sábado, enero 30, 2016

¡Nos costara un ojo de la cara la visita del Papa!




“Antes de juzgar al prójimo, pongámosle a él en nuestro lugar y a nosotros en el suyo, ya bien seguro, nuestro juicio será entonces recto y caritativo” San Francisco de Sales.

Ante la próxima visita del Papa Francisco a México en el mes de febrero, no pocos han dado su punto de vista o su opinión en las redes sociales, en blogs (como lo hago yo ahora), y en los diferentes noticiarios y periódicos, particularmente en lo que respecta al costo que implica para el gobierno estatal la próxima visita del Pontífice. Ver esta fuente.

Y como había de esperarse, nunca faltan los ‘analistas de la discordia’ y el descontento y desaliento, atizando con su pluma el encono de anticlericales, ateos, el estado laico, entre otros, quienes han mostrado  también ya su disconformidad en los medios sociales y en sus sitios de internet y esta imagen o meme del Papa que se muestra arriba donde se tergiversa con ella la verdadera noticia.  Ver aquí, y también aquí.
   
Incluso alguien por ahí comento: “Jesús y los apóstoles nunca cobraban nada.” Pues el Papa tampoco lo hace. Como católicos creemos que el Papa como líder universal tiene la misión de fortalecer nuestra fe, en consecuencia, el tiene que viajar, pero si lo hiciera en burro o a pie como los apóstoles nunca llegaría a todos los confines de la tierra hasta donde la Iglesia Universal se encuentra dispersa, aunque siempre unida a su cuidado pastoral, y por lo tanto, se requieren aquellos medios indispensables para que el pueda viajar, (dinero y transporte).

Pero el Papa no viene a quitarte el dinero, viene mas bien a llenarnos de aliento ante la situación nacional, a darnos consejos, a llenarnos de esperanza, a encender una luz entre tanta oscuridad, viene en fin a cumplir con su misión que el Señor le encomendó, y nos encomendó a cada uno; de ser sal, de ser llama, de ser misionero. Viene con solo dos cosas en sus bolsillos: un Rosario para rezar, y un pequeño Vía Crucis. Ver aquí fuente y video.

De ahí que desde que el Papa Francisco fue electo para suceder a Benedicto XVI al frente de la Iglesia, siempre ha emitido señales de austeridad. Me viene a la mente su estadía en Río de Janeiro en Brasil, donde se alojo en una habitación sencilla de una residencia de la Arquidiócesis local.


La Constitución Mexicana establece la laicidad fundamentalmente en el artículo 24:

“Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohíban religión alguna. Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria”.

Hace tiempo atrás vino a México el Dalai Lama, líder religioso del budismo y líder moral de la Nación Tibetana, y cada año nos visitan ministros de distintas religiones, y sin embargo; tengo que reconocer su derecho a estar en mi País y, sobre todo, reconocer su derecho de celebrar su religión como mejor les parezca, siempre y cuando no perjudiquen o ridiculicen la fe de los demás.

El Papa no cobra honorarios por visitar a tal o cual País, no es Elton John o Lady Gaga, o Justin Bieber. La Iglesia en México organiza los eventos que le corresponden, y el Estado, (porque así debe de ser), ayuda como puede y garantiza la seguridad en esos eventos, porque cree que contribuyen al bien y garantizan la seguridad de la población de tal o cual ciudad.

Un ejemplo: si ganan las Chivas un campeonato, todos los seguidores del club probablemente irán la Minerva (monumento representativo de la Ciudad de Guadalajara, en el estado de Jalisco) a celebrar, están en su derecho. Para garantizar la seguridad de los que festejan y la de los que no festejan, el Ayuntamiento proveerá, seguramente, de barreras y protecciones para los coches, desplegará policías, enviará paramédicos. Porque lo único que quiere (y debe) es garantizar que la fiesta se lleve en paz. ¿Quiere decir esto que el Estado de Jalisco esté favoreciendo a Jorge Vergara? ¿Qué las Chivas tienen un trato especial o preferencial?


El doble estándar.

El argumento principal entre-tejido entre toda esta critica ante la visita del Papa por algunos pseudo-analistas furiosos, es que la visita del Papa Francisco es bastante inoportuna en un momento de tumbo y bamboleo cuesta abajo en la economía del País. En sus propias palabras: “¡México se esta muriendo de hambre!”

O es que la visita de un dignatario o líder religioso a cierto País debe estar supeditada primero a las condiciones económicas apropiadas de tal o cual País. Pues entonces se debería supeditar cualquier evento nacional o estatal a tales condiciones.

Ahora binen, muchas acciones de los ciudadanos que parecen “inocentes” al País y a cada ciudad le terminan costando una buena cantidad de dinero que podría ser utilizada en alguna otra acción benéfica.

Graffiti.

Al gobierno le cuesta un aproximado de $25.00 repara el metro cuadrado según el material que usarán. Si esto lo multiplicamos por los 26,000 metros cuadrados que limpian al mes, el chistecito ya salió en $650,000.00 pesos que pudieron ser usados en otra cosa mas beneficiosa. Incluso si sólo es un edificio histórico o monumento, el costo puede ser de hasta $125, 000.00 únicamente por la limpieza.

Diabetes.

Una de las principales enfermedades que afecta al país mexicano es la diabetes, un mal que según las cifras oficiales, es causada por el descuido de la salud. En 2010, el 15% del propuesto destinado a la salud pública era únicamente para la diabetes. Siendo 780 millones de dólares la cantidad disponible para esta enfermedad, lo complicado es que 440 millones de esa cantidad, son para gastos indirectos como reparar el daño de aquellos que abandonaron el tratamiento.

Estar en la cárcel.

Si ya caíste en el tambo por algún delito, tu situación al gobierno le sale en un ojo de la cara. Depende el estado y el presupuesto disponible es el costo al día por reo. Pero los datos arrojan que van desde los $36.00 hasta los $140.00 al día. Anualmente va de los 380 millones de pesos hasta los 12 mil millones de pesos.

Robar luz.

Si tienes tu diablito o no conoces la existencia del medidor porque estás conectado al poste directamente, tu robo le sale al gobierno bastante caro. Al menos en 2013, el país perdió 29,000 millones de pesos por el robo e impago de luz.

Obesidad.

Los 10 tacos de buche o de tripitas que te comiste de más, y los tres refrescos de  Coco cola que tomaste en el día te han convertido poco a poco en un obeso y por lo tanto, una de millones de obesos del País. 200 millones de dólares se invierten al año en tratar los problemas de sobre peso y obesidad en todas las edades.

Tirar basura en la calle.

86 mil 343 toneladas de basura se producen diariamente en el País mexicano, y al menos el 20% le pertenece al Distrito Federal y el 9.6% al Estado de México. Entidades que gastan 60 millones de pesos al mes en retirar la basura del drenaje.

Chicle pegado.

Por cada inocente chicle pegado al suelo el gobierno estatal gasta 75 centavos en retirarlo. Y en algunos caso extremos, el costo puede ser de $9.00 por metro cuadrado. En 2014, el gobierno del Distrito Federal gastó cerca de un millón de pesos para retirar un millón 326 mil chicles pegados en la Plaza de la República en el Monumento a la Revolución.

Además sumémosle la basura, la reparación de daños a estadios y coliseos en los grades eventos musicales de artistas nacionales y extranjeros, que los gobiernos gastan, y que quizás dejan poco en la reparación de la fibra social, y en el crecimiento y maduración cultural. ¿Por qué no incluyen esto también los antipáticos y apáticos a la visita del Papa y simpáticos  al bien estar del País en alguna línea de sus despechada critica?

Por otro lado, si es verdad que se erogará un gasto importante para la visita del Papa y los eventos multitudinarios, también no debemos de olvidar la actividad anticipada que se desarrolla ya en torno a su visita, y que está generando ya ganancias importantes para el País, y el movimiento para las empresas locales, Hoteles, Hostales, Tiendas artesanales, Museos, parques recreativos, restaurantes, tiendas, etc. Todo ello estarán pronto a reventar.  Quizás la derrama económica que preocupa a tantos locos por ahí, sea una derrama interna, y resulte en beneficio para el País.


Violencia genera violencia. ¡Apandamos ya!

Cada  vez que nosotros abrimos la boca para bien o para mal, deberíamos preguntarnos los efectos que resultaran al corto y al largo plazo para nuestro provecho espiritual y personal, familiar y social o para su desventaja y daño, (luego publicare algo al respecto un poco mas desarrollado).

Aun hacen eco en la memoria los tristes y lamentables acontecimientos violentos de algunos ciudadanos que expresaron su indignación por el uso de fondos públicos para el evento religioso de la visita del Papa Francisco a Brasil. ¿Lograron algo positivo dichas protestas? No, por el contario, dejaron varios heridos y llenaron las calles de sangre, sangre de gente que solo asistían pacíficamente a apoyar al Papa y fortalecer su fe.




Sin embargo no todo fue en vano o negativo, tales imágenes por el contario consolidarnos la fe de los que no pudimos asistir, y los mensajes del Papa tuvieron gran resonancia en nuestros corazones e humedecieron nuestros ojos, y a otros se les humedecieron demás, como a John Boehner, en su visita a Estados Unidos. Y es lo que esperamos y oramos para que en su próxima visita a Mexico nos inyecte el espíritu con energía y esperanza con sus mensajes. 

Por ello en sus visitas anteriores a Latinoamérica, hubo aquellos que desterrando toda malicia y jocosidad, pudieron ver lo positivo de la ultima visita del Papa a Sur América, llamando a estos gestos del Papa o a estos cambios inusitados: “Los milagros del papa Francisco en Sudamérica”. Esperemos que también sucedan en el suelo mexicano. 

Además debo recordar a todos que no todo estará financiado por el gobierno. La Arquidiócesis de México realizará una colecta especial para financiar los gastos que implica los preparativos de la visita del Papa Francisco, y también los obispos del País hará una la colecta nacional que empezara el 17 de enero con el mismo objetivo.

Claro que todos tenemos derecho a opinar, y mostrar nuestro descontento o nuestro apoyo ante la próxima visita del Papa Francisco a Mexico, pero creo que debemos de ejercitar el respeto y la prudencia, especialmente en este tiempo en que la humanidad y Mexico en particular se ve envuelto en tinieblas de perversidad, de violencia, de idolatría, y otros tantos anti-valores que amenazan aquellos principios en que se cimento nuestra democracia y nuestra Nación.   


Que Dios te bendiga y te haga muy santo.


Enlace externos relacionado que te puede interesar:



      

No hay comentarios: