jueves, junio 25, 2009

Salvos nada mas por la fe?

Introducción:


Martín Lutero (1483-1546), enseñaba que solamente se consigue la salvación por la “fe en Jesucristo”. No obstante, tuvieron que pasar más de 450 años antes de que se hiciera una Declaración Conjunta sobre el tema de la Justificación por la Fe, firmada el 31 de octubre de 1999 en la ciudad de Ausburgo (Alemania), en la que “luteranos y católicos han llegado al acuerdo que la Obras son fruto de la Fe en Cristo”. Ahora bien, si el padre de la Reforma Protestante, hubiera estudiado con profundidad las Sagradas Escrituras, se hubiera dado cuenta que existen 17 fórmulas bíblicas para alcanzar la vida eterna.

I. La fe sola si, pero fe activa;

“El justo por la fe vivirá” (Romanos 1,17).

“Pues por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación por medio de la fe” (Efesios 2,8).

“Y todo cuanto pidáis con fe en la oración, lo recibiréis. (Mat 21:22).

“Porque siendo de Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión tienen eficacia, sino la fe que actúa por la caridad”. (Gal 5:6).

II. Las obras:

“Porque el Hijo del hombre va a venir con la gloria de su Padre y con sus ángeles, entonces recompensará a cada uno conforme a lo que haya hecho” (Mateo 16,27; 25, 31-40).

“Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres. Así tendrás riqueza en el cielo” (Mateo 19,21).

“Pero tú, como eres terco y nos has querido volverte a Dios, estás amontonando castigo sobre ti mismo para el día del castigo, cuando Dios se manifestará para dictar su justa sentencia y pagar a cada uno conforme a lo que hay hecho. Dará vida eterna a quienes, buscando gloria, honor e inmortalidad, perseveraron en hacer lo bueno” (Romanos 2,5-7).

“Pues los que no han tenido compasión de otros, sin compasión serán también juzgados, pero los que han tenido compasión saldrán victoriosos en la hora del juicio” (Santiago 2,13).

“Ya veis cómo el hombre es justificado por las obras y no por la fe solamente”. (Santiago 2:24)

“Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono; y fueron abiertos los libros, y también otro libro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados de acuerdo con sus hechos y con lo que estaba escrito en aquellos libros” (Apocalipsis 20,12; 22,12).

“Luego oí una voz que decía desde el cielo: «Escribe: Dichosos los muertos que mueren en el Señor. Desde ahora, sí - dice el Espíritu -, que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan”.» (Apocalipsis 14:13)

“…y se le ha concedido vestirse de lino deslumbrante de blancura - el lino son las buenas acciones de los santos». (Apocalipsis 19:8).

“Hagan su trabajo con empeño, por el Señor y no por los hombres, sabiendo que el Señor retribuirá a cada uno según el bien que haya hecho, sea siervo o sea libre”. (Efe 6:7-8).

“Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman”. (Santiago 1:12).

“Si dices: Mira, no sabíamos esto. ¿No lo tiene en cuenta el que sondea los corazones? ¿No lo sabe el que guarda tu alma? ¿No dará a cada hombre según su obra”? (Pro 24:12).

“Para que andéis como es digno del Señor, agradándo le en todo, fructificando en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios…” (Col 1:10).

“El Padre que invocan no hace diferencias entre personas, sino que juzga a cada uno según sus obras…”(1ª Ped 1:17).

“Aquel, pues, que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado”. (Santiago 4:17).

“…practicando el bien, enriqueciéndose de buenas obras, siendo liberales y dadivosos y atesorando para lo futuro con que alcanzar la verdadera vida”. (1ª Tito 6:18-19).

III. El bautismo:

“Jesús le contestó: -Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3,5).

“El que crea y sea bautizado, será salvo” (Marcos 16,16).

“Ustedes reconocen en esto la figura del bautismo que ahora los salva…” (1ª Pedro 3:21).

IV. La Eucaristía:

“El que come mi cuerpo y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo lo resucitaré en el día último” (Juan 6,54).

“Por tanto, quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba del cáliz. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condena”. (1ª Cor 11:27,29).

V. El conocimiento de Dios y su Hijo:

“Y la vida eterna consiste en que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste” (Juan 17,3).

Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo. (Apo 3:20)

“Quien dice: «Yo le conozco» y no guarda sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él”. (1ª Jn 2:4).

VI. La creencia en Cristo:

“El que cree en el Hijo, tiene vida eterna” (Juan 3,36).

“Porque la voluntad de mi Padre es que todos los que miran al Hijo de Dios y creen en él, tengan vida eterna; y yo los resucitaré en el día último” (Juan 6,40).

“Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación” (Romanos 10,9).

“En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida.” (Juan 5,24)

VII. Invocar el nombre de Jesús:

“Pero todos los que invoquen el nombre del Señor, alcanzarán la salvación” (Hechos 2,21).

VIII. Dar la vida por Jesús:

“Dichosos ustedes, cuando la gente los insulte y los maltrate, y cuando por causa mía los ataquen con toda clase de mentiras. Alégrense, estén contentos, porque van a recibir un gran premio en el cielo” (Mateo 5,11-12).

“Todo el mundo los odiará a ustedes por causa mía; pero el que se mantenga firme hasta el fin, será salvo” (Mateo 10,22; 24,13).

IX. Dejar todo por Jesús:

“Y cualquiera que le da siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por ser seguidor mío, les aseguró que tendrá su premio” (Mateo 10,42).

“Y todos los que por causa mía hayan dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos, o terrenos, recibirán cien veces más, y también recibirán la vida eterna” (Mateo 19,29).

X. Obedecer los mandamientos:

“No todos aquellos que me dicen: Señor, Señor, entrarán en el reino de los cielos; sino aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, éste entrará en el reino de los cielos” (Mateo 7,21).

“Pero si quieres entrar en la vida, obedece los mandamientos” (Mateo 19,17; 5,17-19).
“En esto sabemos que amamos a los hijos de Dios: cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos”. (1ª Jn 5:2).

XI. Ser pobres de espíritu:

“Dichosos los que reconocen su necesidad espiritual, pues el reino de Dios les pertenece” (Mateo 5,3).

XII. Ser de corazón limpio:

“Dichosos los de corazón limpio, pues ellos verán a Dios” (Mateo 5,8)

XIII. Los que se humillan y son como lo niños:

“El más importante en el reino de Dios es el que se humilla y se vuelve como este niño” (Mateo 18,4).

“Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos” (Mateo 19,14).

XIV. Los pecadores arrepentidos:

“-Les aseguro que los que cobran impuestos para Roma, y las prostitutas, entrarán antes que ustedes en el reino de Dios. Porque Juan el Bautista vino a enseñarles cómo deben vivir, y ustedes no le creyeron; en cambio, esos cobradores de impuestos y esas prostitutas sí le creyeron” (Mateo 21,31-32).

“Jesús le dijo: "Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso." (Lc 23:43).

XV. La Iglesia;

"Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado." (Lc 10:16).

“En adelante los poderes y autoridades del mundo de arriba podrán descubrir, mirando a la Iglesia, los más diversos aspectos de la sabiduría de Dios…” (Efe 3:10).

“Empero os denunciamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que anduviere fuera de orden, y no conforme á la doctrina que recibieron de nosotros…” (2ª Tes 3:6).

“Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos”. (Heb 2:1).

¿”cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, después que fue anunciada primeramente por medio del Señor, nos fue confirmada por los que la oyeron”. (Heb 2:3).

"Y si rehúsa escucharlos, dilo a la iglesia; y si también rehúsa escuchar a la iglesia, sea para ti como el Gentil (el pagano) y el recaudador de impuestos. (Mat 18:17).

"Reprende al que deforma el mensaje. Después de dos advertencias romperás con él, sabiendo que es un descarriado y culpable que se condena a sí mismo". (Tito 3:10-11).

XVI. No tener vana gloria reconocerse pecador;

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros”. (1ª Jn 1:8).

“Si el justo se salva a duras penas ¿en qué pararán el impío y el pecador”? (1ª Pedro 4:18).

“Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón lejos está de mí”. (Mat 15:8).

“Que no es aprobado el que a sí mismo se recomienda, sino aquel a quien el Señor recomienda”. (2ª Cor 10:18).

“El que sólo cree en su parecer es un imbécil, el que actúa con sabiduría saldrá adelante”. (Pro 28:26).

XVII. La obediencia:

“Si aceptáis obedecer, lo bueno de la tierra comeréis. (Isa 1:19).

“Pedro y los apóstoles respondieron: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. (Hechos 5:29).

“…según el previo conocimiento de Dios Padre, con la acción santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre. A vosotros gracia y paz abundantes. (1ª Pedro 1:2).

“Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no le juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo”. (Jn 12:47).

Por Lic. Guido Rojas, (Algunos agregados míos)

7 comentarios:

Janus dijo...

Valgame no sabia que se podrian sacar tantos pasajes fuera de contexto en una sola entrada de blog.

Janus dijo...

Ya empece con una refutacion de dicha entrada en mi blog.

Veni Domine Iesu dijo...

Excelente Janus! No dejes de avisarme cuando hayas terminado, seria interesante ver cual es tu postura en cuanto a esto que pasteo acá, y ver los supuestos pasajes fuera de "contexto"...

Saludos mientras tanto

Janus dijo...

Ya puse mi segunda entrada de respuestas a este tema en mi blog.

Janus dijo...

La mayoria de los pasajes, no tienen nada en lo absoluto que ver con el tema en cuestion, es dificil ver que tipo de relacion tienen con la doctrina catolica y como refutan la justificacion por fe.

Por lo tanto voy a ser una ultima entrada, con todos los demas pasajes que creo que tienen algo de importancia.

Saludos.

Anónimo dijo...

JANUS DIJO:

"Valgame no sabia que se podrian sacar tantos pasajes fuera de contexto en una sola entrada de blog."

¿Pues en que globo terraqueo vives? si en Protestantismo es fino especialista en descontextualizar y torcer textos de la Biblia.

"Solo fides" no existe ni aun torciendo textos..

Saludos

Veni Domine Iesu dijo...

Saludos Janus, lo que dices es irrelevante en realidad mientras no se compruebe. De cualquier forma me gustaría ver que es lo que tienes que argüir en contra de esta entrada.

Saludos.