sábado, mayo 14, 2011

Las canciones agresivas provocan reacciones violentas entre los jóvenes




Por Alberto Jorge Rodríguez Sotelo

¿En cuántas ocasiones no hemos escuchado que ciertas canciones, de ésas que los jóvenes escuchamos una y otra vez, contienen mensajes que dañan nuestra mente, o que nos inducen a cometer actos indebidos? Pues sí, la respuesta es «muchas veces», pero, ¿en realidad esto es verdad?

Un estudio realizado en la Universidad de Iowa, de Estados Unidos, ha establecido por primera vez una relación directa entre las canciones violentas de algunos grupos musicales y las reacciones agresivas de los jóvenes.

Cinco experimentos diferentes, llevados a cabo por la citada universidad estadounidense, determinaron que la influencia negativa afecta a los jóvenes independientemente de su personalidad, y que el efecto acumulativo que ejercen las canciones aunado al efecto causado por la televisión, el cine y los videojuegos, provoca el peor resultado. Los especialistas en pediatría de dicha casa universitaria, afirman que la música popular puede provocar violencia entre los niños y los jóvenes.


Análisis de resultados.

Los investigadores, basándose en las creaciones de grupos de rock, raperos, comprobaron que los jóvenes se vuelven más agresivos a medida que escuchan canciones escandalosas.

Estas canciones aumentan los pensamientos y sentimientos agresivos de los escuchas –jóvenes–, dice el estudio, lo que corrobora una constatación anterior que detectó las mismas reacciones infantiles ante determinados programas televisivos, películas y videojuegos: los pensamientos agresivos desencadenan reacciones agresivas.

Esta investigación se ha centrado, sin embargo, en las letras de las canciones más populares del momento entre la población infantil y juvenil, lo que hasta ahora no había sido analizado.




Los cinco experimentos

1. Se pidió a estudiantes que escucharan algunas canciones de contenido violento, y otras no violentas, y que a continuación respondieran a un cuestionario. Los jóvenes que escucharon canciones violentas reflejaron niveles más altos de hostilidad que los otros jóvenes, entretenidos en canciones no violentas.

2. Los dos grupos de jóvenes escucharon las mismas canciones, pero los que habían disfrutado con anterioridad las letras violentas, atribuyeron significados agresivos a palabras ambiguas de las nuevas canciones.

3. Se descubrió que los jóvenes que habían escuchado las canciones violentas leían las palabras relacionadas con la agresividad con mucha más agilidad que las palabras ajenas a la agresión.

4. El estudio desveló que las canciones violentas ejercen el mismo efecto en los niños y jóvenes independientemente de que sean serias o cómicas.

5. El experimento ratificó que las canciones violentas generan hostilidad en los jóvenes, independientemente de la personalidad de cada uno.




Causa y efecto

La importancia del estudio radica, sobre todo, en su solidez, ya que cinco experimentos diferentes arrojaron el mismo resultado. Además, puso de manifiesto que la influencia negativa de este tipo de música afecta por igual a todos.

Lo peor de este caso es que se descubrió que en realidad el peor resultado es sobre la mente de los niños y jóvenes, y este resultado lo produce el efecto acumulativo que ejerce la cultura musical de la violencia, que se une a lo que aporta el cine, la televisión y los videojuegos.

La conclusión concreta del estudio es que la letra de las canciones violentas influye en la mente de los adolescentes, y pueden resultar dañinas para su bienestar emocional, lo que constituye una rigurosa llamada de atención para padres, tutores y educadores.


Y de nuestra parte

Lo cierto es que este problema será casi o imposible de controlar, pues entre todo esto nos encontramos con voces que dirán que el problema es de quien la escucha, mas no de quien la produce, que es problema de personalidad o de psicología, que la vulnerabilidad de las personas es la causante de los resultados; pues bien, la realidad la conocemos, sólo nos queda actuar de manera responsable y saber distinguir entre lo que nos afecta y lo que nos beneficia.

Dios te bendiga.

1 comentario:

Angel Ramos dijo...

mmm no lo creo como veran ,a mi me gusta
la electronica industrial, es un subgenero parecido al metal, ya que emite ruidos con guitarras, y es considerado violenta y agresiva. pero yo no soy violento ni agresivo de hecho, fui victima del bullyng por ser tranquilo, y otros chavos que supuestamente les gustaba la musica tranquila e inofensiva, eran violentos. gracias a este tipo de musica llege a ser insensible y afrontar las cosas.
Es la personalidad de cada uno independientemente de la musica.