domingo, noviembre 06, 2011

¿Quieres ser Apologista?



Por Joel Domínguez 

La realidad es que esto no es una profesión, no es tampoco un sentirse llamado por Dios, pues TODOS si nos consideramos católicos, debemos de conocer las razones de nuestra fe y defenderlas, la apologética es eso; defender nuestras convicciones, apologistas debemos de ser todos, pero si estás interesado en tomar esto de ser apologista ministerialmente toma nota de lo siguiente.


El comienzo

Para ser apologista necesitas primero investigar, ser apologista es convertirse en abogado defensor, y llevarás el caso de una acusada Mujer, llamada Iglesia Católica, a la cual se le acusa de idólatra, pecadora, satanista, enviada del demonio, pagana, oscurantista, e inclusive la han llamado prostituta, y tú, para defenderla antes debes de tener la confianza de que es inocente, y estudiar las razones por las cuales se le acusa, y después, aprender las razones por las cuales se le considera inocente.

Esto es, debes investigar qué es lo que hablan mal sobre la Iglesia y sus doctrinas, y las razones bíblicas por las cuales los acusadores (protestantes) la han llevado a juicio, debes de ver textos, argumentos y referencias aunque estos puedan llegar a tambalear de primera tu fe, tienes que experimentar la duda en muchos casos, pero esto es así, para ser apologista debes de aprender los argumentos más enredosos que los hermanos separados, ateos y nuevaerianos nos lanzan, y debes de confrontarlos con los argumentos que la Iglesia tiene.


Ten en cuenta este dicho: lo que no te mata te fortalece.

Y así es como se aprende a ser un apologista más preparado. Necesitas experimentar, investigar, no es bueno solo investigar la parte Católica, ya que cuando dialogues con alguien te vas a ver en un lio por que no sabes qué es lo que dicen ellos, es bueno que por ejemplo, investigues temas de otros apologistas, pero debes saber qué es lo que realmente argumentan los contrarios.

En toda nuestra temática de vacuna de fe.com y lo que contiene el libro I Protestantismo, por ejemplo, siempre mencionamos los argumentos protestantes, porque sabemos de qué lado llegará el argumento sobre algún tema. Un tema que no contenga la argumentación protestante a la que se está haciendo apología (defensa), resulta ser un tema que edifica tu fe sobre el aire, te vamos a poner un ejemplo:

Nosotros te podemos decir muy fácil: mira, la Iglesia la fundó Cristo sobre Pedro, lee Mateo 16,18, y le dio la promesa de que estará con ella hasta el fin del mundo, lee ahora Mateo 28,19-20.


Y tú ya con esto vas con un protestante y le quieres enseñar esto como si fuera una novedad para él, pero te contesta lo siguiente: -Estás mal, Cristo no fundó la Iglesia sobre Pedro, sino sobre él mismo, pues Cristo es la única roca, y el único fundamento, lee Efesios 2,20, 1 Corintios 10,4, y 1 Pedro 2,4.

Así que de buenas a primeras, tú, como no sabías este argumento, no sabes por ende que responder, te vuelves chiquito y quieres que te trague la tierra.

Por eso, debes de investigar las dos partes, la apologética Católica que estudies debe de contener la argumentación protestante detallada que se ha de debatir. En vacunadefe.com y en nuestro primer libro la puedes encontrar, así como en otras páginas hermanas.

Por ejemplo en nuestro tema de las imágenes, al principio notarás que vienen muchísimos textos bíblicos que los hermanos nos pudiesen sacara la hora de un diálogo, y con ellos sostienen que somos idólatras y que no respetamos los mandamientos de Dios.

Click para agrandar 


Con esto no queremos decir que algunas páginas hermanas de apologética tengan mal sus apologías, pero para nosotros es indispensable saber qué dice la parte acusadora, para que no nos agarren en mal parados.


Las tres herramientas del apologista.


Si quieres ser un apologista preparado realmente, debes de tener 3 herramientas a tomar en cuenta.

1.- Biblia Católica: Es usada principalmente para objeciones protestantes, debes de aprender aunque sea algunos textos básicos de cada tema, te recomendamos que hagas subrayados de la misma, así podrás encontrar textos más fácilmente, (no se te olvide subrayar también los textos que los hermanos separados usan), la Biblia por otra parte, no puede ser utilizada para debatir con un ateo, ya que a los ateos no les importa la Biblia, para los nuevaerianos a veces, solo con aquellos que crean que es un libro inspirado por Dios. Ya que si así lo creen, es más fácil evangelizarlos.

2.- Una enciclopedia universal: Esta puede ser utilizada en cualquier caso, ya que por ejemplo, los protestantes utilizan argumentos como que la Iglesia ocultó la Biblia durante muchos años, que la Iglesia impidió a la gente ser culta, que la Iglesia hizo un holocausto con la inquisición, etc. (se pueden consultar por ejemplo, las biografías del monje Veda el Venerable, San Jerónimo, para el primer caso, donde sus vidas demuestran que la Iglesia siempre quiso facilitar la lectura de la misma). Las enciclopedias universales están certificadas por estatutos internacionales a las cuales, están sometidas a decir verdades fundamentales, porque su labor es aclarar, enseñar, no meter a los individuos y estudiantes en un lio, por ejemplo, la enciclopedia británica, tiene la lista de los obispos de roma desde Pedro hasta la última actualización con Benedicto XVI, a pesar de ser una enciclopedia hecha por protestantes, está regida por la historia a decir la verdad de los hechos. Algunas enciclopedias que recomendamos virtualmente, son Encarta y Británica. No recomendamos Wikipedia, ya que cualquier persona indocta sube contenido y por ende lo que piensa de cada cosa. Lo curioso del asunto, es que te vas a dar cuenta de que los hermanos separados quieren decir lo que las enciclopedias no dicen.

3.- El Sentido común: Debes de tener sentido común, esto es, estar de parte de la razón, la razón vence a la mentira siempre, la razón destapa verdades a medias. Utilizando el simple sentido común te darás cuenta de muchísimas cosas, vas a llegar a muchísimas conclusiones irrefutables.


Investigador/a asiduo/a.

Debes de ser un investigador asiduo, hacer anotaciones si quieres en una libretita, debes de tener pasión por la apologética, te vas a dar cuenta de que si te gusta, no te vas a conformar con poco, no te vas a conformar con apologética básica, vas a querer llegar al fondo de todos los asuntos. Lee el catecismo de la Iglesia Católica, di constantemente Señor auméntame la fe, y nunca se te olvide orar.


Memoriza.

Conforme vallas estudiando apologética, deberás de ir aprendiendo textos de memoria, al menos donde se encuentran en la Biblia, nosotros en el ministerio Vacuna de fe no tenemos un súper cerebro para aprender tantos textos, pero nos esforzamos, y si quieres aprender esto, ten en cuenta la siguiente técnica:

Aprende un texto por día, esto es, debes de un tema seleccionar un texto, por ejemplo Santiago 2,24, un texto fundamental contra la doctrina de la sola fe. ¿Qué dice Santiago 2,24? Sepan pues, que el hombre es justificado por sus obras, y no solamente por su fe. Esta técnica de aprendizaje y memorización, algunos maestros se las encomiendan a los estudiantes de idiomas, que les mandan como tarea cotidiana, aprender una palabra y su significado por día, al final del año tendrán 365 palabras aprendidas, lo que les facilitará su estudio, ahora imagina 365 textos en un año para estudiar apologética, es una ventaja abismal. Solo ten disciplina, los protestantes por ejemplo, dice el Dr. Fernando Cazanova, aprenden de memoria solo algunos pocos textos, con los que pretenden contradecirnos, si tu aprendes muchos para defender tu fe tendrás una ventaja abismal, y en realidad, no son muchos los textos que usan para contradecir nuestra fe, si te pones a ver, son solo 3 o 4 para cada uno de los temas.

Resume el texto, de tal manera que destaques lo fundamental, por ejemplo de la siguiente manera: Santiago 2,24, no solamente por la fe.

Repítelo 30 veces, comenta un psicólogo que repetir muchas veces una cosa, deja una huella indeleble en nuestra memoria, pero espera, con esto no queremos decir que repitas como perico Santiago 2,24 no solamente por la fe, Santiago 2,24 no solamente por la fe, Santiago 2,24 no solamente por la fe, no, sino que lo repitas pero como si cada repetición fuera la primera vez que vieras el texto, entiéndelo, mastícalo despacio.
Tomado de: Vacunadefe.com


Dios te Bendiga.

No hay comentarios: