con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros.


1ª Cor 2:13 de las cuales también hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino enseñadas por el Espíritu, expresando realidades espirituales en términos espirituales.


Rom 8:27 y el que escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu, y que su intercesión a favor de los santos es según Dios.


Gal 4:6 Y, como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!


Rom 8:16 El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. (una relación personal). 



El Espíritu Santo es referido como Dios.

Isa 61:1 ¡El Espíritu del Señor Yavé está sobre mí! sepan que Yavé me ha ungido.


1ª Cor 3:16 ¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios le destruirá a él.


Comentario: Aquí Pablo habla de Dios y Espíritu Santo como sinónimos.

1ª Cor 6:11 Y tales fuisteis algunos de vosotros. Pero habéis sido lavados, habéis sido santificados, habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.


Comentario: Aquí Pablo relaciona al Padre al Hijo y al Espíritu Santo como Dios 

1ª Cor 6:19 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que, por tanto, no os pertenecéis?


Comentario: Nadie sino Dios puede arrogarse un templo; aquí se le asigna uno al Espíritu Santo; por lo tanto, el Espíritu Santo es Dios.

Hechos 5:3,4 Pedro le dijo: "Ananías, ¿cómo es que Satanás se adueñó de tu corazón para mentir al Espíritu Santo y quedarte con parte del precio del campo? ¿Es que no era tuyo mientras lo tenías, y, una vez vendido, no podías disponer del precio? ¿Por qué determinaste en tu corazón hacer esto? No has mentido a los hombres, sino a Dios."


Comentario: Aquí se hace una referencia directa del Espíritu Santo como Dios.

Heb 1:1 Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas.


Comentario: Quien hablo por medio de los profetas fue el Espíritu Santo, luego el es Dios.

Heb 10:29 ¿Cuánto más severo castigo pensáis que merecerá el que pisotee al Hijo de Dios, y profane la sangre de la alianza que le santificó, y ultraje al Espíritu de la gracia? (v.:31); ¡Es terrible caer en las manos del Dios vivo!


Comentario: Aquí también se hace un paralelo de honor y gloria en yuxtaposición quien profane la sangre al Hijo y lo que el Espíritu Santo santifica.

Hech 28:25-27 Cuando, en desacuerdo entre sí mismos, ya se despedían, Pablo dijo esta sola cosa: "Con razón habló el Espíritu Santo a vuestros padres por medio del profeta Isaías: Ve a encontrar a este pueblo y dile: Escucharéis bien, pero no entenderéis, miraréis bien, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, y con sus oídos oigan, y con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los cure.


Comentario:Pablo aplica al Espíritu Santo palabras habladas por Dios (ver Isa 6 9:10), identificándole con Jehová; ¿quién habló estas palabras? ¿Jehová o el Espíritu Santo?

Mat 12:31 "Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. (como mentir contra el Hijo quien es una persona)
 

Comentario:Aquí también el Espíritu Santo es asociado en el mismo rango que el Padre y el Hijo los cuales comúnmente son aceptados como personas.


Títulos del Espíritu Santo revelando su relación personal.

De los muchos títulos y variaciones en relación al Espíritu Santo, dieciséis de ellos revelan su relación con la Trinidad, once títulos encontramos relacionándole con el Padre. 
  1. Espíritu de Dios; (Gen 1:2; Mat 3:16; Rom 8:9)
  2. Mi espíritu; (Gen 6:3)
  3. Su Espíritu; (Num 11:29)
  4. Tu espíritu; (Salmo 139:7-8)
  5. Espíritu del Señor Dios; (Isa; 61:1)
  6. El espíritu de Yahvé; (Jueces 3:10)
  7. Espíritu del Padre; (Mt 10:20)
  8. Espíritu del Señor; (Lc 4:18)
  9. Espíritu de nuestro Dios; (1ª Cor 6:11)
  10. Espíritu de Dios vivo; (2ª Cor 3:3)
  11. Espíritu de aquel; (Rom 8:11)

Cinco títulos son referidos en relación al Hijo

  1. Espíritu de Cristo; (Rom 8:9; 1ª Ped 1:11)
  2. Espíritu de Jesucristo; (Fil 1:19)
  3. Espíritu de Jesús (Hech 16:7)
  4. Espíritu de su Hijo; (Gal 4:6)
  5. Espíritu del Señor; (Hech 5:9; 8;39) [7]

Las obras de eruditos confirman la personalidad del Espíritu Santo


En "Razonamiento" (p.400) leemos una cita de la "New Catholic Encyclopedia" que parece apoyar la idea de que el Espíritu Santo no fuera una persona. Sin embargo, cuando colocamos el texto citado dentro de su contexto (la parte omitida se resaltada), nos dice así: "Aunque los conceptos del N[uevo] T[estamento] sean mayormente una continuación de los del A[ntiguo] T[estamento], en el N[uevo] T[estamento] hay una revelación gradual que el Espíritu de Dios es una persona. La mayor parte de los textos del N[uevo] T[estamento] revelan que es espíritu de Dios es algo, no alguien; esto se ve especialmente en el paralelismo entre el espíritu y el poder de Dios" (Vol.XIII, p.575). La postura de los escritores queda clara: aunque muchos textos tratan del espíritu santo como un "algo", su personalidad queda comprobada a través de la revelación completa de las Escrituras Griegas Cristianas. La cita dada fuera de contexto hace a la obra decir lo opuesto de lo que en verdad pretende comunicar.



¿Que pensaban los primeros cristianos?

"¿Acaso no tenemos un único Dios, un único Cristo, un único Espíritu de gracia que ha sido derramado sobre nosotros y una única llamada en Cristo?" (Clemente Romano, Carta a los Corintios XLVI,6).


"El Espíritu habla al corazón de Moisés para que haga una figura de la cruz y del que había de padecer, porque si no esperan en él -dice- serán eternamente atacados" (Epístola de Bernabé XII.2; siglo II).


“Ahora, qué es el Espíritu Santo, se nos enseña en muchos pasajes de la Escritura, como David en el Salmo 51, cuando dice: "Y no quites de mí tu Santo Espíritu" (Salmo 51:11). Y por Daniel, cuando dice: "El Espíritu Santo que está en ti" (Dan 4:8). En el N.T. tenemos testimonios abundantes, como cuando el Espíritu Santo se describe como descendiendo sobre Cristo, y cuando el Señor sopló sobre sus apóstoles tras Su resurrección, diciendo: "Recibid el Espíritu Santo" (Jn 20:22). Y el saludo del ángel a María: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti" (Lc 1:35). La declara ción de Pablo, de que nadie puede llamar Señor a Jesús, excepto por el Espíritu Santo (1ª Cor 12:3). 


En los Hechos de los Apóstoles, el Espíritu Santo se dio por la imposición de manos de los apóstoles en el bautismo (Hech 8:18). De todo esto aprendemos que la persona del Espíritu Santo era de tal autoridad y dignidad, que el bautismo salvífico no era completo excepto por la autoridad de lo más excelente de la Trinidad, esto es, por el nombre del Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo; uniendo al Dios inengen-drado, el Padre, y a Su Hijo unigénito, también el nombre del Espíritu Santo. ¿Quién, entonces, no se queda asombrado ante la suprema majestad del Espíritu Santo, cuando oye que quien hable una palabra contra el Hijo del Hombre puede tener la esperanza de perdón; ¡pero quien es culpable de blasfemia contra el Espíritu Santo no tiene perdón en este mundo presente ni en el venidero!” (cf. Mt 12,32; Lc 12,10).(Origenes - de principis 1302)

"Pues, si algunos me quisieron engañar según la carne, sin embargo el Espíritu que viene de Dios no engaña. Pues Él sabe de dónde viene y a dónde va (Jn 3,8) y revela lo oculto... A Aquél en el que estoy encadenado pongo por testigo de que no lo supe por carne humana. El Espíritu me lo anunció diciéndome: 'No hagáis nada sin el obispo, guardad vuestra carne como templo de Dios, amad la unidad, huid de las divisiones, sed imitadores de Jesucristo como también Él lo es de su Padre'" (Ignacio de Antioquía, a los filadelfios VII,1-2).
 

"Terminadas las oraciones, nos damos mutuamente ósculo de paz. Luego, al que preside a los hermanos, se le ofrece el pan y un vaso de agua y vino, y tomándolos él tributa alabanzas y gloria al Padre del universo por el nombre de su Hijo y por el (del) Espíritu Santo, y pronuncia una larga acción de gracias, por habernos concedido estos dones que de El nos vienen. Y cuando el presidente ha terminado las oraciones y la acción de gracias, todo el pueblo presente aclama diciendo: ¡amén!" (San Justino, 1 Apología 65,2-3; s. II).

"...afirmamos a Dios, y al Hijo, Verbo suyo y al Espíritu Santo, identificados según el poder, pero distintos según el orden: al Padre, al Hijo y al Espíritu, porque el Hijo es inteligencia, verbo y sabiduría del Padre, y el Espíritu emanación como luz del fuego". (Atenágoras, Súplica en favor de los cristianos II,24).


"Que Pablo usa frecuentemente las inversiones por la velocidad de sus palabras y por el ímpetu del Espíritu que está en él es posible descubrirlo en muchos otros pasajes...". (Ireneo, Contra las herejías  3,7,2)

"Hemos largamente demostrado que el Verbo, esto es el Hijo, estaba siempre con el Padre. (Y) también la Sabiduría, esto es el Espíritu, estaba delante de El (= del Padre) antes de toda la creación, lo dice por Salomón (cf. Prov 3,19-20)...".
(Ireneo, Contra las herejías IV,20,3)

"... contemplamos el Verbo encarnado, por su medio pensamos en el Padre, creemos al Hijo, adoramos al Espíritu Santo". (
Hipólito, Contra Noeto 12)

"Pues el Espíritu Santo, que es Espíritu de Dios, no ha tomado nada de las criaturas, como si pudiera parecer que ha recibido de ellas porque todas son de Dios. Pero todo lo que es del Padre es del Hijo en el sentido de que no hay que pensar que lo que el Espíritu recibe del Hijo, no lo recibe también del Padre, dado que todo lo que es del Padre ha de considerarse también del Hijo" (
San Hilario, La Trinidad IX,73)

"Repasemos brevemente la página evangélica para poder detenernos más largamente a contemplar el misterio que hoy celebramos. Hoy, de hecho, el Espíritu Santo... se posó sobre los apóstoles, transformó en su amor sus mentes carnales, y, mientras fuera aparecieron lenguas de fuego, dentro los corazones se inflamaron. Porque acogiendo a Dios que se manifestaba en el fuego, ardieron suavemente de amor... Quien desea a Dios con todo el alma posee ya aquello que ama...".
(San Gregorio M., Homilías a los Evangelios 30,1-2)

"... Pues no son unas las enseñanzas de Cristo y otras las del Espíritu Santo, sino claramente las mismas (Hech 8,20)... Tenemos, por tanto, de parte de Dios un auxiliador y protector, gran maestro de la Iglesia y gran luchador en favor nuestro. No sintamos temor ante los demonios ni ante el diablo, pues es más grande el que lucha por nosotros…” (San Cirilo de Jerusalén, Catequesis 16,10.14.19.20).


"Grande, omnipotente en sus dones y admirable es el Espíritu Santo. Piensa cuántos estáis sentados aquí, cuántas almas somos. El Espíritu actúa de modo adecuado a cada uno. Ve también el pensamiento y la conciencia, y también lo que hablamos y a lo que damos vueltas en nuestra mente.(
San Cirilo de Jerusalén, Catequesis 16,22).

“No son unos los dones del Padre, otros los del Hijo y otros los del Espíritu Santo. Pues una es la salvación, una la potestad y una la fe, único es Dios Padre, único es el Hijo y único es el Espíritu Santo Paráclito. Y bástenos saber estas cosas. No indagues afanosamente la naturaleza o la sustancia...”
(San Cirilo de Jerusalén, Catequesis 16,24).

"Por todo lo cual y por otras muchas cosas que no se han mencionado se recomienda vivamente que los hombres acepten la fuerza personal, santificadora y eficazmente activa del Espíritu Santo.”
(San Cirilo de Jerusalén, Catequesis 16,34).

"Las Escrituras divinas nos prometían para todo el mundo esta lluvia que, cuando viniera el Señor y Salvador, regaría el orbe con el rocío del Espíritu divino. Es así que ya vino el Señor, vino también la lluvia, vino el Señor trayendo consigo las gotas celestes. Y por eso nosotros, los que antes estábamos sedientos, apagamos ya nuestra sed y con sorbos del corazón bebemos aquel divino Espíritu... En efecto, el Espíritu Santo no está sometido al poder o autoridad de otro, sino que es dueño de su libertad, y con la autoridad de su propia voluntad, según leemos (en la Escritura), distribuye todas las cosas 'a cada uno según le parece' (1 Cor 12,11)... Pues no cree en el Padre, quien no cree en el Hijo, y no cree en el Hijo de Dios, quien no cree en el Espíritu. Ni puede mantenerse en pie la fe sin la regla de la verdad".
(San Ambrosio: El Espíritu Santo I,8; I,18.29).

"Así pues, el que nace según el Espíritu, nace según Dios.(
San Ambrosio, El Espíritu Santo II,65.66.III,107;III,137-138; III,152).


"Pero cuando el Espíritu es llamado 'dedo', se nos quiere hacer ver su potencia operativa, puesto que el Espíritu Santo es también el autor de las obras divinas igual que el Padre y el Hijo...(San Ambrosio, Tratado sobre el evangelio de S. Lucas 7,93.232).

El Señor fundó la fé de la Iglesia en la Trinidad cuando Dijo a Sus Apóstoles: "Vayan por todos lados y enseñen a todas las naciones; bautizenlos en el nombre del Pedre y del Hijo y del Espíritu Santo". Si el Espíritu Santo fuera una creatura, Cristo no lo hubiera asociados con el Padre; hubiera evitado hacer una Trinidad heterogénea, compuesta de elementos discímiles. ¿ Qué es lo que Dios necesita? Acaso El necesita unirse a Sí mismo con un ser de diferente naturaleza?... No, la Trinidad no está compuesta por el Creador y la creatura". (Ad. Serp., III, n6 en PG., 26. 633 sg)

"Yo testifico a todo hombre que confiesa a Cristo y niega a Dios, que Cristo de nada le servirá; y a quien invoca a Dios, pero niega al Hijo, que su fe es vana; y a quien rechaza al Espíritu Santo, que su fe en el Padre y en el Hijo caerá en el vacío, pues ni tenerla podrá, faltando el Espíritu. Efectivamente, no cree en el Hijo quien no cree en el Espíritu, ni cree en el Padre quien no creyó en el Hijo, pues 'no se puede llamar Señor a Jesús, si no es en el Espíritu Santo...' (1 Cor 12,3)... el tal, tampoco participa de la verdadera adoración, pues no es posible adorar al Hijo si no es en el Espíritu Santo, ni es posible invocar al Padre si no es en el Espíritu de la adopción... Efectivamente, nombrar a Cristo es confesar el todo, pues es mostrar a Dios que unge, al Hijo que es ungido y al Espíritu que es la unción...". (
San Basilio de Cesarea, El Espíritu Santo 11,27; 12,28).

“Nada hace el Padre que no lo haga también el Hijo y el Espíritu Santo, ni nada hace el Espíritu Santo que no lo hagan el Padre y el Hijo, y nada hace el Hijo que no lo hagan también el Padre y el Espíritu Santo...” (San Agustín, Epístola 11,2)

"De cuanto hemos dicho se deduce que la sabiduría dada a los discípulos por el Hijo es la sabiduría del Espíritu Santo y que la enseñanza del Espíritu Santo es la enseñanza del Señor; y que es única la comunión de naturaleza y de voluntad del Espíritu Santo con el Hijo... La unidad de naturaleza y de poder de la Trinidad se revelan también con otro ejemplo tomado de las Escrituras. Al Hijo se le llama mano, brazo y derecha del Padre. De éstos términos, como hemos repetido varias veces, se demuestra la identidad de la única naturaleza. También al Espíritu Santo se le llama dedo de Dios para indicar la unión de naturaleza con el Padre y el Hijo.
(Dídimo el Ciego, Tratado sobre el Espíritu Santo XIX.85; XX..87).

"A continuación, según mi capacidad, expondré lo que pienso sobre la tercera persona, es decir, sobre el Espíritu Santo, dado que me doy cuenta de que muchos dudan especialmente sobre El. Y aunque sea una temeridad disputar del que en la profesión de fe está asociado al Padre y al Hijo según la tradición del Señor y nuestra profesión de fe en el bautismo, con todo y dado que muchos piensan cosas distintas y que se nos pide una explicación, hemos necesariamente de darla. Y no la hemos de dar sino a partir de las Sagradas Escrituras. Con todo, estoy convencido de que difícilmente se podrán apaciguar unos oídos ocupados de antemano y unos entendimientos cargados con otra manera de pensar. La prevención es, en efecto, perniciosa... Sabemos que este Espíritu existe con personalidad propia y verdadera; que es fuente de santificación, luz de las almas y dador de los dones. Este Espíritu santifica y no es santificado, ilumina y no es iluminado. Y sin este Espíritu ninguna criatura podrá alcanzar la eternidad ni llamarse de verdad santa...".
(Nicetas de remesiana, El Espíritu Santo 1.5).

"El que santifica con su sangre a las gentes, reconduce con su Espíritu a los elegidos al cielo cuando 'son movidos por su Espíritu' y viven para Dios...Si la fe me dice que Cristo es del Padre, que el Espíritu es de Cristo, más aún, de los dos (como dice Cristo: 'El procede del Padre y toma de lo mío', que Cristo es obra del Espíritu Santo (según la voz del ángel: 'lo que hay en ella es obra del Espíritu Santo'), debe comprender el misterio de mi redención únicamente creyendo, escuchando y amando a él que a mí ha venido. Porque es Dios que se conoce, Cristo que se anuncia, el Espíritu Santo que se desvela a los santo".
(Epifanio de Salamina, El ancla de la fe, 66,67)

Y, si seguimos por el camino de la unión espiritual; habremos de decir que todos nosotros, una vez recibido el único y mismo Espíritu, a saber, el Espíritu Santo, nos fundimos entre nosotros y con Dios. Pues aunque seamos muchos por separado, y Cristo haga que el Espíritu del Padre y suyo habite en cada uno de nosotros, ese Espíritu, único e indivisible, reduce por sí mismo a la unidad a quienes son distintos entre si en cuanto subsisten en su respectiva singularidad, y hace que todos aparezcan como una sola cosa en si mismo. San Cirilo de Alejandría, obispo, sobre el evangelio de san Juan (Libro 11, cap.11: PG 74, 559-562).

"El Hijo está en el Padre y el Espíritu en el Hijo y el Padre en ambos. El hombre conoce por fe todas las realidades invisibles e inteligibles. La fe es la voluntaria conformidad del alma". (
Antonio el Grande, Avisos sobre la índole humana y la vida buena 141).

"Dios que en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo es alabado y glorificado por toda naturaleza racional, ángeles, hombres y toda criatura que la inefable Trinidad ha creado, el Unico Dios, de quien podemos obtener también nosotros, por la oración de la Santísima Madre de Dios y de nuestros santos padres, el reino luminoso. A este Dios inaccesible, gloria eterna. Amén".
(Esiquio, presbítero 203)

 

Conclusión:

Hemos demostrado que hay suficientes razones para aceptar al Espíritu Santo como Persona, y como Dios Es Omnipresente Salmo 139:7; (ver paralelo con Jehová ["tú"] en v.8); ver también Jn 14:17. Tiene poder para cumplir su propósito; Zacarías 4:6; (también Luc.1.35). Es eterno Heb 9:14; (ver también Jn.14.16) Es santo, Sal 51:11; (ver también Rom.1.4) Es Espíritu de amor, y Dios es amor; 2ª Tim.1.7; 1ª Jn 4:16. Da vida; Ez 37:14, (ver Gén 2:7; Rom.8.2,11) Nos santifica; 1ª Ped1:2, (ver también 2ª Tes 2:13; Rom.15.16; comparar con; Jn10:36; 17:17; 1ª Tes 5:23; Heb 2:11. Y que no podemos dejarnos guiar por textos aislados sin tomar en cuenta la totalidad de la revelación bíblica sobre el asunto.


Dios te bendiga

***


Notas:

[1] Diario de Sor Faustina primer cuaderno -La Divina Misericordia En mi Alma-. #30.
[2] cf. Razonamiento a Partir de las Escrituras, 1989, p. 209. Atalaya, Julio 15, 1959, p. 421
[3] (Catecismo católico # 252).
[4] Tratado del Espíritu Santo por Joaquín Torres Asensio.
[5] (Catecismo católico # 253).
[6] Diccionario de la Biblia de Jerusalén.
[7] A comprehensive study of the person and work of the Holy Spirit. Escrito por John F. Walvoord

Sitios de referencia:

http://ec.aciprensa.com/a/alma.htm
http://www.jwinfoline.com/Documents/Trinity/Is_the_Holy_Spirit_an_impersonal_force_trinity_pt6.htm
http://www.mercaba.org/DIESDOMINI/PASCUA/PENT/ES_PATRES_01.htm
http://ec.aciprensa.com/e/espiritu.htm
http://www.revistapersona.com.ar/Persona08/8avaca.htm
http://www.mercaba.org/DIESDOMINI/PASCUA/PENT/ES_PATRES_15.htm

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo primero que todo explica el origen de la Trinidad, si estas aceptando esta idea entonces no eres fiel al origen del Cristianismo verdadero, porque el Cristianismo nace del Judaismo. En el Judaismo solo se aceptaba la existencia de un solo Dios (no Trinitario)Marcos 12:29 "... Jehova es un solo Jehova". Esta idea de un Dios Trinitario nace de las religiones paganas como la Babilonica de hay que la misma biblia condene las creencias que guardan relacion con esta religion antigua en donde se creia en un dios Trinitario. El Cristianismo moderno a adoptado muchas formas, como la adoracion a una virgen o a santos. Si deseas que sigamos analizando tus puntos de vista al respecto mi correo es sangelmillenim@hotmail.com

Veni Domine Iesu dijo...

Hola que tal, gracias por comentar.

Si acepto la doctrina de la Trinidad en realidad es que soy 100% cristiano. Mira, el hecho de que el cristianismo se una ramificasion de judaísmo esto no implica que forzosamente tengamos que, caminar, vestir y actuar y tener las mismas creencias judias, precisamente por eso somos cristianos y no judios.

Por otro lado, la concepcion judia del Dios unico es compartida tambien por el cristianismo ortodoxo, la unica diferencia es que aceptamos en esa unicidad de Dios una manifestacion de Trinitaria.

También me sorprende sobre manera tu comentario respecto a que la idea cristiana de un Dios Trino viene atraves de orígenes paganos, este eso otro error también de comprensión de la verdadera doctrina de la Trinidad. Pero es un hecho de que no existe en el paganismo nada ni siquiera parecido a la idea trinitaria crisitiana, te animo a que investigues bien esto que te digo.

Respecto a dialogar contigo no tengo inconveniente, excepto que ando de momento cargado de otros pendientes, de cualquier forma lo tendré en consideración.

P.D Te animo a que continúes siguiendo el blog ya que en el futuro ahondare mas sobre el tema de la Trinidad

Dios te bendiga.

Anónimo dijo...

pues lucas cap.1 ver31y32 el angel le dijo a maria que daria a luz un hijo yeste sera grande y sera llamado hijo del altisimo y que por nombre le tendrian que poner jesus... y salmos cap. 83 ver.18 dice ke jehova es el nombre del altisimo... asi ke jheova es el dios todo poderoso y jesus es el hijo asi ke no pueden ser el mismo..... y en juan cap.3 ver.16 dice que tanto amo dios al mundo que dio a su hijo unugenito para que todo el que ejersa fe en el no sea destruido si no ke tenga vida eterna..... esto kiere decir ke dios dio asu hijo si huviera sido el mismo no se podia ver dado el mismo y morir y poder resusitarce el solo por ke ya muerto como iva a resusitar tenia ke re resusitarlo alguien mas ke fue jehova........ ademas tamvien dice ke si ejersemos fe en el podremos tener vida eterna pero basta con la fe verdad ke no juan 17.3 esto dice ke para tener vida eterna tendremos ke aprender de 2 personas no de 1na por ke dice ke tenemos ke aprender del unico dios verdadero jehova y de aquel a kien envio jesucristo....................entonces este versiculo nos dice ke son 2 seres y en cuanto al espiritu santo es la fuerza activa de jehova.............. no hay mas palabra de dios escrita en la biblia catolica, pentecostes testigos de jehova bueno en todas.................