jueves, septiembre 23, 2010

¿Los cristianos debemos consultar los horóscopos?



No se usted, pero yo debo admitir que en algún tiempo yo solía consultar a los horóscopos, a los que leen las cartas, y a los húngaros para que me predijeran el futuro. Quizás usted también lo haya hecho, no lo se. Pero es cierto que por lo general los que hemos recurrido a que nos adivinen el futuro es porque nuestra vida sentimental o económica no anda muy bien que digamos, y es muy común que nosotros estemos influenciados por la familia o los amigos o la televisión. ¿Seguro que recuerda a Walter Mercado verdad? Y es que cuando uno no sabe mucho de las cosas de Dios, y se siente decaído o la vida nos ha tratado mal, pues a uno se le hace fácil ir con el psíquico astral para que ver que es lo que nos depara el futuro, cuando uno anda lejos de los caminos de Dios.

Abra cualquier periódico o revista, y lo más probable es que encuentre un horóscopo, pretendiendo ser capaz de predecir los acontecimientos de su vida basada en la posición de los astros. Los horóscopos son escritos por personas que han estudiado la astrología, y que pretenden obtener información sobre el futuro de la alineación de las estrellas para usted.


¿Inofensivo, diversión?

Los jóvenes hoy día están más tentados a consultar a los horóscopos, e inclusive en internet en muchos lugares sociales se te da la opción de tren tu horóscopo diario. Lo cierto que esto es abrir puertas falsas, y recurrir a estos charlatanes es en muchos de los casos dejar que te estafen y te quiten altas sumas de dinero, para que los astros se inclinen a tu favor.

Claro que la vida sería más fácil si supiéramos lo que el futuro nos depara, después de todo sería bueno saber cuáles son los resultados de nuestras decisiones, encontrar la mujer o el esposo perfecto, que rumbo darle a nuestra vida para asegurar nuestro éxito, etc. Para la mayoría de la gente, sin embargo, leer su horóscopo es sólo un poco de diversión inofensiva, en la misma línea como las galletitas de la fortuna. Pero lo cierto es que una cosa le abre la puerta a la otra, y luego uno termina con la Quija y la magia negra, y en consecuencia con varios espíritus inmundos posesionando a la persona.


No siempre lo que aparenta es la verdad.

Muchas personas han sido engañadas por falsos profetas e interpretadores de sueños y cartas porque sus predicciones por alguna coincidencia se hicieron realidad. Sin embargo la Biblia habla de que algunos demonios pueden hacer también cosas que parecieran ser milagrosas y provenientes de Dios para confundir a las personas a creer mas en las artes ocultas, y al final cegarles el entendimiento de que están haciendo el bien para arrastrarles al mismo Infierno.

Rev 16:13 Y vi que de la boca del dragón, de la bestia y del falso profeta salían tres espíritus inmundos que tenían aspecto de ranas.

Rev 16:14 Estos son espíritus diabólicos que pueden hacer milagros, y se dirigen a los reyes del mundo entero para convocarlos para la batalla del gran día de Dios, el Todopoderoso.

Rev 16:15 Miren que vengo como un ladrón. Feliz el que se mantiene despierto y no se quita la ropa, porque así no tendrá que andar desnudo y no se verán sus vergüenzas.

¿Cuantas pobres almas no habrán sido arrastradas y confundidas por estos espíritus obradores de grandes signos creyendo que venían de una fuente buena? Por eso nos decía el apóstol Pablo que debemos estar atentos para luchar contra las fuerzas enemigas que pululan por los aires; (Efesios 6:12).


¿Cuál es el propósito del Horóscopo?

El propósito de un horóscopo es en profundizar en el carácter de una persona y predecir el futuro. La creencia básica de la astrología es que los planetas y las estrellas ejercen una influencia sobre nuestras vidas. Las personas con especial conocimiento como los astrólogos pueden predecir [“”] los acontecimientos en la vida de una persona. Es lamentable que la mayoría de los principales periódicos tengan una columna horóscopo, e incluso más lamentable que muchos cristianos leen sus horóscopos sin realmente saber claramente su influencia ocultista.

La astrología es la "interpretación" de las influencias que tienen sobre nosotros las estrellas y planetas, los cuales supuestamente ejercen sobre el destino humano. Pero esto en realidad es una creencia falsa, sin ningún sosten mas que en los seguidores y magos que realizan estas practicas.


La astrología en la Biblia y su condenación.

Los astrólogos de la corte real de Babilonia fueron avergonzados por Daniel el profeta de Dios (Daniel 1:20), y fueron incapaces de interpretar el sueño del rey (Daniel 2:27). Pues dice Dios: “Yo hago que fallen las señales de los magos y que deliren los adivinos” (Isa 44:25). Dios relaciona a los astrólogos como entre aquellos que serán quemados como rastrojo en el juicio de Dios (Isaías 47:13-14). La astrología como una forma de adivinación está expresamente prohibido en las Escrituras (Deuteronomio 18:10-14). Dios prohibió a los hijos de Israel a adorar o servir de acogida "de los cielos" (Deuteronomio 4:19). Varias veces en su historia, sin embargo, Israel cayó en el pecado muy (2 Reyes 17:16 es un ejemplo). Su adoración de las estrellas trajo el juicio de Dios cada vez. 

Veámoslo en prospectiva:

Deut 18:10-12 Que no haya en medio de ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego; que nadie practique encantamientos o consulte a los astros; que no haya brujos ni hechiceros; "que no se halle a nadie que se dedique a supersticiones o consulte los espíritus; que no se halle ningún adivino o quien pregunte a los muertos. Porque Yavé aborrece a los que se dedican a todo esto, y los expulsa delante de ti a causa de estas abominaciones.

Lev 19:31 "No acudáis a nigromantes, ni consultéis a adivinos haciéndoos impuros por su causa. Yo, Yahvé, vuestro Dios.

2ª Reyes 23:5 Suprimió los sacerdotes paganos que los reyes de Judá habían designado para quemar incienso en los altozanos, en las poblaciones de Judá y alrededores de Jerusalén, y los que ofrecían incienso a Baal, al sol, a la luna, a las constelaciones y a todo el ejército de los cielos.

2ª Cronicas 33:6 Arrojó a sus hijos a la pira del fuego en el valle de Ben Hinón; practicó la adivinación, la magia y la hechicería, consultó a nigromantes y adivinos; se excedió en hacer lo malo a los ojos de Yahvé, provocando su cólera.

Isa 47:10-15 Te sentías segura en tu maldad, te decías: "Nadie me ve." Tu sabiduría y tu misma ciencia te han desviado. Dijiste en tu corazón: "¡Yo, y nadie más!" Vendrá sobre ti una desgracia que no sabrás conjurar; caerá sobre ti un desastre que no podrás evitar. Vendrá sobre ti súbitamente una devastación que no sospechas. ¡Quédate, pues, con tus sortilegios y tus muchas hechicerías con que te fatigas desde tu juventud! ¿Te podrán servir de algo? ¿Acaso harás temblar? Te agotaste de tanto cavilar. ¡Que se pongan en pie y te salven! Sí: Los astrólogos y observadores de estrellas, los que te pronostican cada luna lo que te va a sobrevenir. Mira, ellos serán como tamo que el fuego quemará. No librarán sus vidas del poder de las llamas. No serán brasas para el pan ni llama ante la cual sentarse. Eso serán para ti tus hechiceros, por los que te has fatigado desde tu juventud. Cada uno errará por su camino, y no habrá quien te salve.


Mirar a las estrellas para descubrir a Dios, no nuestro futuro.

Las estrellas deben despertar en nosotros el asombro ante el poder de Dios, la sabiduría y la infinitud. Debemos utilizar las estrellas para realizar un seguimiento de tiempo y las estaciones y lugar y para recordarnos Dios es fiel (Mat 16:3), que guarda el pacto de la naturaleza. Nuestra sabiduría por tanto proviene de Dios, no las estrellas (Santiago 1:5).

La Biblia nos dice que Los cielos cuentan la gloria del Señor, proclama el firmamento la obra de sus manos, (Salmo 19:1). También nos dice que las estrellas, junto con el sol y la luna, se les dio por "signos" y "estaciones" (Génesis 1:14), es decir, que se supone que marca el tiempo para nosotros. También son "signos" en el sentido de la navegación "indicadores", y todo a través de la historia los hombres han utilizado las estrellas para trazar sus cursos en todo el mundo. Dios usó a las estrellas como una ilustración de su promesa a Abraham como una semilla de generaciones innumerables (Génesis 15:5). Por lo tanto, cada vez que Abraham miró hacia el cielo de la noche, había un recordatorio de la fidelidad de Dios y su bondad.

Cuando uno se mete en el espiritismo cristiano de cualquier tipo, la brujería, la hechicería, la adivinación, la consulta de un medio o adivino-, o incluso leer un horóscopo, uno socava su relación con Dios. El ocultismo sin lugar a dudas pone una cuña entre Dios y el cristiano, y el resultado lo llevara cada vez más lejos de Dios.


La Iglesia condena esta práctica

La Iglesia enseña que la consulta a los horóscopos es una forma de adivinación, condenada por Dios, y que no debemos andar abriendo puertas a que las posesiones demoniacas por nuestras supersticiones;

2111 La superstición es la desviación del sentimiento religioso y de las prácticas que impone. Puede afectar también al culto que damos al verdadero Dios, por ejemplo, cuando se atribuye una importancia, de algún modo, mágica a ciertas prácticas, por otra parte, legítimas o necesarias. Atribuir su eficacia a la sola materialidad de las oraciones o de los signos sacramentales, prescindiendo de las disposiciones interiores que exigen, es caer en la superstición (cf Mt 23, 16-22).

2115 Dios puede revelar el porvenir a sus profetas o a otros santos. Sin embargo, la actitud cristiana justa consiste en entregarse con confianza en las manos de la providencia en lo que se refiere al futuro y en abandonar toda curiosidad malsana al respecto. Sin embargo, la imprevisión puede constituir una falta de responsabilidad.

2116 Todas las formas de adivinación deben rechazarse: el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se supone “desvelan” el porvenir (cf Dt 18, 10; Jr 29, 8). La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a “mediums” encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios.

2117 Todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo —aunque sea para procurar la salud—, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legítima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo.


Los cristianos ya tenemos un signo: 

La santa cruz. Una vez hemos entregado la vida al Señor no podemos seguir confiando en el signo zodíaco sin ofender a Dios. Pero, ¿qué de malo tiene leerlo por curiosidad? Si lo leemos es porque hay algún interés. Sería tonto quien lee algo sabiendo que es puro engaño. Además de dar un mal testimonio, nos roba un tiempo que se le quita a otras cosas de valor, como la oración. ¿Cómo vamos a darle nuestro interés a una práctica que suplanta con mentiras a la Providencia Divina?


¿Qué debe hacer el hombre entonces?

Confiar en Dios:

Salmo 37:3-8 Confía en el Señor y haz el bien, habita en tu tierra y come tranquilo. Pon tu alegría en el Señor, él te dará lo que ansió tu corazón. Encomienda al Señor tus empresas, confía en él que lo hará bien. Hará brillar tus méritos como la luz y tus derechos como el sol del mediodía. Cállate ante el Señor y espéralo; no te indignes por el aprovechador, Calma tu enojo, renuncia al rencor, no te exasperes, que te haría mal.

Jer 17:7 ¡Bendito el que confía en Yavé, y que en él pone su esperanza! Se asemeja a un árbol plantado a la orilla del agua, y que alarga sus raíces hacia la corriente: no tiene miedo de que llegue el calor, su follaje se mantendrá verde; en año de sequía no se inquieta, ni deja de producir sus frutos.

Ten fe, en Dios, y en ti.

2ª Sam 23:6 La gente sin fe ni ley es sólo espinas, que se tiran, no se toman con la mano.

Salmo 56:4 Renuevo mi fe en las palabras de Dios, confío en Dios y no temo más: ¿qué me puede hacer un ser de carne?

Salmo 56:10 Mi fe renuevo en las palabras de Dios, tengo fe en la palabra del Señor;"

Mat 17:20 Jesús les dijo: "Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes.
Ten fuerza en la prueba, Dios esta contigo;

Isa 41:9,10 yo te traje de los confines de la tierra. Te llamé de una región lejana, diciéndote: "Tú eres mi servidor, yo me fijé en ti y te elegí. No temas, pues yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios; yo te he dado fuerzas, he sido tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te he sostenido.

Salmo 124:8 Nuestro auxilio está en el Nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

1ª Cronicas 29:17 Bien sé, Dios mío, que tú pones a prueba los corazones y amas la rectitud de corazón. Tú sabes que todo te lo ofrecí espontáneamente y ahora veo con alegría que tu pueblo, que está aquí, te ofrece espontáneamente sus dones.

Bendice a Dios por lo poco o mucho que te ha dado.

Ecc 3:13 Si uno puede comer y beber, si encuentra la felicidad en su trabajo, eso es un don de Dios.

Lucas 6:21 Felices ustedes los pobres, porque de ustedes es el Reino de Dios. Felices ustedes los que ahora tienen hambre, porque serán saciados. Felices ustedes los que lloran, porque reirán.

Deja que Cristo te ayude con tu carga.

Mat 11:28,30 Vengan a mí los que van cansados, llevando pesadas cargas, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy paciente y humilde de corazón, y sus almas encontrarán descanso. Pues mi yugo es suave y mi carga liviana.

No pongas tu apoyo en los hombres que te inducen al mal, ni en la belleza ni en el dinero.

Jer 17:5 Así habla Yavé: ¡Maldito el hombre que confía en otro hombre, que busca su apoyo en un mortal, y que aparta su corazón de Yavé!

Salmo 146:3 No pongas tu confianza en los que mandan, ni en el mortal, que no puede salvarte;"

Pro 8:10 Aprópiense de mi disciplina antes que del dinero, elijan la ciencia y no el oro fino.

Pro 15:27 El que corre tras el dinero desarma su casa, el que no se deja comprar vivirá.

Ecc 5:9 El que ama el dinero nunca tiene lo suficiente: ¿por qué, entonces, perseguir una satisfacción que nunca llegará? Esto no tiene sentido.

Pro 31:30 ¡El encanto es engañoso, la belleza pasa pronto, lo admirable en una dama es la sabiduría!

1ª Pedro 3:4 sino que más bien irradie de lo íntimo del corazón la belleza que no se pierde, es decir, un espíritu suave y tranquilo. Eso sí que es muy precioso ante Dios.


Dios te bendiga.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola muchas gracias x esto... no sabes como me alluda en estos momentos GRACIAS DTB ATI TAMBIEN ;)

Veni Domine Iesu dijo...

Hola, gracias por tus comentarios y que Dios te bendiga.