viernes, agosto 26, 2011

El si de Maria.




Recientemente una amiga me pidió le ayudara con un tema para un grupo de jóvenes sobre el si de Maria.Hice este pequeño tema que lo publico aquí con el fin de que pudiera ser de utilidad para cualquier persona.


Objetivos del tema: 

1. Conocer más la figura de María, subrayando su entrega y su Si. 

2. imitar su ejemplo, 

3. Confiar siempre en su ayuda.    


Lucas 1:26-39 Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María. Llegó el ángel hasta ella y le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. María quedó muy conmovida al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo. Pero el ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Será grande y justamente será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David; " gobernará por siempre al pueblo de Jacob y su reinado no terminará jamás. María entonces dijo al ángel: "¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen?" Contestó el ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel está esperando un hijo en su vejez, y aunque no podía tener familia, se encuentra ya en el sexto mes del embarazo. Para Dios, nada es imposible. Dijo María: "Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has dicho. Después la dejó el ángel. 


Nuestra vida de creyentes es un caminar por el mundo, por el examen interior del espíritu y la conciencia. Y esto porque Dios esta mas allá de nuestro intelecto, de nuestras capacidades. Ciertamente que podemos encontrar huellas de El en la Creación, en la Religión, y escuchando la voz de la conciencia. Todas estas cosas nos ayudan encontrar una respuesta a muchos interrogantes que tenemos respecto a Dios, pero además de esto necesitamos la fe. 

La fe es una virtud que se nos da originalmente en el bautismo como una semilla pequeña, que necesita de tierra fértil para que pueda desarrollarse y crecer, atreves de la recepción de los Sacramentos, de la oración diaria, de las buenas obras, del soportar con espíritu cristianos los altibajos de la vida, para convertirse en la fe de Abraham, de Elías y en la fe de María, nuestro modelo en la fe. Esa fe que alimenta la esperanza de esperar los bienes futuros del cielo, a lo que San Pablo llama en 1ª Corintios 2:9: “lo que ni el ojo vio, ni oído oyó, ni por mente humana han pasado las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman.” Esta fe se encuentra en las almas desprendidas, en las almas caritativa, en las almas justas, en las almas que han sabido poner toda su confianza en Dios, como el alma de María. 

De María la Biblia nos da muy pocas referencias, pero para entender a la vida interior de María y radiografiarla, basta que le apliquemos a toda su vida las siguientes palabras: "He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra." Lucas 1:38. Tal vez nosotros ya habremos leído estas palabras de María en la Biblia, o quizás ya la hayamos escuchado, pero quizás no nos hemos puesto a meditar realmente en conciencia su contenido profundo, y como podría ser aplicado a nuestra vida personal y comunitaria de hoy. 


Tratemos de situarnos por un momento en el entorno social y cultural en el que vivía María, para poder tener un cuadro mas claro de su vida, y en el momento del que ella dijo; “hágase en mi”, y le dio un Si a Dios. Considerando el lugar en el que vivió María hace 2000 años, sin ningún lujo, ni con las comodidades que tenemos hoy, en una cultura patriarcal que denigraba a la mujer, podríamos concluir que la vida de María no fue turismo. 

Ante el Si de María se levantaba una muralla de oprobio y discriminación, ante la sociedad de su tiempo, ya que ella ya estaba comprometida con San José. Con su fíat, María decía si a tener que suplir el sustento a nuestro Señor fuera como fuera, con su si le decía Amen a la noche de Belén sin una casa, a la fuga a Egipto, un Egipto desconocido, Amen a lo que Dios dispusiera para ella, en el futuro. 


Por ello ese hágase de María podría interpretarse como un; “Me consagro a Ti Señor, todo cuanto soy, todo cuanto poseo lo consagro a ti para que se haga tu voluntad y no la mía. ¿Y que basto para que creyera María? En las palabras del ángel: "nada es imposible para Dios" (Lucas 1,37). En esto vemos lo opuesto en Zacarías. A Zacarías se le anuncia que su mujer (Isabel) engendraría un hijo (San Juan bautista) en su vejes, mas Zacarías duda, y no cree: 

Lucas 1:18 Zacarías dijo al ángel: "¿En qué lo conoceré? Porque yo soy viejo y mi mujer de avanzada edad." 

María en cambio no duda ni condiciona a Dios pidiendo una señal como Zacarías "¿En qué lo conoceré? “ solo pide una explicación biológica a su gestación; ¿cómo será eso? ¿Cuantos de nosotros no actuamos en nuestro camino en la fe de la misma manera que Zacarías, queremos ver grandes milagros en nuestras vidas para creer en Dios? 


María es la portadora de Cristo a sus semejantes. Ella no permaneció pasiva en Nazaret, sino que se sentía urgida a trasmitir los dones recibidos. Los comunica con entusiasmo, así lo vemos en su visita a su prima Santa Isabel.. Ese Cristo que lleva y transmite inunda de alegría y gozo todo el recinto de la casa de su prima. Hay clima de fiesta en el encuentro, sorpresa por la visita y felicitaciones por las grandezas divinas. María e Isabel están tocadas por la gracia del Espíritu Santo. Y es en este gesto que María que nos estimula a llevar el mensaje de Cristo a los demás, empezando por nuestras familias. 

Por ser mujer evangelizadora es la primera que anuncia al Mesías, llevando la Buena Nueva a esta familia, la vida, escondida en sus entrañas, ya es realidad transformadora de los sentimiento humanos. Y el instrumento privilegiado de Dios es María, primera portadora del Evangelio. ¿Qué provocó en María las palabras de Isabel: “Feliz la que ha creído”. 


María es nuestro modelo de vida y ejemplo. La Virgen es el mejor ejemplo de quien ha sabido encarnar y vivir el proyecto de Dios. En su vientre virginal te engendró a ti como creyente en la fe por Cristo. Ella, como primera creyente, ha recorrido el camino cristiano antes que tu y ha experimentado en plenitud las maravillas de Dios, desde su concepción, y como buena Madre, vigila y cuida a sus hijos para que recorran el mismo camino de desprendimiento y entrega. 

Ella misma, a los pies de la cruz, se encontró con el rostro de los pobres, reflejado en el cuerpo de su hijo, que padecía en el patíbulo como un condenado que hubiera hecho mucho mal. La veo también hoy , Señor, orando con los discípulos en el cenáculo, experimentando la certeza de tu nueva vida y de la nuestra. 


Aplicación 

Quizás a nosotros no se nos valla a aparecer un ángel para proponernos los planes de Dios para con nosotros como a María, quizás nosotros no tengamos que cargar con las responsabilidades que cargo María. Hoy nosotros vivimos en una sociedad en la que disponemos de transporte, hospitales, universidades, y otros beneficios que no tubo María, pero si tenemos la invitación de Dios para caminar por este mundo de hoy siguiendo el ejemplo de entrega de María. En la época de María ella tubo que responder a Dios de una manera particular, pero a pesar de todo Dios le ayudo a sortear todos los baches y murallas que se anteponían en su camino como creyente gracias a su fe. También nosotros tenemos la opción de aceptar los problemas y las pruebas que nos interpone nuestra sociedad, y de darle un Si a Dios para que El actué para el resto de nuestras vidas. Reflexión Toda la vida de María fue un continuo sí a Dios: 


• Siempre hizo su voluntad. 

• Fue humilde. Jamás alardeó de ser la Madre de Jesús. 

• Siempre fiel a Jesús, incluso cuando todos le abandonan. 

• Su vida fue una entera confianza en Dios. 

• Nunca fue mediocre; jamás jugó con Dios. Se entregó por entero. 

• Fue la que alimentó la fe de los apóstoles cuando dejaron de creer.  

 En su momento, María supo decir «sí» a Dios, y esa respuesta supuso la presencia de Dios en nuestro mundo, en cada persona. Hoy Dios, al igual que María, también te pide que le digas «sí». Quizá no ocurrirán cosas tan increíbles como las que sucedieron hace dos mil años, pero tu vida cambiará y, al igual que María, harás posible que Dios entre en la vida de muchas personas.


Preguntas para concluir. 

Dios te ha dado un favor enorme que a otros les ha sido negado, el de ser católico, pero esto además de ser un privilegio, nos trae un compromiso para con Dios. 

–¿Como ha sido tu respuesta a Dios has dicho como María “hágase en mí según tu palabra”, o “hágase en mi según mi palabra”? 

–¿Eres de los que piensan en el “Si” a Dios por un rato o una vez, y no en todas las oportunidades y siempre como María? 

–¿Nunca te has puesto a pensar que hubiera sido de nosotros si María no hubiera dicho hágase? 

–¿Estarías dispuesto a enfrentar la burla o la discriminación y los sacrificios que conllevan ser creyente por amor a Dios como lo hiciera María? 


Conclusión.

El que no vive para servir, no sirve para vivir. Que el si que Dios María nos inspire también a ser siervos de Dios como María. Y la Esclava se convierte en Reina, en Madre, Esposa, su “Sí” que durará toda su vida, en la que habrá luces y sombras, traerá la salvación a todos. El Papa dijo en alguna de sus catequesis que el si de María le dio el rostro a Dios, que nuestro si también nos de nuestros rostros la faz de Cristo para qua así, reflejemos entre los hombres el rostro de Jesús. Y no olvidemos el ejemplo de María que se dejo conquistar por Dios, ya que conquistar a Dios consiste en dejarse conquistar por El. 

Gracias Jesús por darme a tu Madre que muchos hermanos católicos y separados no conocen, la separan y rechazan de la Historia de la Salvación, minimizándola en su doctrinas, enséñame Tu a amarla y respetarla cada día mas para reparar el agravio de quien la olvida, rechaza y deshonra, no hablando de ella, no venerándola como se merece.

Que Dios te bendiga en abundancia.

2 comentarios:

GodLoveus dijo...

Hola

Soy un fiel seguidor de su pagina web Me gustaría que le echase un vistazo al siguiente ebook(puede si quiere, colgarlo en su blog)

http://www.mediafire.com/?4yndl7vj84h4q1s


Titulo del libro: “Escogí la verdad: el fin de los tiempos”
Son 100 paginas.


Se habla entre otras cosas de la III guerra mundial, profetizada por la Virgen Maria, en el mensaje censurado -editado- , del Tercer Secreto de Fatima, del que habla el libro.

Recomiendo su lectura al 100%

Veni Domine Iesu dijo...

Hola hermano, gracias por tus comentarios. En cuanto tenga un poco de tiempo me propondré y leeré este libro.

Gracias de nuevo.