viernes, diciembre 13, 2013

¿Jesús realmente nació el 24 de Diciembre?




Cortesía de www.libreriacatolica.org

El sábado, después de un tiempo de no venir a tocar a mis puertas los testigos de Jehová, llegaron y como es su costumbre para estos días, me ofrecieron la Atalaya titulada: “Algo mejor que la navidad", y aunque no hablamos mucho acepte la Atalaya para darle una leída a sus disparatadas doctrinas. Entre otras cosas, dicen: que no creen que Jesús haya nacido en Diciembre ni en Enero, que no hay pruebas de que los primeros cristianos celebran la navidad, que la navidad tiene su origen en fiestas paganas, que Jesús instituyo la conmemoración de sus muerte mas no su nacimiento. En base a estos puntos, voy a dar unas cuantas respuestas, esto va a servirle a quien no conozca nuestra fe a saber porque los católicos celebramos navidad, también, para aquellos que ya la conocen puede servir para recordar o conocer algo más del porque es tan importante para nosotros la navidad.


¿Jesús realmente nació el 24 de Diciembre?  

Los católicos, en realidad, no celebramos una fecha sino un acontecimiento. Si, así es, tal y como lo estás leyendo. Para nosotros lo importante no es el 25 de Diciembre como tal, sino el nacimiento de Jesús que celebramos ese día, si fuera un 20 de Octubre o un 14 de Agosto eso no cambiaría en nada el hecho de que lo importante es festejar aquel momento en la historia en que: “…un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; le ponen en el hombre el distintivo del rey y proclaman su nombre: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre que no muere, príncipe de la paz" (Is 9:5). Eso es verdaderamente lo importante. Imaginen ustedes que a alguna persona no se le festeje su cumpleaños solo porque nadie nunca fue a darlo de alta en un registro civil, y no se sepa en qué día, y mes que nació. No, la vida se celebra porque es un don de Dios y como tal, debemos recordarlo y agradecer profundamente por ese precioso regalo que nos ha brindado el creador.

Además, los testigos de Jehová dicen no celebrarla, pero bien que aprovechan los beneficios que nos trae esa fecha, me refiero a que en muchos lugares se nos pagan días de vacaciones en navidad y ellos bien que estiran sus manitas alegremente para agarra ese “dinero extra” que siempre se necesita. Así que, si fueran coherentes con lo que dicen, no aceptarían esos bonos o aguinaldos pues son debido a esa fecha que tanto critican, y como dice el dicho: "quieren la leche pero no quieren la vaca".  


 Los Cristianos verdaderos siempre han celebrado a Cristo. 

Ciertamente la navidad no aparece entre las fiestas que se celebraban al principio, sino que se consolidó hasta el siglo cuarto, pero eso no cambia en nada el hecho de que los padres de la Iglesia siempre tuvieron presente aquel acontecimiento que cambió el rumbo de la historia de la humanidad, el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Era solo cuestión de tiempo, quizás de reflexión teológica para que se comenzara a celebrar su nacimiento. Era inevitable porque en la doctrina de los padres de la Iglesia aparece desde el principio, he aquí algunos extractos al respecto:

"Nuestro Dios, Jesucristo, fue concebido en el seno de María, según el designio de Dios, siendo por una parte del linaje de David, y por otra del Espíritu Santo... quedo eliminada la ignorancia, y destruido el antiguo imperio desde que Dios se manifestó en forma humana para conferir la novedad de la vida eterna"  (San Ignacio de Antioquia, Carta a los Efesios, 18-20; Vives 32) 
"...pero en el momento en que se encarnó y se hizo hombre, entonces recapitulo en sí mismo la larga serie de los hombres, dándonos de una manera compendiosa la salvación, de suerte que lo que habíamos perdido en Adán, es decir, el ser a imagen y semejanza de Dios (Gen 1, 26) esto mismo lo recuperásemos en Cristo Jesús" (Ireneo de Lyon, Adversus Haereses, III, 18, 6ss).
"pero de todos sus maravillosos milagros el que más sobrepasa la capacidad de admiración de la mente humana... es que hayamos de creer que aquella tan gran potencia de la divina majestad... quedase circunscrita en los límites de aquel hombre que apareció en Judea; mas aun que la sabiduría de Dios se metiera en el vientre de una mujer, y naciera párvulo, y diese vagidos como los niños que lloran..."  (Origenes, De Princ. II, 6, 1). 
"Pero Cristo, que fue enviado para morir, hubo necesariamente de nacer a fin de que pudiera morir. No suele estar sujeto a la muerte más que lo que está sujeto al nacimiento. Es una deuda mutua la que esta establecida entre el nacimiento y   la muerte. La ley de la muerte es la causa del nacimiento"  (Tertuliano, De carne Christi, 6, 3-6). 
“En sentido místico, los pastores de los rebaños espirituales, o más bien todos los fieles, van a imitación de estos pastores con su contemplación hasta Belén, y celebran la encarnación de Cristo con grandes homenajes.” (Beda, in hom. in nativ. Dom)

¿Viene de fiestas paganas?

Aunque así fuera, no habría problema en eso, pues bíblicamente, el pueblo judío adopto dos fiestas que existían antes que él, cambiándoles sus sentido relacionándolas con un acontecimiento histórico; la pascua, que era celebrada cada primavera por los nómadas, donde se comían un cordero y con su sangre señalaban las estacas de las tiendas para ahuyentar a los malos espíritus. Pues bien, Israel adopto esta fiesta (Ex 12: 2-11. 21-23) pero hace de ella un recuerdo de la liberación; la fiesta de los ázimos o panes sin levadura, que era celebrada por los campesinos cada primavera, para alegrarse de la nueva cosecha suprimiendo todo lo que le recordaba la antigua. Israel recogió esta fiesta (Ex 12:15) pero haciéndola un memorial de la liberación (Ex 12:17. 39; 13:3-10). Después los cristianos recogerán estas fiestas prolongando su sentido: celebraran entonces la liberación definitiva que nos ha traído Jesucristo. Y que decir de la costumbre de ofrecer a la divinidad los primogénitos de los animales y a veces los de los hombres que tenía origen pagano que se convirtió en Israel  también en memorial de la liberación (Ex 13, 2. 14-15). O la circuncisión que fue tomada de los paganos y fue la señal del pacto entre Dios y Abrahán.

Si fueran coherentes con lo que dicen tampoco ellos deberían usar el anillo matrimonial que es de origen pagano, o pantalones que también son de origen pagano, pues, fueron introducidos por los bárbaros al imperio romano cuando lo conquistaron en el 476; o porque ellos se reúnen en días dedicados a los dioses pues cada día de la emana es dedicado a una deidad de la mitología antigua grecorromana (Lunes a la diosa Luna, Martes al dios Marte, Miércoles, Mercurio, Jueves, Jove o Júpiter, Viernes, Venus etc.) Y si dicen los nombres en ingles también pues los nombres vendrán de la mitología germánica(Así, el dios germánico de la guerra Tiw (tuesday) sustituye al marcial grecorromano Marte, el principal dios germánico Woden (wednesday) al dios secundario Mercurio, el importante dios guerrero Thor (thursday) al importantísimo Júpiter, la diosa de la fertilidad Freya(friday) a la diosa del amor Venus.) Así que siguiendo su forma de pensar, mis estimados testigos de Jehová,  o no se reúnen nunca o le cambian los nombres a los días para no seguir costumbres paganas. Ahhh… entonces, lo importante no es la procedencia sino el uso y sentido que se les dé a ciertas fiestas y prácticas.


Sin embargo, para sorpresa de muchos, el 25 de diciembre como fecha de nacimiento de Cristo aparece alrededor del 205 en un escrito de Hipólito de Roma. Al estar leyendo el libro de patrología de Ramón Trevijano encontré que Hipólito, fecha la primera parusía del logos encarnado en Belén el miércoles 25 de diciembre del año 42 de Augusto y la pasión el viernes 25 de marzo del año 18 de Tiberio. Y el libro de patrología tomo I de Quasten nos dice que en el libro cuarto (C. 23) del comentario de Hipólito sobre Daniel: aparece por primera vez en la literatura patrística el 25 de diciembre como fecha de nacimiento del Cristo y el 25 de marzo como la de su muerte, como solo nos dan la referencia investigue un poco mas y encontré el texto citado:

"La primera venida de Nuestro Señor en la carne [en la que fue engendrado], en Belén, sucedió [el 25 de diciembre, el cuarto día] durante el reinado de Augusto [el cuadragésimo segundo año, y] en el año 5500[desde Adán]. Sufrió en Su trigésimo tercer año [el 25 de marzo, el parasceve, en el decimoctavo año de Tiberio César, durante el consulado de Rufo y Rubelio]".

También encontré que la primera referencia a esta fiesta se da en Egipto (Alejandria)  aproximadamente en el año 200. Así que más que una fiesta pagana, fue una fiesta cristiana que mas tarde se hizo oficial en el imperio romano.


El misterio pascual.

Afirmar, como lo hacen los Testigos que, se debe conmemorar su muerte mas no su nacimiento, es una muestra del poco valor que le dan a su encarnación donde tanto los seres celestiales (ángeles) como los de la tierra (pastores) se alegraron y maravillaron por este acontecimiento (Lc2, 8-19). También desconocen o pasan por alto que la pascua abarca no solo su muerte y resurrección, sino también, anunciación, navidad y epifanía. Dejemos que el catecismo nos explique al respecto:

"El año litúrgico es el desarrollo de los diversos aspectos del único misterio pascual. Esto vale muy particularmente para el ciclo de las fiestas en torno al misterio de la Encarnación (Anunciación, Navidad, Epifanía) que conmemoran el comienzo de nuestra salvación y nos comunican las primicias del misterio de pascua" (C.I.C 1171)

Esta es la razón del porque los verdaderos creyentes le damos tanto valor a la Navidad. Por otra parte, los Testigos que se sienten tan bíblicos, pasan por alto que la conmemoración de la muerte y resurrección del Señor no la celebraban los primeros cristianos solo una vez al año como los ellos lo hacen, sino que lo hacían cada domingo, y tampoco lo tomaban como un mero recuerdo, ni solo como un símbolo,  sino que se hacía presente la realidad de ese único Misterio:

"Después tomo pan y, dando gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Esto es mi cuerpo, que es entregado por ustedes. (Hagan esto en memoria mía. Hizo lo mismo con la copa después de cenar, diciendo: Esta copa es la alianza nueva sellada con mi sangre, que es derramada por ustedes)." (Lc22,19-20)

"Acudían asiduamente ala enseñanza de los apóstoles, a la convivencia, ala fracción del pan y a las oraciones"  (Hech 2, 42)

"El primer día dela semana estábamos reunidos para la fracción del pan..."  (Hech 20, 7)


Conclusión:                                                                            

Termino comentándoles que ni los mismos Testigos se la creen, pues, al principio, ellos también celebraban la navidad y a los testigos actuales se lo ocultan. Entonces, habría que preguntar ¿Por qué antes si la celebraban y ahora no? ¿Estaban equivocados su fundador y los miles que les seguían? y ¿Qué pasaría si en unos años mas reciben nueva luz y vuelven a cambiar de opinión? La realidad, es que, los adeptos jehovistas critican duramente nuestra fe y nuestras prácticas y no se dan a la tarea de investigar con profundidad sus propias creencias.

Si quieres conocer la respuesta a los ataques de los testigos de Jehová acerca de la navidad te recomiendo leer un excelente libro llamado "Como responder a los testigos de Jehova" en especial lee las páginas 156 a la 169 que traen un estudio detallado sobre como responderles en profundidad. Puedes obtenerlo en este momento haciendo click en este enlace  http://www.libreriacatolica.org/como-responder-a-los-testigos-de-Jehova-Martin-Zavala-lib0013.htm . (Este libro también trae respuestas bíblicas y con sus propias revistas a lo de la sangre; los cumpleaños; la santísima Trinidad; la divinidad de Cristo; el Paraíso terrenal; los 144 mil, está fabuloso para saber defender la fe)


Autor: Gonzalo Cabrera
Revisado por Martín Zavala
www.libreriacatolica.org

Bendiciones.

No hay comentarios: