sábado, julio 18, 2009

Comunión/Intercesión de los santos.



La palabra comunión viene del Latín; (communĭo, -ōnis), que básicamente significa “Participación en lo común”, una unión en algo común, “común-unión”. Esta palabra evoca diversas acepciones, por ejemplo en nuestra familia solemos decir que nos une lasos de sangre, afectos, tradiciones familiares, matrimonio etc. Esto es algo parecido a lo que queremos decir cuando los católicos profesamos en el credo Niceno en cada misa “Creo en la comunión de los santos”.

Según santo Tomás, en la Iglesia hay «bienes» que se poseen en común: Cristo como bonum primario o primer bienhechor, y los bienes propios de cada bautizado. La participación en estos bienes supone también la participación de los méritos de cada uno (Communio meritorum) o meritos alcanzados en común; “Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo lo que falta a las tribulaciones de Cristo en mi carne, en favor de su cuerpo, que es la Iglesia”. Col 1:24 .


¿Que significa esto?

La Lumen gentium nos brinda un afortunado resumen del significado de la (communio sanctorum): «Todos, en forma y grado diverso, vivimos unidos en una misma caridad para con Dios y para con el prójimo y cantamos idéntico himno de gloria a nuestro Dios. Pues todos los que son de Cristo por poseer su Espíritu, constituyen una misma Iglesia y mutuamente se unen en Él (cf Ef 4,16). La unión de los que están en camino con los hermanos que se durmieron en la paz de Cristo, de ninguna manera se interrumpe, antes bien, según la constante fe de la Iglesia, se robustece con la comunicación de bienes espirituales » (LG 49).

Con razón nos recuerda el “sacrosantum concilium” sobre la sagrada liturgia que; En la Liturgia terrena preguntamos y tomamos parte en aquella Liturgia celestial, que se celebra en la santa ciudad de Jerusalén, hacia la cual nos dirigimos como peregrinos, y donde Cristo está sentado a la diestra de Dios como ministro del santuario y del tabernáculo verdadero, cantamos al Señor el himno de gloria con todo el ejército celestial; venerando la memoria de los santos esperamos tener parte con ellos y gozar de su compañía; aguardamos al Salvador, Nuestro Señor Jesucristo, hasta que se manifieste El, nuestra vida, y nosotros nos manifestamos también gloriosos con El. Secc,8.

Según la enciclopedia católica la comunión de los santos es la solidaridad espiritual que une a los creyentes de este mundo, las almas del purgatorio y los santos del cielo en la unidad orgánica del mismo cuerpo místico cuya cabeza es el miso Cristo, cfCol 1:18; 1ª Cor 12:20-27, en un intercambio constante de servicios sobrenaturales; “Ahora bien, muchos son los miembros, mas uno el cuerpo. Y no puede el ojo decir a la mano: «¡No te necesito!» Ni la cabeza a los pies: «¡No os necesito!» Más bien los miembros del cuerpo que tenemos por más débiles, son indispensables. Y a los que nos parecen los más viles del cuerpo, los rodeamos de mayor honor. Así a nuestras partes deshonestas las vestimos con mayor honestidad. Pues nuestras partes honestas no lo necesitan. Dios ha formado el cuerpo dando más honor a los miembros que carecían de él, para que no hubiera división alguna en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocuparan lo mismo los unos de los otros”. 1Co 12:20,25.

A los partícipes en esa solidaridad se les llama (santos) en razón de su destino y de su participación en los frutos de la Redención (1 Cor 1,2 ). Los condenados están así excluidos de la comunión de los santos. Los vivos, incluso los no pertenecientes a la verdadera Iglesia, la comparten según su grado de unión con Cristo y con el espíritu de la Iglesia. Santo Tomás enseña (S.Th III:8:4) que los ángeles, aunque no redimidos, forman parte de la comunión de los santos porque están bajo el poder de Cristo y reciben de Él gratia capitis. La solidaridad en sí misma implica una diversidad de interrelaciones: dentro de la Iglesia Militante, no solo la participación en la misma fe, sacramentos y gobierno, sino también un mutuo intercambio de ejemplos, oraciones, méritos y satisfacciones; entre la Iglesia de este mundo por una parte, y el purgatorio y el cielo por la otra, sufragios, invocación, intercesión, veneración.


El Catecismo Mayor de Pio X, Num. 224 explicita diciedo;

¿Se extiende también al cielo y al purgatorio la comunión de los santos? - Si, señor; la comunión de los santos se extiende también al cielo y al purgatorio, porque la caridad une las tres Iglesias: triunfante, purgante y militante; los santos ruegan a Dios por nosotros y por las almas del purgatorio, y nosotros damos honor y gloria a los santos, y podemos aliviar a las almas del purgatorio aplicándoles en sufragio misas, limosnas, indulgencias y otras buenas obras.


El nuevo catecismo de la Iglesia católica nos dice al respecto que;

948 La expresión "comunión de los santos" tiene entonces dos significados estrechamente relacionados: "comunión en las cosas santas ['sancta']" y "comunión entre las personas santas ['sancti']". "Sancta sanctis" [lo que es santo para los que son santos] es lo que se proclama por el celebrante en la mayoría de las liturgias orientales en el momento de la elevación de los santos Dones antes de la distribución de la comunión. Los fieles ["sancti"] se alimentan con el cuerpo y la sangre de Cristo ["sancta"] para crecer en la comunión con el Espíritu Santo ["Koinônia"] y comunicarla al mundo.

I La comunión de los bienes espirituales

950 La comunión de los sacramentos. “El fruto de todos los Sacramentos pertenece a todos. Porque los Sacramentos, y sobre todo el Bautismo que es como la puerta por la que los hombres entran en la Iglesia, son otros tantos vínculos sagrados que unen a todos y los ligan a Jesucristo. La comunión de los santos es la comunión de los sacramentos ... El nombre de comunión puede aplicarse a cada uno de ellos, porque cada uno de ellos nos une a Dios ... Pero este nombre es más propio de la Eucaristía que de cualquier otro, porque ella es la que lleva esta comunión a su culminación” (Catech. R. 1, 10, 24).

II La comunión entre la Iglesia del cielo y la de la tierra.

955 "La unión de los miembros de la Iglesia peregrina con los hermanos que durmieron en la paz de Cristo de ninguna manera se interrumpe. Más aún, según la constante fe de la Iglesia, se refuerza con la comunicación de los bienes espirituales" (LG 49).


Las bases Bíblicas y modo de defender esta doctrina.

Principio # uno; (Atreves del bautismo entramos a formar parte.)

Lo primero que tenemos que hacer notar cuando nos toque defender o explicar esta doctrina, es notar la diferencia entre lo que es la comunión de los santos y la intercesión, y el uso de las imágenes católicas en la liturgia, ya que los no-católicos suelen mezclar ambas doctrinas cuando nos cuestionan. Quizá esta seria un buena pedagogía para guiar a nuestro hermanos no-católicos a entender mejor la fe católica respecto a la comunión de los santos. En el blog ya he colocado un tema sobre las imágenes, mas adelante profundizare un poco mas, pero a donde voy es que debemos hacer notar la diferencia y no mezclarlas y tratarlas por separado para poder defenderla mejor y explicarla mejor, y que los no-católicos o católicos puedan entender mejor.

Siguiendo lo que nos dice el catecismo, “Como todos los creyentes forman un solo cuerpo, “el bien de los unos se comunica a los otros”. Todos los bautizados en efecto formamos un solo Cuerpo en Cristo en común cf. Col 1:18; 1ª Cor 12:20-27; 6,15; Ef 5:30; 1:22; 5:23; Rom 12: 4-5, se sigue que incluso aquellos que no comparten una unión mas intima con Cristo en la Eucaristía y los demás sacramentos y con el Papa, aquellos que son bautizados válidamente pasan a ser miembros de solo una iglesia, santa, católica y Apostólica fundada por Nuestro Señor Jesucristo. Cf. Mt 16:18; 28:19; Mc 16:15; 1ª Cor 3:11; Ef 2:20; 1ª Ped 2:4-6; Hech 20:28; Heb 9:12.

En cuanto a lo antes dicho sobre el bautismo dice el catecismo;

"La Iglesia se siente unida por muchas razones con todos los que se honran con el nombre de cristianos a causa del bautismo, aunque no profesan la fe en su integridad o no conserven la unidad de la comunión bajo el sucesor de Pedro". "Los que creen en Cristo y han recibido ritualmente el bautismo están en una cierta comunión, aunque no perfecta, con la Iglesia católica". Con las Iglesias ortodoxas, esta comunión es tan profunda "que le falta muy poco para que alcance la plenitud que haría posible una celebración común de la Eucaristía del Señor". (CIC #838)


Texto Bíblico ya citados que nos ilustran esta realidad;

"Del mismo modo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, por muchos que sean, no forman más que un solo cuerpo, así también Cristo. Porque todos nosotros, judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos recibido un mismo Espíritu en el bautismo...Si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él. Si un miembro recibe honores, todos los miembros comparten su alegría. Ahora bien, ustedes forman el cuerpo de Cristo y cada uno es miembro de ese cuerpo." 1 Corintios 12, 12-13, 26-27.

“…antes bien, siendo sinceros en el amor, crezcamos en todo hasta Aquel que es la Cabeza, Cristo, de quien todo el Cuerpo recibe trabazón y cohesión por medio de toda clase de junturas que llevan la nutrición según la actividad propia de cada una de las partes, realizando así el crecimiento del cuerpo para su edificación en el amor”. Efe 4:15-16

“…también vosotros, cual piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación de Jesucristo”. 1Pe 2:5.

“Porque todos ustedes los que fueron bautizados en Cristo se han vestido de Cristo”. Gál 3:27


Principio # 2; (La muerte física no nos separa del cuerpo místico de Cristo.)

Muchas sectas entre ellas los Testigos de Jehová niegan que los seres humanos tengamos un alma espiritual que exista después de nuestro paso por este mundo, otros afirman que la Virgen y los santos están “como dormidos” esperando la segunda venida de Cristo, y comúnmente sacan textos a relucir como, Eclesiastés: 9:5-6’ 1Ts 4:13,14 donde según estos tratan de evidenciar que “los muertos nada saben” obviamente deduciendo lo anterior por una violación del contexto y haciendo omisión de otros textos, como consecuencia es lógico se darán estas interpretaciones sin tener en cuenta la intención del hagiógrafo o la semántica del texto ya que inclusive los discípulos también malentendieron el acto de dormir con el acto de morir;

“Cuando Jesús hubo dicho estas cosas, enseguida les dijo: Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy a despertarlo. Entonces le dijeron sus discípulos: Si duerme, se recuperará, Señor nuestro. Pero Jesús decía esto para referirse a la muerte de Lázaro, y ellos pensaban que les hablaba del dormir en la cama”. Jn 11:11-13.

Por lo tanto debemos recalcar en esto; No es que haya un cuerpo de Cristo en la tierra y un cuerpo de Cristo en el cielo hay un solo cuero místico de Cristo en el cielo y en la tierra, sino un solo cuerpo místico y punto.


Principio # 3; (A pesar de que los bautizados formamos un solo cuerpo en Cristo, el cuerpo místico se compone de tres grados o estados de santos);

- Iglesia militante= Santos vivos en la tierra.

- Iglesia purgante= santos que murieron y que no alcanzaron una santidad perfecta aquí en la tierra y están purificando sus culpas.

- Iglesia Triunfante= la Santísima Virgen, San José, ángeles y santos, mártires, etc.., todos los bienaventurados que murieron en estado de gracia santificante que gozan ya de la visión beatifica de Dios.


A esto es que nos referimos los católicos cuando oramos o pedimos la intercesión de alguno de los miembros del cuerpo místico de Cristo, o ofrecemos misas a los hermanos difuntos para que salgan del purgatorio y que comúnmente llamamos la intercesión de los santos. Ahhh.. pero aquí es donde entran las dificultades con nuestros hermanos evangélicos, cantidad de objeciones empiezan a surgir, entre las mas conocidas;

-Jesús es el único mediador.

-Los santos no son omnipresentes, ni omnisapientes.

-Pedir la intercesión de un justo o virtuoso no es Bíblico.

-Los católicos practican el espiritismo al pedirle a los muertos…por ejemplo Deut 18:10-12 que dice; “Que no haya entre ustedes nadie que inmole en el fuego a su hijo o a su hija, ni practique la adivinación, la astrología, la magia o la hechicería. Tampoco habrá ningún encantador, ni consultor de espectros o de espíritus, ni evocador de muertos.

Pero en todo el contexto del pasaje anterior se refiere a las prácticas ocultistas que la Iglesia misma condena, si algun hermano evangelico con malicia y sin tener enconcideracion la ortodoxia catolica sobre este punto no estaria nada mal recordar y tener a la mano el siguiente numeral del catecismo;


“Todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo -aunque sea para procurar la salud-, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legítima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo”. (CIC # 2117)

En resumen en ningún lugar de el pasaje en cuestión (Deut 18:10-12) dice que no recemos a los santos en el cielo los miembros del cuerpo místico de Cristo por intercesión. Además si este pasaje hablara sobre la invocación o la intercesión y comunión de los santos entre Cielo/Tierra, entonces ¿no habría quebrado Dios sus mismos mandatos?

“Aquel día ustedes pedirán en mi Nombre; y no será necesario que yo ruegue al Padre por ustedes…” Jn 16:26 ->“…Y por mano del Ángel subió delante de Dios la humareda de los perfumes con las oraciones de los santos”. Apo 8:4.

La intercesión de los Santos no es lo mismo que la necromancia: estas almas son de los vivos, no de los muertos, y yo no les estoy pidiendo que me predigan el futuro, les estoy pidiendo que intercedan por mí, exactamente como se lo pido a mis hermanos y hermanas en Cristo aquí en la tierra. “Porque estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni gobiernos, ni cosas aquí ahora, ni cosas por venir, ni poderes, ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra creación podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor”. Rom 8:38.


Examinemos el siguiente pasaje.

Hch 9:36- Hch 9:41 En Jope había una discípula llamada Tabita (o Dorcas en griego), que quiere decir Gacela. Hacía muchas obras buenas y siempre ayudaba a los pobres. Por aquellos días enfermó y murió: después de lavar su cuerpo, lo pusieron en la habitación del piso superior. Como Lida está cerca de Jope, los discípulos, al saber que Pedro estaba allí, mandaron a dos hombres con este recado: "Ven inmediatamente a donde nosotros. Pedro se fue sin más con ellos. Apenas llegó lo hicieron subir a la habitación del piso superior, donde le presentaron a todas las viudas, que estaban llorando, y le mostraban las túnicas y mantos que Tabita hacía mientras vivía con ellas. Pedro hizo salir a todos, se puso de rodillas y oró. Luego se volvió al cadáver y dijo: "Tabita, levántate. Ella abrió los ojos, reconoció a Pedro y se sentó. El le dio la mano y la ayudó a levantarse; luego llamó a los santos y a las viudas y se la presentó viva.

¿Que paso aquí? ¿La oración de Pedro fue acaso un acto de necromancia? ¿Fue acaso un acto de reencarnación? ¡No, claro que no, fue una oración como las mismas oraciones que comúnmente hacemos los católicos. Imaginemos la oración mental que pudo haber hecho Pedro, quizá haya sido algo como; “Señor Jesús, Dios Padre eterno, por tu inefable bondad y misericordia que has tenido con tus siervos, dígnate si es así vuestra santa voluntad restituir la vida a esta niña”. Algo muy parecido cuando nosotros pedimos por la enfermedad de algún familiar o un buen amigo, o por aquellos que ya han muerto y están purificando sus culpas en el purgatorio.


Principio # 4; (Hay solo un cuerpo místico de Cristo.)

“Cristo, Mediador único, estableció su Iglesia santa, comunidad de fe, de esperanza y de caridad en este mundo como una trabazón visible, y la mantiene constantemente, por la cual comunica a todos la verdad y la gracia. Pero la sociedad dotada de órganos jerárquicos, y el cuerpo místico de Cristo, reunión visible y comunidad espiritual, la Iglesia terrestre y la Iglesia dotada de bienes celestiales, no han de considerarse como dos cosas, porque forman una realidad compleja, constituida por un elemento humano y otro divino”. (Lumen Gentium 8)

Ahora bien, si somos un mismo cuerpo no dos, ¿quien alimenta a ese cuerpo? Cristo por supuesto, ¿pero como? Los hermanos separados dicen que leyendo la Biblia y levantando la mano en son de alabanzas, sin embargo Pablo asegura que es atreves de los sacramentos como el bautismo y la Eucaristía lea usted;

“Así, siendo muchos formamos un solo cuerpo, porque el pan es uno y todos participamos del mismo pan”. 1Co 10:17.  “un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo…” Eph 4:5  “Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu”. 1Co 12:13. -> “Porque todos ustedes los que fueron bautizados en Cristo se han vestido de Cristo”. Gál 3:27

De ahí que si en el único cuerpo místico de Cristo todos somos participes junto con los bienaventurados del paraíso cuando honramos a estos hermanos y hermanas mayores o también reconociendo las virtudes de nuestra Madre la Virgen, todo el cuerpo goza y se alegra ya que; “Si sufre un miembro, todos los demás sufren con él. Si un miembro es honrado, todos los demás toman parte en su gozo”. 1Co 12:26.

Y como todo cuerpo es solo uno también tiene un alma, en este caso solo debe tener un solo espíritu el Espíritu Santo es el alma que vivifica este cuerpo ,“…de quien todo el cuerpo recibe trabazón y cohesión por la colaboración de los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro, para el crecimiento y edificación en el amor”. Eph 4:16 16, O como dice el sacerdote en el ofrecimiento eucaristico "Llevanos a la perfeccion por la caridad".

El Espíritu Santo es en la Iglesia el principio de su vida sobrenatural, como el alma es el principio natural en el cuerpo: De él emanan los dones de la vida sobrenatural; carismas, misterios y operaciones. San Pablo le atribuye como consecuencia los frutos: "Los frutos del Espíritu Santo son: caridad, alegría, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, continencia (Gál. 5, 22-23).

“…y aboliendo en su propia carne la Ley con sus mandamientos y prescripciones. Así creó con los dos pueblos (Gentiles y Judíos) un solo Hombre nuevo en su propia persona, restableciendo la paz, y los reconcilió con Dios en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, destruyendo la enemistad en su persona”. Efe 2:15.

"Pues no recibisteis el espíritu de esclavitud para estar otra vez bajo el temor, sino que recibisteis el espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos: "¡Abba, Padre!" Y si somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”. Rom 8:15.

Y así mismo también el espíritu socorre a nuestra flaqueza; pues, lo que oremos, cual se debe, no sabemos; pero el mismo espíritu intercede con gemidos inefables pues, el que escudriña los corazones, sabe cuál el sentir del espíritu; porque, según Dios, demanda por santos. Rom 8:26 -27


Y que significa interceder?

(Del lat. intercedĕre).1. intr. Hablar en favor de alguien para conseguirle un bien o librarlo de un mal. Real Academia Española.

Este practica ya la encontramos Incluso en el Antiguo Testamento, leemos en la Biblia para esta prueba en el Salmo 103, Bendecid a Yahveh, ángeles suyos, héroes potentes, ejecutores de sus órdenes, en cuanto oís la voz de su palabra. Bendecid a Yahveh, todas sus huestes, servidores suyos, ejecutores de su voluntad. Sal 103: 20,21

Cuando Cristo estaba en la cruz el grito "Eli Eli Lema sabactani" Mateo 27:46. Los que presenciaron esto dijeron "esta llamando a Elías". Obviamente Jesús no llamaba a Elías, el estaba rezando el salmo 21, pero los demás si creyeron que El llamaba a Elías ¿por que? te lo digo como una interpretación personal, el profeta Elías es llevado al cielo en un carro de fuego 2 de Reyes 2,11, solamente dos personas habían entrado al cielo según la tradición judía, el y Enoc Gen 5:24, para los judíos ellos eran los únicos mortales en el cielo y estaban masa cerca de Dios que los demás, si ellos pensaban que Jesús estaba pidiendo ayuda a Elías, eso quiere decir que creían que Elías podía interceder ante Dios por la petición de Jesús, esta es una clara alusión a la creencia en la intercesión de los santos.


San Jerónimo nos da la prueba histórica de esta practica.

"Tu dices en tu libro que mientras nosotros vivamos podemos orar el uno por el otro, pero que después cuando hayamos muerto, ninguna oración de ninguna persona por ningún otra puede ser escuchada; y esto está especialmente claro,dices tu, ya que los mártires, aunque ellos griten venganza por su propia sangre, nunca han logrado obtener su deseo. Pero si los Apóstoles y mártires mientras estaban todavía en su cuerpo podían orar por otros, en tiempos cuando ellos todavía debía preocuparse por ellos mismo, cuanto más ellos harán ahora que ya han recibido sus coronas, victorias y triunfos.” (Jerónimo, En contra de Vigilantius 6 (406 D.C.)

Dios te bendiga….

2 comentarios:

MARISELA dijo...

Magnífica entrada, esclarecedora y muy útil. Además de ser un tema bonito porque nos asienta las ideas sobre la trascendencia de nuestra fe y sobre la esperanza de gozar un día de la visión de la Jesusalén celestial. Espero no tener que estar mucho en el puergatorio, aunque se que estoy muy lejos de la santidad, confío en la Misericordia Divina para suplir mis faltas.
Saludos en J y Mª

Veni Domine Iesu dijo...

Asi es hermana Marisela, yo espero lo mismo, es decir, si por la misericordia de Dios alcanzo el purgatorio, que mis culpas no sean causa de larga expiacion, oremos ahora por las animas benditas para que otrs oren por nos, Dios le bendiga, por cierto bonita cancion que comparte en su blog que trata sobre los hermanos Cubanos y el exilio aunque no se mucho al respecto.